Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Consultorartesano escriba una noticia?

3- Valle Gran Rey

25/07/2015 10:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Playa Santiago se fue llenando de gente a medida que transcurría la tarde. Supongo que el patrón es el patrón y sus fiestas muy de honrar. Pues eso, algarabía, cohetes, gente gritando, música en la plaza y todo lo que puedas esperar. Casualidad que ande yo por aquí en este día grande en el que bajan al Apóstol desde su iglesia allá en lo alto. Eso sí, con el típico retraso tranquilo de estas gentes. ¿Alguien tiene prisa?

Me bajé a un chiringuito playero que haría las delicias de Alberto Etxeandia, mi compañero habitual de pedaladas cicloturistas. Música nacional, playa de piedras a la puerta, construcción con aire destartalado y una buena cuadrilátero de hippies además de la habitual parroquia alemana. Y por supuesto con WiFi.

Contra todo pronóstico, los apartamentos en los que estaba alojado tenían una insonorización perfecta. Hubo que añadir cinco euros para conseguir el mando del aire acondicionado -pelín cutres- y dio comienzo una plácida noche de sueño reparador.

A las siete y media salía del pueblo a través de los típicos despojos humanos mezclados con la basura que se genera en fiestas. Los empleados de limpieza ya estaban trabajando. Faena tenían por delante.

La subida hacia Alajeró se mostraba muy tranquila. ¿Alguien dijo viento? No será por esta zona desde luego. Suave suave se pasa el aeropuerto, un tanto fantasmal por su reducidísimo número de vuelos, y se sigue hacia arriba con amplias vistas al océano. Allá a lo lejos se ve El Hierro. Luego La Palma, que se siente mucho más cerca con su relieve escarpado.

Poco antes de Alajeró me adelanta un tipo resoplando como una bestia parda (bueno, amarilla, que era el color de su maillot) con su bici de carretera. Le saludo y ni contesta. Después veo que se acerca a una dulcería en la que he parado a reponer líquido y tampoco, nada de nada. Mejor conversación con la señora de la tienda y un hombre mayor que está sentado a una mesa. ¿De qué hablan? Pues eso, del tiempo. O sea, del viento. Que por allí en Alajeró todo en calma pero que por las cumbres imposible. Se ha tenido que volver el hombre sin poder arreglar unas colmenas que tiene por Las Toscas. Pues bien.

Al de poco de reiniciar la marcha, ¡zas! Comienza la fiesta hipohuracanada de nuevo. A partir de los 950 metros de altura la verbena es total. De nuevo a bajarse de la bici en algún tramo. Me desvío hacia Igualero. Nada de subir hacia el Alto de Garajonay. A este paso se va a quedar sin que lo suba.

Más sobre

Eso sí, hago un par de miles fotos porque las vistas son espectaculares. Desde el mirador de Igualero y luego más tarde desde el del Santo ya en Arure no puedes escapar a la tentación. En Chipude parada en uno de los bares de la plaza donde hay conciliábulo de lugareños para decidir si la forma en que están pintando una de las casas es adecuada o no. Gana de largo la crítica razonada: esta gente joven ya no sabe hacer bien las cosas.

La carretera que yo recordaba hecha polvo hacia el cementerio de Arure resulta que está recién asfaltada. Con viento de culo llegamos en un santiamén al pueblo. Cojo una pista a la derecha con espectaculares vistas a Taguluche. Tremenda la caída desde los casi mil metros hasta el mar por unos acantilados salvajes y por zona de bancales también. Media vuelta para coger de nuevo la carretera.

Ya sólo queda bajar hasta Valle Gran Rey por las mil revueltas de la carretera con las típicas fotos de los bancales que suben por la ladera hasta sitios inverosímiles. Ya en la costa, paseo bordeando el mar desde la ermita de San Pedro hasta la playa nudista de Las Arenas y vuelta.

En el hotel no está la chica de recepción. Se ha muerto un vecino y la prioridad es la prioridad. Faltaría más. Oigo las campanas de la iglesia y antes he visto el coche de la funeraria. Seguro que los hombres se quedarán la mayoría fuera de la iglesia. Costumbres.

Creo que voy a cambiar la cubierta trasera porque veo un pinchazo que aunque lo está soportando el líquido sellante, no tiene buen aspecto. Por cierto, sigo sin poder añadir los datos del GPS porque la app de Garmin se ha escacharrado

Hasta mañana.

Distancia recorrida: 62, 4 km. Desnivel acumulado: 1.811 m. Tiempo de pedaleo: 5 h 14 min.

Más información:

Todas las crónicas de la ruta publicadas hasta ahora

< < Etapa anterior | Etapa siguiente >>


Sobre esta noticia

Autor:
Consultorartesano (1685 noticias)
Fuente:
blog.consultorartesano.com
Visitas:
890
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.