Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

A tortas con el BREXIT

22/03/2019 07:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De embrollo se puede calificar el proceso de desconexión del Reino Unido de la Unión Europea. La premier May no logra muñir un acuerdo en su propio parlamento, mientras que después de varias «llamadas de atención» cunde en la UE la necesidad de plantear un ultimátum al Reino Unido

La salida de Reino Unido se está convirtiendo en un espectáculo digno del «camarote de los hermanos Marx», en el cual no se aclaran ni los propios británicos.

En un contexto en el cual la salida, no se sabe todavía si ordenada o desordenada, del Reino Unido de la Unión Europea está afectando incluso a la pervivencia el ejecutivo de Teresa May, ahora la UE vuelve a «mover pieza».

Órdago de Bruselas

Dando «una de cal y otra de arena» el ejecutivo comunitario presidido por Jean - Claude Juncker, el Reino Unido tendría hasta el 22 de mayo para salir concertadamente de la UE, pero solo si en Westminster aprueban el calendario de desconexión presentado por Theresa May.

En caso contrario, esto es, que el parlamento británico «tumbe» el BREXIT de May, desde Bruselas se lanzará un ultimátum para que el Reino Unido se despida de la UE antes del 12 de abril.

Sin embargo, cabría otra posibilidad en el caso de que los británicos participasen en las próximas elecciones europeas; en ese caso la despedida del Reino Unido del «club europeo» se podría retrasar todavía más.

Probablemente una salida «abrupta»

Todo parece indicar que los diputados, inclusive una buena cantidad del grupo parlamentario tory, que teóricamente debiera de secundar a May, votarán en contra del BREXIT pergeñado por Theresa May.

En ese escenario, estaríamos hablando de una salida «abrupta» de la Unión Europea, el gobierno británico deberá confirmar, antes del 12 de abril, que acepta salir de la Unión Europea, pero deberá clarificar de qué manera.

Reunión entre Donald Tusk y Theresa May

La reunión, al más alto nivel, se ha producido entre la premier británica y con el presidente el Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk.

En el encuentro aceptó sin ambages la propuesta que se le ha «lanzado» desde la Unión Europea, a pesar de que «pintan bastos» para que el plan británico de salida de la UE pueda ser aprobado en Westminster la próxima semana.

A May le afecta directamente, está en solfa su carrera política, cuándo se produzca la salida de la UE, ya que de producirse la salida británica más allá del 22 de mayo, carecería de apoyos para seguir gobernando.

Nadie gana

Entre bambalinas, ha sido Emmanuel Macron el que más insistencia ha puesto ante sus socios europeos para sacar adelante esta propuesta de dos «velocidades», máxime cuando todos los gobernantes europeos, sobre todo el líder de La République En marche, están ya en clave electoral.

Sin embargo, la propuesta europea, tal como está redactada, puede provocar un Armagedón, tanto dentro de las fronteras sajonas como en la de los 27 países que conforman la UE.

Finezza, esta vez gala

De maquiavélico se podría llegar a calificar el plan de BREXIT que el inquilino del Elíseo ha presentado, y que ha sido aceptado como propuesta al Reino Unido.

Lo que ha conseguido la Unión Europea es «torcer la mano» al país donde reina Isabel II, promoviendo unos plazos mucho más reducidos de los inicialmente previstos.

Y todo ello sin que nadie pueda acusar a la UE de injerencia en la política británica, ni haber puesto en el «disparadero» al gobierno de Theresa May, un ejecutivo donde los nuevos plazos están «levantando ronchas» entre algunos de sus ministros.

Ante esa situación, son varios los países europeos, liderados por Francia, que ya piensan en lanzar un ultimátum a Downing Street para, establecer una fecha inamovible para la salida británica

Una cumbre de suma cero

Además de haber tenido que asumir los nuevos plazos que le ha presentado la UE, Theresa May abandona la cumbre si haber conseguido ninguno de los objetivos, mientras la organización que preside Jean – Claude Juncker ha logrado todos.

May llegó a la reunión con los 27 con el objetivo de lograr una prórroga de tres meses, lo que situaría la salida de la UE en el 30 de junio.

A cambio prometía, de una manera laxa, que presentaría ante los comunes, por tercera vez, el nuevo acuerdo y las nuevas fechas de desconexión.

Además, las formas tampoco fueron las debidas, porque durante la reunión, la premier británica fue «asaeteada» a preguntas por los gobernantes del resto de los países que conforman el club comunitario.

El estado de opinión entre los gobernantes de los 27 está teñido de hastío; ya no se busca una salida pactada, sino una salida, de cualquier manera, pero en el menor tiempo posible.

Una situación ingobernable

La «papeleta» que tiene que resolver Theresa May en su país con el BREXIT no sería «plato de gusto» para ninguno de los gobernantes que han ocupado el número 10 de Downing Street.

Uno de los escenarios a los cuales le invitaban desde la UE, lograr el consenso de la oposición laborista aduciendo que el BREXIT es una cuestión de estado, es de todo punto imposible.

Y eso debido a que de la misma manera que el partido conservador británico tiene más de una docena de diputados díscolos, que no siguen las directrices que emanan de la jefatura del gobierno, a Jeremy Corbin también está teniendo que hacer de bombero apagafuegos en su propia bancada.

Además, en caso de que, como es previsible, el parlamento rechace lo que ya es el tercer plan para abandonar la Unión Europea, la que fuera ministra del interior en el gobierno de David Cameron, tampoco tiene un plan claro de como se llevaría a cabo la desconexión de Europa.

Francia a favor de un ultimátum

Utilizando un paralelismo con la política norteamericana, Theresa May empieza a presentar las trazas de lo que se conoce como un lame duck, esto es, un «pato cojo», denominación con la que se califica a un jefe de gobierno que carece de apoyos para seguir desempeñando su labor.

Ya nadie duda que la premier británica está «grogui» y que su gobierno no se mantendrá más allá del día, todavía sin concretar, en el que Reino Unido abandone el club europeo.

Ante esa situación, son varios los países europeos, liderados por Francia, que ya piensan en lanzar un ultimátum a Downing Street para, establecer una fecha inamovible para la salida británica de la Unión.

Elecciones europeas, punto de no retorno

La mayoría de las cancillerías europeas establecen que las elecciones europeas del 26 de mayo serán el Rubicón a partir del cual se iniciará, y ya nadie parará, la desconexión del país que gobierna Theresa May de la UE.

El proceso electoral, al que están llamados 350 millones de europeos, será el límite, en las elecciones todavía podrán participar los ciudadanos británicos, a partir del cual se producirá la desconexión.

De cualquier modo, sigue habiendo algunos países europeos, caso de Italia o Bulgaria, que desearían acelerar el «divorcio» entre la UE y Reino Unido, argumentando razones de política interna, ya que necesitan convocar sus elecciones nacionales en el plazo más breve posible.

La salida de Reino Unido se está convirtiendo en un espectáculo digno del «camarote de los hermanos Marx», en el cual no se aclaran ni los propios británicos

Fuente - EL PAÍS / Jean - Claude Juncker en Wikipedia / La República En Marcha en Wikipedia


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (180 noticias)
Visitas:
3131
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.