Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Sebastián Celis Maya escriba una noticia?

Afectación del negocio bancario y el nuevo marco regulatorio global

26/03/2012 19:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Anif

El sector bancario está enfrentando transformaciones a nivel global. Por el lado pasivo del balance, está enfrentando fuerte competencia y presiones para reducir sus costos operativos, con seria resistencia del público a la hora de cobrar por los servicios bancarios. Por el lado activo se le están limitando sus economías de escala y alcance después de haber quedado demostrado, durante esta prolongada crisis (2007-2011), que sus riesgos se habían vuelto inmanejables.

Cabe destacar la nueva ola regulatoria tendiente a limitar los negocios en las zonas grises. En particular, la Ley Dodd-Frank limitó las operaciones con derivados, que eran muy rentables. También acotó el proprietary trading (regla Volcker), la cual consiste en limitar el uso de los recursos del publico en operaciones apalancadas. De otra parte, el acuerdo de Basilea III ahora exigirá el cumplimiento de reglas sobre liquidez y solvencia mucho más estrictas, las cuales implican mayor disponibilidad de capital tangible (acciones ordinarias más utilidades retenidas). Este conjunto de regulaciones, impostergables después de semejante crisis, también plantea un reto en términos de mantener "aceitada" la maquinaria de crédito, especialmente ahora que el mundo desarrollado experimenta una delicada retracción crediticia precisamente por falta de adecuado capital.

Por el lado pasivo bancario, se observan importantes cambios operativos tras el gran desarrollo de Internet.

Ello ha obligado a los bancos a replantear su tradicional esquema de expansión de sucursales físicas. Una reciente encuesta de Novantas (2005-2010) destaca que los clientes bancarios en Estados Unidos han reducido bastante el uso de las oficinas bancarias. Éstas prácticamente se usan para abrir cuentas (en un 70%-80% de los casos), pero, a nivel de transacciones ordinarias, sólo se usan en un 20% de los casos.

En Colombia, la reducción en el uso de oficinas parece ir de forma más lenta. Según la Superintendencia Financiera, un 41% de las transacciones ordinarias todavía se realizaba en sucursales bancarias en 2008. Sólo un 6% se realizaba a través de Internet y un magro 0.6% vía corresponsalesbancarios. La tendencia de uso de las sucursales se ha perfilado hacia un 35% del total de transacciones en 2011, mientras que el Internet asciende a un 9% (+3% en últimos 3 años) y los corresponsales bancarios a un 2.5%.

Sin embargo, esta tendencia no implica una desaparición de las sucursales. Como buena parte de los clientes sigue considerando la densidad de la red de oficinas y de cajeros automáticos para la apertura de sus cuentas, algunos bancos locales se han enfocado en su expansión en los últimos años. Siendo así, los bancos están teniendo que optimizar el uso de sus espacios y personal, al tiempo que compiten fuertemente para mantener bajas las tarifas transaccionales cobradas a la clientela (ver Informe Semanal No. 1095 de octubre de 2011).

En síntesis, la crisis internacional propició la necesidad de un nuevo marco regulatorio que aprieta (con razón) las necesidades de capital fresco y, además, limita los negocios bancarios adyacentes. Si este nuevo trazado de la cancha en el sector bancario queda bien hecho, los riesgos sistémicos serán menores, pero (no nos llamemos a engaños) ello conllevará mayores costos operativos para los bancos.

Además, la modernización de los servicios transaccionales implica cuantiosas inversiones tecnológicas (para habilitar operaciones de Internet masivas, pero, al mismo tiempo, seguras). Esto exige acoplar el negocio bancario hacia menores oficinas, pero mayores servicios electrónicos. Frente a todo ello, el mercado seguirá operando en un ambiente de competencia global, aunque claramente dicho negocio no cierra financieramente si se piensa que la solución está en limitar (arbitrariamente) el cobro de las comisiones bancarias o de las tasas de interés (vía usura).


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Sebastián Celis Maya (3029 noticias)
Fuente:
ape.org.co
Visitas:
296
Tipo:
Reportaje
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.