Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Antigua historia china, los ciegos ven a Buda

09/06/2019 20:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con fe en sus corazones, cuanto más caminaban, más se iluminaban sus espíritus

Anonimo

07-thangka_of_buddha_100_jakarta_tales-crop-1-700x420

Un thangka, o pintura budista, titulada “Buda y las cien historias de Jataka”, Tíbet, siglos XIII-XIV. Los cuentos de Jataka son historias que cuentan las vidas anteriores de Buda, tanto en la vida humana como en la animal, cada una revela lecciones profundas o resalta una virtud. Casa de subastas de Christie. (Foto: Dominio público)

En la antigua ciudad de Vaishali, India, vivían 500 personas ciegas. Debido a su discapacidad, no podían trabajar para ganarse la vida, se veían obligados a mendigar alimentos y sufrían diariamente de discriminación.

Un día, los ciegos escucharon que el Príncipe Siddharta (también conocido como Shakyamuni) se había convertido en un Buda (un ser iluminado), y sus corazones se llenaron de esperanza. Creían que el Buda tenía la habilidad de liberar a la gente de todas las enfermedades, tribulaciones y preocupaciones, sinceramente esperaban seguir el camino budista para cultivar su sabiduría y carácter moral, para llegar a ser dignos de su misericordia.

Después de algunas discusiones decidieron buscar una manera de encontrarse con Buda. El líder del grupo sugirió que era mejor ir con Buda por iniciativa propia, a esperar a que el Buda viniera a ellos. Así que contrataron a un guía para que los acompañara durante el viaje, porque no podían ver.

Durante el viaje siguieron las instrucciones tomados de la mano, formando una línea extraordinariamente larga que se movía aquí y allá. Aunque el viaje fue difícil, con fe en sus corazones, cuanto más caminaban, más se iluminaban sus espíritus y sus piernas se aligeraban.

Fue entonces cuando el grupo llegó a un pantano que había que atravesar para entrar en el Reino de Magadha, donde vivía Buda. Viendo el peligro que les esperaba, al guía le dio miedo, y sin preocuparse por el destino del grupo, robó su dinero y los abandonó. Sin darse cuenta de ello, los ciegos lo esperaron en vano durante mucho tiempo.

En un momento dado, el que iba a la cabeza escuchó el sonido del agua y pidió a todos que fueran en esa dirección.

En ese mismo momento, la voz airada de un campesino estalló: “¡Ustedes, bestias! Pero, ¿estás ciego? ¡Has pisoteado todas mis plantas de semillero!”.

“¡Oh, Dios mío! Lo sentimos mucho. Realmente no vemos. Si pudiéramos ver, nunca habríamos caminado sobre sus plantas de semillero”, así que el jefe se disculpó profundamente y añadió: “¡Ah, por favor, sé amable y ten piedad de nosotros! Por favor, díganos cómo podemos encontrar una manera de conocer a Buda. Nos han quitado nuestro dinero, pero pueden estar seguros de que les compensaremos por sus plantas de semillero en el futuro. Te lo prometo”.

Más sobre

Triste por las penurias de los pobres ciegos, el granjero suspiró y dijo: “Está bien. Sígueme. Te llevaré al templo de Shravasti, donde está Buda. Todo el grupo se regocijó con estas palabras y los ciegos agradecieron repetidamente a su benefactor.

El granjero los llevó al templo como se los había prometido y los ciegos estaban muy contentos de haber llegado finalmente a su destino. Sin embargo, se entristecieron cuando el abad les dijo que habían llegado demasiado tarde, porque Buda ya había regresado a Magadha.

El grupo se embarcó en el difícil viaje a Magadha, superando todo tipo de dificultades. Pero cuando llegaron, se enteraron de que Buda ya había regresado a Shravasti.

A pesar de su cansancio, seguían decididos a encontrarse con el Buda, así que volvieron a Shravasti. No esperaban, sin embargo, que el abad del templo les dijera de nuevo que Buda había regresado a Magadha; y eso es exactamente lo que hizo el abad, aunque con gran compasión.

Fue entonces cuando las personas del grupo juraron que no volverían a casa sin conocer primero a Buda. Al final, viajaron de un lado a otro siete veces. El Buda vio su fe y devoción, y cuando regresaron al templo Shravasti por séptima vez, el Buda estaba allí esperándolos.

“¡Oh, gran Buda! ¡Por favor, danos luz! Muéstranos la magnificencia de Buda”, imploraron. Las 500 personas ciegas se arrodillaron, mostrando el máximo respeto por Buda.

Viendo sus corazones, Buda dijo: “Son tan sinceros y han hecho tantos viajes largos, y ha permanecido inquebrantable su fe y determinación. Les daré luz”.

Inmediatamente las 500 personas pudieron ver y agradecieron al Buda por su inconmensurable gracia. A partir de ese momento, todos se convirtieron en discípulos diligentes de Buda y al final de su cultivo espiritual alcanzaron el nivel de ARHAT.

Esta historia fue reeditada con el permiso del libro “Treasured Tales of China”, Vol. 1, para su venta en Amazon.

Artículo en inglés: An Ancient Chinese Story: The Blind See Buddha

Traducción: Lucía Aragón

 


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1222 noticias)
Visitas:
1059
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.