Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Herman Lozano escriba una noticia?

Apúnteselo todo a Álvaro y el fin de Petro

20/04/2019 17:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sus recursos y capacidad de liderazgo los ha usado para dividir antes que para unir. Por: Adolfo Zableh Durán Publicado por el Tiempo 20 de abril 2019, 07:18 a.m

La economía está quieta. Tan quieta que no te llaman ni para cobrar plata. No hay nuevas propuestas ni mejoras salariales, nada; y si eres periodista, menos. Lo que a finales del año pasado se sospechaba como una posibilidad, hoy, bien entrado el año, es una realidad. El aire está irrespirable, basta con hablar con cualquiera para confirmarlo. Siempre supimos que no nos soportábamos entre nosotros, pero nos unía la necesidad de buscar mejores oportunidades para progresar, ahora ni eso.

Desde la posesión de Iván Duque han aumentado los indicadores negativos. Muertes, desplazamientos, desempleo, exportación de coca y hasta el robo de celulares y bicicletas. Incluso volvimos a la lista negra de Estados Unidos como destino no recomendable para sus ciudadanos. De la mitad de esas cosas le echan la culpa a la herencia que dejó Santos y de la otra mitad, también, pero lo cierto es que ya vamos para un año con el nuevo presidente, y las cosas que estaban medio bien han desmejorado y las que estaban mal han empeorado. A ver para cuánto tiempo más les alcanza el discurso.

¿Recuerdan cuando Iván Mejía comentaba partidos y si el portero fallaba en un gol, decía algo categórico tipo: “Apúnteselo todo al arquero”? Pues acá se aplica también: apúntele la situación del país a Álvaro Uribe Vélez, con todas sus letras. Es cierto que somos un equipo (para seguir con la analogía del fútbol) y que de todos depende que progresemos o retrocedamos, pero hay que señalarlo a él, líder ideológico no solo de un partido político, sino de la mayoría de votantes de este país.

La gente siente temor y no gasta, las marcas tienen miedo y no invierten. A esta hora nadie confía en la economía, tampoco en el Gobierno, y por eso prefieren guardarse. Y es lógico que no estemos tranquilos si quienes manejan hoy el país no han hecho sino decir durante años que esto es un desastre, que nos vamos a volver Venezuela y que nos gobiernan la guerrilla y el narcotráfico. ¿Qué esperaban, que a partir del 7 de agosto de 2018 el clima cambiara y nos uniéramos para marchar hacia el mismo lado?

Hacia donde va Colombia

Nos han llenado de miedo, y el miedo inmoviliza. No solo el cuerpo, también el flujo de billetes, y lo que no se mueve se vuelve obsoleto y se muere, es una ley de la vida. Lo contrario del miedo es el amor, es lo que nos lleva a hacer cosas, a mejorar, a querernos a nosotros mismos y al mundo, y no se ve en Álvaro Uribe y sus seguidores un ápice de amor. Todo es manipulación, verdades a medias, hambre de poder, miedo a que el cambio los haga perder sus privilegios. Solo se preocupan por ellos. Olvídense de los niños, de las víctimas de la guerra y de los venezolanos, de los que tanto hablan y luchan por ellos. No les importan, fingen interés en ellos porque representan votos.

Y, aunque tanto la mitad del país que no comulga con las ideas de Uribe como la otra mitad que lo sigue a ciegas tienen (tenemos) responsabilidad en este mierdero llamado Colombia, creo que en estos tiempos nadie tiene mayor injerencia que él. Sus recursos y capacidad de liderazgo los ha usado para dividir antes que para unir, y encima se ha encargado de rodearse de seguidores que no le representen ninguna oposición, que repitan su discurso al pie de la letra, reciban órdenes sin chistar y tengan la lealtad como mayor y, a veces, único talento.

La cosa no está bien y tampoco tiene pinta de mejorar. En junio pasado, recién elegido Duque, alguien me decía que este gobierno lo iba a hacer bien porque sabía que si fallaba, en 2022 tendríamos montado a Petro y eso no se podía permitir. Dudo de que pase porque Petro se encarga de dañar su propia imagen cada vez que habla, el mismo se aleja de sus electores dejándolos a su propia suerte y se rodea de personas completamente incapases que no permiten a nadie se le acerque; es el fin de Colombia Humana . Más bien creo que a este paso vamos a quedar tan hastiados de la derecha que en tres años sentiremos que el único que puede mejorar esto es Stalin. Publicado Por el Tiempo


Sobre esta noticia

Autor:
Herman Lozano (92 noticias)
Visitas:
1148
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.