Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diana Said escriba una noticia?

¡Así eres tu, porque así yo lo permito!

14/07/2014 14:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¡Así eres TU, porque así YO lo permito!4 de noviembre de 2009 a la(s) 6:22 PúblicoAmigosAmigos excepto conocidosSolo yoPersonalizadoCENAIFÁrea de MedellínVer todas las listas...Universidad EAFITFamiliaresConocidosVolver Por: Diana M. Said C.

Publicado en Diario "La Antena" el lunes 2 de Noviembre de 2009

Hola mis apreciados lectores. En mi artículo de hoy quiero resaltar algo que, con mucha frecuencia, expresan mis pacientes en el consultorio. Así que si has sido mi paciente y te sientes identificado, no creas que es algo personal, es que tu historia es la historia de muchos.

"Ya estoy cansada de que fulanito sea así, por más que he luchado durante años no consigo que cambie". Es la expresión en la que resumo la angustia con que se me presentan pacientes en el consultorio. Una angustia que proviene del fallido intento de querer cambiar al otro, porque es el otro el que tiene que cambiar, porque es el otro el que está haciendo "mal" las cosas. Algunas veces se refieren a su pareja otras a sus hijos, hermanos, padres, socios, etc. Y, lo cierto, mi querido lector, es que el otro actúa conmigo tal y como yo le he permitido que lo haga.

Está comprobado que el método de "echar cantaleta" o repetir incansablemente lo que deseamos que haga no da resultado. Para ilustrar algo que si da resultado, voy a contarles el caso de una paciente que consultó conmigo. Ella, madre de dos chicos adolescentes (Hembra y Varón), trabaja en una empresa en horario de oficina. Su esposo, también permanece fuera de casa al igual que ella y los jóvenes cumplen cada uno su rutina estudiantil en el liceo. Me manifestó estar cansada de suplicarles que le ayudaran con los oficios del hogar. Especialmente, lavar los platos y utensilios en la cocina.

Más sobre

Paciente (P): No tengo problema en preparar el almuerzo, pero necesito algo de ayuda con lo demás"

Diana (D): ¿Qué has hecho para lograr ayuda por parte de ellos?

P: ¡Que no he hecho Doctora! Se los he dicho por las buenas, medio molesta, muy molesta, bajito, alto, los he gritado. Una vez hasta agarré un palo para darles, pero como están tan grandes... Les volví a decir por las buenas. Y, a veces, se cansan de mi cantaleta y lo hacen pero luego vuelven a lo mismo. He dejado de hacerles la comida, pero después soy yo la que se siente mal porque no se alimentan bien. ¡Ya no se que hacer!

D: ¿Qué te provocaría hacer diferente a lo que has hecho hasta hoy?

P: ¿La Verdad?, Servirles la comida en los platos sucios.

D: ¿Y qué pasa que no lo has hecho?

P. ¡Ay, Doctora, me da dolor que vayan a comer en platos sucios!

D: ¿Crees que ellos comerían en unos platos sucios?

En una sesión posterior, la paciente me contó que se había decidido a servir la comida en los platos sucios. Sus hijos no comieron y botaron los alimentos Su esposo agarró el plato y lo estrelló contra el suelo gritando cualquier cantidad de insultos. Ella, calmadamente, consumió el almuerzo en su plato limpio. Posteriormente, lavó sus platos, cubiertos y vaso. Se dirigió a la familia y dijo: "De hoy en adelante, quien no lave su plato, come en un plato sucio. Cada día a uno de nosotros le corresponde lavar los peroles que yo uso para cocinar. Será responsabilidad de quien le toca, que ese día haya comida en casa o no, pues no cocinaré en peroles sucios".

Hasta ese día tuvo problemas con la colaboración y, hasta ese día tuvo que hablar alto para ser escuchada. Tanto sus hijos como su esposo se habituaron a colaborarle en la cocina y en los otros oficios del hogar. Era necesario actuar y dejar de hablar para obtener resultados. Así mismo sucede con cada cosa que nos hace infelices debido a lo que otros hacen o dejan de hacer. Si yo actúo de una manera, el otro responderá en consecuencia, así que de mi depende el cambiar la manera como los demás se relacionan conmigo. ¡Inténtalo y verás!


Sobre esta noticia

Autor:
Diana Said (10 noticias)
Fuente:
dianasaidc.blogspot.com
Visitas:
109
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.