Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Madrimasd escriba una noticia?

Astrobiología: bloques esenciales en el cometa 67P

31/07/2015 02:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Philae encuentra compuestos orgánicos en el cometa 67P/Churyumov- Gerasimenko considerados precursores de la vida

Llegar a entender qué procesos físico-químicos llevaron en la Tierra a la aparición de la vida es el núcleo central de la Astrobiología. Y, más aún, establecer dónde se procesaron los materiales precursores de la vida tiene dividida a la comunidad científica desde que en las primeras décadas del siglo XX Alexander Oparin y John Haldane sugirieran un origen terrestre de los ladrillos químicos necesarios para la vida (modelo de sopa primordial) y, posteriormente, Fred Hoyle recuperase la idea del origen en el medio interplanetario de esos mismos ladrillos (modelo de panspermia molecular). Ante la rotunda demostración del experimento de Miller a favor del modelo de sopa primordial, la comprobación del modelo de panspermia requiere estudiar la composición de cometas y asteroides en busca de la pista hasta los ladrillos precursores de la vida; cometas y asteroides habrían sido los vehículos de esos materiales desde el medio interplanetario hasta la Tierra.

Los cometas conservan el material más prístino de nuestro Sistema Solar en forma de hielo, silicatos y materia orgánica sólida que seguramente se formó en el espacio interestelar, incluso antes de que apareciese la nebulosa solar que con el tiempo se transformaría en el actual Sistema Solar. Desde el punto de vista geológico, su estudio tiene gran importancia pues aportan algunas de las claves para entender cómo se formó nuestro Sistema Solar. Desde el punto de vista de la habitabilidad, pueden ayudarnos a entender el origen del agua en la Tierra y en otros planetas como Marte. Desde el punto de vista Astrobiológico, como se ha visto, son fundamentales para comprender el origen de la vida en la Tierra. Las misiones de exploración espacial para estudiar los cometas a fondo han alcanzado su máximo con la misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea (European Space Agency, ESA) al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Tras los reveladores resultados del orbitador alrededor del cometa ahora le toca el turno a Philae, el aterrizador en la superficie del cometa.

Uno de los principales instrumentos del módulo de aterrizaje Philae es Cometary Sampling and Composition (COSAC) construido para analizar la composición del núcleo cometario, en particular las moléculas orgánicas presentes. Veinticinco minutos después del primer aterrizaje sobre el cometa, el espectrómetro de masas de COSAC tomó un espectro en el modo "sniffing" (de olfateo, de manera análoga a los detectores de sustancias químicas que existen en los aeropuertos), desvelando la presencia de 16 compuestos orgánicos. El análisis de los resultados obtenidos, de los que es coautor Guillermo Muñoz Caro, investigador del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA), se publica mañana, 31 de julio, en la revista Science.

Más sobre

Muchos de los compuestos encontrados están presentes en la coma de la mayoría de los cometas pero otros sólo se habían identificado en unos pocos cometas. Sin embargo, cuatro de los componentes encontrados en 67P (isocianato de metilo, acetona, propanal y acetamida) no se habían descubierto anteriormente en otros cometas. También, muchas de las especies encontradas contienen nitrógeno pero no hay evidencias de azufre. Sorprendentemente no se han encontrado cantidades apreciables de amoníaco o dióxido de carbono que se esperaría que formasen parte del hielo cometario, probablemente debido a que las moléculas más volátiles no permanecieron en el detector el tiempo suficiente para ser medidas.

Pero lo más importante para la Astrobiología es que algunos de los productos hallados en el polvo cometario se consideran precursores de la vida pues intervienen en la formación de aminoácidos esenciales o de bases nucleicas. La complejidad de la química existente en los núcleos cometarios y la importancia de los compuestos orgánicos con nitrógeno implican que los procesos químicos que se dieron en sistema solar temprano favorecieron la formación de materiales prebióticos en concentraciones notables.

Una de las conclusiones de este descubrimiento es que las sustancias encontradas se suelen formar irradiando con luz ultravioleta o iones una mezcla de hielo de composición análoga al hielo interestelar (agua, monóxido de carbono, metanol y amoniaco). Presumiblemente, estos productos se formaron por irradiación de hielo en las partículas de polvo que posteriormente se fueron aglomerando para formar los cometas.

Unidad de Cultura Científica del CAB: Luis Cuesta

Fuente: UCC-CAB


Sobre esta noticia

Autor:
Madrimasd (83 noticias)
Fuente:
madrimasd.org
Visitas:
523
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.