Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Maite Medina escriba una noticia?

Ateísmo, la fé del ateo

03/09/2009 15:25 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

El ateísmo, una postula que cada vez toma mas fuerzas, estudiaremos sus creencias, fundamentos generales para que usted conozca sobre este o reafirme su fé en lo que ya ha creído

El hombre por naturaleza independientemente de su cultura, condición social, ideología; tiene la necesidad de enfocar su vida en un punto de apoyo para continuar su peregrinaje por la vida, muchos a esto les denominan fé. Para ampliar un poco este concepto podemos decir que la fe es la firme y absoluta convicción de que algo es verdad. En la fé encontramos tres aspectos importantes.

La fuerza racional. Nace de un postulado, se combina con evidencias del pasado y un soporte razonable por el cual se establece un resultado esperado se despertará en la persona un toque de anhelo que la inducirá a actuar para conseguir lo esperado.

La fuerza moral. Es lo que una persona sostiene en el medio social de la vida cotidiana. Si la fe no nace como fuerza interior, sino que sencillamente uno acepta directamente la autoridad de una persona por algún tipo de temor mórbido a ser castigado o por ganar la recompensa prometida. En esto se basa la fé religiosa.

La fuerza emocional. Nace de un deseo, el cual ha encontrado una creencia que lo apoya y añadiéndole la fuerza que aporta la aprobación grupal de un colectivo a la autoestima y dignidad de la persona, así como de la confianza absoluta que el propio individuo le confiere a sus propios deseos, dará como resultado una fuerza interior bruta sin directriz racional.

El ateísmo no es la excepción por lo tanto entremos a explorar en que basan su fé o creencia.

Ateísmo es la doctrina o posición propia del ateo, quien, según el DRAE, niega la existencia de Dios. El Diccionario de Filosofía de José Ferrater Mora comienza su entrada sobre Ateísmo del siguiente modo: Ser ateo, o abrazar el ateísmo, es negar que haya Dios, o negar que haya dioses, o negar que haya alguna realidad que pueda llamarse divina, o todas estas cosas a un tiempo.

Ser ateo o negar la existencia de un Dios o dioses no implica necesariamente no pertenecer a ninguna religión; existen religiones, como el budismo que niegan la existencia de Dios o no mencionan la existencia de dios alguno y que, por consiguiente, son ateas o más correctamente no teístas y que en algunas de sus doctrinas pueden considerarse panteístas.(respetan la naturaleza)

Los ateos manifiestan haber llegado a esta condición no por decisión sino por convicción, entre ellos encontramos personajes públicos, científicos, filósofos y un sinnúmero de personas

Encontramos diferentes tipo de ateísmo, entre ellos destacamos los siguientes.

Ateísmo científico. En general, basado en el método de la ciencia positiva, no admite otra realidad que la constituida por elementos físico-químicos y biológicos. La ciencia pregunta por lo que hay; pero lo que hay en el mundo y el hombre como parte integrante y reflejo del mismo. El área interrogativa de la ciencia es, por tanto, la constituida por la unidad mundo-naturaleza, cuya realidad se reduce a estructuras y leyes. Según esta metodología, no hay lugar para Dios, ni como realidad en sí misma ni como hipótesis explicativa de los hechos de la naturaleza. Más allá de ella no existe nada, siendo el mismo ser humano una pieza más carente de todo sentido trascendente.

Ateísmo marxista. El marxismo lleva a cabo una crítica negativa del hecho religioso que culmina en la negación de Dios. Su ateísmo es, por tanto, una consecuencia lógica del materialismo que profesa, de modo que puede decirse que es un sistema intrínsecamente ateo. Su tesis fundamental es la de la praxis humana o acción del hombre sobre la naturaleza, por la que éste se crea a sí mismo y reafirma su completa autonomía.

Ateísmo antropológico. El existencialismo La tesis fundamental se enuncia de este modo: si hubiera Dios, tendríamos que eliminarlo, porque no permitiría interpretar la realidad y se opondría al verdadero ejercicio de la libertad humana. La razón de esta actitud no es otra que la concepción del hombre como libertad radical. Esto es, el ser humano no es nada previamente dado, sino lo que cada uno decide ser libremente. No tiene naturaleza ni esencia.

Los ateos manifiestan haber llegado a esta condición no por decisión sino por convicción, entre ellos encontramos personajes públicos, científicos, filósofos y un sinnúmero de personas que han estudiado y creído en la no existencia de Dios, Pero encontramos una mayoría monoteísta, algunos politeísta que con buenos argumentos defienden su posición.

¿Quien tiene la razón?

Una creencia popular es que el tiempo lo cura todo y es capas de resolver los grandes enigmas, encontramos que el hombre tiene más de cuatro mil años y han trascurrido más de dos mil años después de la muerte de Jesucristo y aun el tiempo no se ha pronunciado, ¿cuando sabremos la verdad?

Quien no tiene fé o dice no tenerla se miente así mismo ya esto es parte de la esencia misma del ser humano, algunos la depositan en Dios, en si mismos, objetos, la familia, la sociedad, el cosmos y un sin números de cosas pero en general todos por naturaleza nos aferramos a algo, ese algo es lo que marca la diferencia.


Sobre esta noticia

Autor:
Maite Medina (2 noticias)
Visitas:
2744
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

gionnathan (18/07/2011)

Su comentario está cargado de imperfecciones y una pésima comprensión del ateismo. El ateo no necesita creer basado en fe ciega, intenta conocer la realidad de las cosas. Creer y conocer no son lo mismo, la fe implica creer algo sin evidencias, si dios existiera no habría que creer en él. Sería parte de la realidad conocida. Ser ateo implica darse cuenta que dios es simplemente una fantasia creada por la mente humana, igual que Winnie Pooh