Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Barcelona, Titanic cultural

14/11/2017 08:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Uno de los escritores españoles más reconocidos, Ignacio Martínez de Pisón, acaba de reciclar en un artículo el título de un pequeño ensayo del académico barcelonés Félix de Azúa publicado en 1982 en el que definió su ciudad como "Titanic cultural" que se hundía.

Ambos, que están entre los autores españoles más leídos y premiados, poseen una elevada formación, carácter abierto y cosmopolita y una capacidad de análisis poco común. Pisón sigue viviendo en Barcelona y Azuá se "exilió" en Madrid en 2011.

Coinciden ?como Marsé, Mendoza, Amat, Boadella y tantos otros, lo mejor de Cataluña?en que la vida cultural barcelonesa fue el paraíso de los autores en español de todo el mundo entre los 1960, a pesar del franquismo, hasta los albores de 1982, cuando el nacionalismo comenzó a imponer su reaccionario carácter localista.

Más sobre

De ser meta de tantos autores que deseaban acercarse a editoriales y agentes literarios como la fallecida Carmen Balcells ?impulsora del boom latinoamericano?Barcelona se ha hundido.

Aquel riquísimo mundo cultural fue trasladándose lentamente, ahora aceleradamente, a Madrid; hasta se marchan sus editoriales como Planeta y sus satélites.

Y es que los escritores catalanes de talento, cuya mayoría escribe en castellano, no son considerados catalanes por las instituciones culturales de su Comunidad.

Ocurre en Galicia en los círculos nacionalistas, para los que los grandes autores, Valle ?al que sólo admiten si se traduce al gallego-- Camba, Fernández Flórez, Torrente o el Nobel Cela son traidores a la patria; en Euskadi ocurre menos por su difícil lengua no romance.

Pisón pone un ejemplo de grosero patrioterismo: al Mercat del Born, restaurado para crear una magna biblioteca pública, el nacionalismo lo transformó en un pastiche falso de 1714 para seguir insistiendo en que España odia a Cataluña.

----------

SALAS histórico

image

----------

SINDICATOS PROGRESÍS CREATIVOS

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2357 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
1525
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.