Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

La batalla judicial por los estatutos del Real Madrid llega al Supremo

11/12/2017 06:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. donar aquí.

La batalla judicial emprendida por un grupo de 15 socios del Real Madrid contra los cambios en los estatutos del club, que endurecían los requisitos para ser presidente, sigue su curso. Pese a dos sentencias que amparan esas modificaciones, el Tribunal Supremo ha decidido admitir una causa que afecta a "la tutela de derechos fundamentales". Ha aceptado el recurso presentado por este grupo de aficionados, dispuestos a llegar hasta la última instancia para evitar lo que ha sucedido en las tres últimos procesos electorales: sólo se presentó Florentino Pérez.

El 30 de septiembre de 2012 la Asamblea General de Socios Compromisarios del Real Madrid aprobó con el 89, 66% de los votos la propuesta de la junta directiva de variar el artículo 40 de los estatutos, el que recoge las condiciones necesarias para presentar una candidatura. Con el cambio, los años de antigüedad de socio necesarios para intentar ser presidente pasan de 10 a 20 y se exige que el preaval del 15% del presupuesto del club --más de 103 millones de euros-- que deben presentar las candidaturas sea avalado con patrimonio personal y mediante una entidad registrada en el Banco de España.

Esos requisitos son más duros que los que exige la Ley del Deporte. Esta sólo obliga a avalar ese porcentaje al presidente elegido y a su junta y no a los candidatos, además de no especificar que deba ser con patrimonio personal.

Florentino va a hacer 15 años como presidente merengue, ya es el segundo con más tiempo en el puesto y puede alargar bastante más su mandato, lo que no le viene nada mal para sus negocios en ACS

Estas modificaciones llevaron a varios socios, integrantes de una peña madridista de la localidad alicantina de Callosa de Segura, a presentar en marzo de 2014 una demanda que pedía su nulidad. Esta fue desestimada el 3 de febrero de 2016 por el Juzgado de Primera Instancia número 51 de Madrid y en segunda instancia por la Audiencia Provincial el 19 de enero de este año al entender que los cambios "no eran contrarios a la Ley reguladora de Derecho de Asociación ni al resto de la normativa que sobre la materia inciden".

La jueza Almudena Maricalva Arranz, titular del Juzgado 51, hizo suyas las tesis de la fiscal, Carmen Marticorena, que defendió la modificación de los estatutos con el argumento de que el criterio de antigüedad "no puede considerarse discriminatorio", ya que en las elecciones de 2013 casi 30.000 socios contaban con los años requeridos para aspirar a ser presidente y un 84% de ellos para formar parte de la Junta Directiva (diez años). También argumentó que el aval requerido persigue "garantizar la solvencia y transparencia exigida" para dirigir la entidad. Los abogados del Real Madrid afirman sobre este último punto que "la modificación estatutaria está en la línea que la Ley del Deporte y la demás normativa legal de aplicación pretende".

La cabeza visible de los demandantes es Rafael Martínez Campillo, abogado especializado en Urbanismo y Derecho público. Durante una etapa de su vida estuvo metido en política, formó parte de la extinta UCD y ayudó a Adolfo Suárez a formar el CDS. Fue diputado en el Congreso durante ocho años. Para él es importante dejar claro que "esto no es una cuestión contra el señor Pérez, que en este asunto se ha comportado con nosotros como lo hace la gente autoritaria, es decir, o estás conmigo o estás contra la institución. Eso nos ha dolido y no nos ha gustado, porque no es personal".

Tampoco cree estar yendo contra el deseo de los socios del club, que aprobaron mayoritariamente los cambios. "Todo nace de un sistema viciado de elección de representantes de compromisarios. Hubo un intento de cambiarlo en la época de Calderón pero se frustró y ahora mismo es un sistema de agradecimientos, lo que da lugar a una Asamblea dócil, que va al aplauso, al regalito, y a poco más".

En su opinión, "aquí nos encontramos ante una colisión entre los derechos de los socios y los derechos de autoorganización de una asociación. Hasta ahora, los magistrados han entendido que prima este segundo factor. Y nosotros decimos que no siempre será así, que deberá haber unos límites. Por eso hemos recurrido al Supremo. Para que nos dé su opinión. Florentino dijo que si perdía recurriría hasta Estrasburgo. Pues nosotros le tomamos la palabra y estamos haciendo lo mismo. Si el Tribunal Supremo falla en contra, recurriremos al Constitucional. Y por último iríamos a Estrasburgo".

Para Martínez Campillo, la falta de alternativas viables para la presidencia del Real Madrid, por culpa del sistema electoral vigente, tiene como consecuencia que Florentino Pérez haya "instaurado un sistema absolutamente unipersonal y autoritario. Dice que imita lo que dice la Ley del Deporte de 1990, eso no es cierto, eso ya estaba vigente en el Real Madrid. Él incorpora unas nuevas normas, muy sutiles, que anulan a todo candidato que no reúna una serie de condiciones y hace bueno el dicho de que para ser presidente del Real Madrid hay que ser muy rico y que una sola persona, rodeada de sus fieles y familiares, es capaz de llevar a cabo una tarea tan difícil como dirigir un club deportivo y más de la envergadura del Real Madrid".

¿Hay alternativa al actual modelo? El portavoz de los socios que iniciaron este proceso lo tiene claro. "Sí. La alternativa no es que cualquiera pueda presentarse, sino ver cómo funcionan los clubes modernos, con equipos solventes y capacitados de gestión económica y deportiva. Así se rige, por ejemplo, el Bayern de Múnich, que no debe un duro a nadie. Florentino lo hace como le parece oportuno, a la manera que dirige sus empresas. Eso lleva al suicidio".

Martínez Campillo ofrece un dato que aclara, según él, hasta que punto el cambio estatutario limita la aparición de otras alternativas a comandar la entidad merengue. "En estos momentos hay en España unas 320 personas con capacidad económica para hacer frente al aval que se exige. ¿Cuántas de ellas son socios del club? ¿Cuántas tienen 20 años de antigüedad? ¿Cuantos quieren ser presidente del Real Madrid? Una. Florentino Pérez". Santiago Bernabéu, por ejemplo, nunca habría podido ser presidente en las actuales circunstancias.

Los requisitos exigidos para poder presentarse están hechos, según Martínez Campillo, tan a la medida del actual presidente que la pregunta que hay que hacerse es "qué pasará el día que este señor, por cualquier motivo, deje el cargo. ¿Quién va a poder presentarse con estas condiciones? No hay otro Florentino. ¿Qué puede suceder entonces? El caos, porque casi nadie cumple con las condiciones que se exigen. Estamos convencidos que defendemos derechos fundamentales y por eso no nos importa estar en esta lucha con tal de que el resto de madridistas pueda beneficiarse el día de mañana. Queremos que puedan volver a presentarse con toda normalidad a candidatos las personas que reúnan condiciones de aval, pero no sólo económico, sino de los socios".

Para Martínez Campillo, la falta de alternativas viables para la presidencia del Real Madrid, por culpa del sistema electoral, tiene como consecuencia que Florentino haya "instaurado un sistema absolutamente unipersonal y autoritario

También denuncia una irregularidad que, a su juicio, está cometiendo la actual junta. "La derivada más malvada es que desde que se produjo esa modificación en los estatutos nunca han puesto ese preaval, porque utilizan la excusa de que la Ley del Deporte dice que están exentos de hacerlo si el ejercicio económico anterior ha dado beneficios, sea la cantidad que sea. Pero eso es para las juntas directivas, no para los candidatos. Ellos utilizan la Ley del Deporte para lo que les interesa y los estatutos modificados para impedir que nadie se presente. Es una doble maldad que, hasta ahora, no se ha visto en profundidad por los tribunales porque se han remitido a la capacidad de autoorganización de los clubes, pero no han reparado que aquí hay una perversión del principio constitucional de que todos somos iguales ante la ley. Queremos que el Supremo, con su finura jurídica, penetre en la cuestión y de su opinión".

Martínez Campillo considera que en el momento en que el equipo no logra los resultados esperados, salen a la luz los problemas del método que ha impuesto el actual mandatario. "Los aficionados del Real Madrid viven en una nube y piensan que como Florentino Pérez es muy rico, pone dinero suyo pero no es así. Él no pone ni un duro más allá de la misma cuota que cualquier otro socio. El dinero del club lo emplea en grandes figuras que cuando funcionan todo va muy bien, pero cuando no, como ahora, se ven todas las carencias de su sistema, propias de los sistemas personalistas, que a veces funcionan y otras veces no".

El Real Madrid no ha recurrido la admisión por parte del Supremo del recurso de casación formulado por los 15 interesados en el asunto, pero ha presentado al Tribunal un escrito de oposición dentro del plazo previsto para ello, en el que solicita que se desestime el recurso formulado por los recurrentes. Insiste en que, como dictaminaron las dos sentencias anteriores, el derecho a la autorregulación de los clubes está por encima del derecho individual y que las medidas fueron aprobadas por mayoría en una asamblea legalmente constituida. En su escrito de defensa llega a afirmar que los demandantes han actuado "con acreditada temeridad y mala fe".

El actual presidente siempre ha presumido de que el Real Madrid es de sus socios. La realidad es que esos mismos socios llevan desde 2006 sin poder optar por otra persona para que dirija el club. De esa manera, se pierde la principal cualidad que le diferencia de las sociedades anónimas deportivas, donde sus abonados no tienen capacidad para elegir a los responsables de la entidad.

Florentino va a hacer 15 años como presidente merengue, ya es el segundo que más tiempo ha estado en el puesto y, bajo los parámetros actuales, puede alargar bastante más su mandato, lo que no le viene nada mal para sus negocios en ACS. Ya lo dijo él: "Soy poderoso en la medida en que soy presidente del Real Madrid. Cuando me vaya ya no seré poderoso". A lo largo de 2018 se espera que el Supremo dicte una sentencia que, seguramente, no será el fin de este largo proceso porque la parte que pierda seguirá apelando a la justicia.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1706
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.