Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El botellón sigue siempre lleno para la juventud vasca: hay que buscar una solución para vaciarlo

17/06/2014 04:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las estadísticas esta vez coinciden con los hechos y no hay que silenciarlos. La edad del consumo de alcohol (y cannabis) sigue bajando hasta los 14 años. Los padres y los educadores tienen la palabra y no la policía

Pese a la normativa que prohíbe vender alcohol a los menores y las ordenanzas que tratan de poner freno al fenómeno del botellón, en los dos últimos años ha aumentado un 11% el porcentaje de jóvenes de entre 14 y 18 años que confiesa consumir alcohol. En concreto, el 74% de los menores lo ha consumido en el último mes y, lo que es más grave, un tercio de ellos dice haberse emborrachado en ese tiempo. Una moda absolutamente nefasta ha hecho retroceder 20 años las cifras de consumo de alcohol entre los menores. Los datos que aporta la encuesta que cada dos años realiza el vetusto Plan Nacional sobre Drogas desde 1994, esta vez sobre 27.500 jóvenes, revelan además que los de menor edad beben ahora más que en años anteriores, lo que confirma una tendencia muy preocupante. Y más en Euskadi.

Este fenómeno es especialmente grave en Euskadi, ya que según los últimos estudios, los vascos son los jóvenes que antes empiezan a beber. Además, la comunidad vasca no solo encabeza el ranking de precocidad: también ostenta el primer puesto en cuanto a consumo de alcohol.

El último estudio de los observatorios sobre drogas constata una realidad preocupante. El 85, 1% de los estudiantes de Secundaria de entre 14 y 18 años reconoce haber bebido alguna vez en su vida, mientras que el 81, 2% lo ha hecho en el último año. Destaca especialmente el 70, 8% que no tiene reparos en admitir que ha ingerido alcohol en el último mes, un porcentaje que Euskadi supera ampliamente, ya que se encuentra en primer puesto, casi 13 puntos por encima de la media nacional.

La edad de inicio social en esta droga  también es especialmente alarmante. Mientras que el promedio del país es de 16, 7 años, los vascos se toman las primeras consumiciones a los 15, 2 (y quizá a edad más temprana), un dato que se mantiene estable desde el año 2000, según el informe Euskadi y drogas 2008 elaborado por el departamento vasco de Asuntos Sociales. Y conste que el informe no se ha actualizado y han pasado seis años y medio.

Precisamente, la delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Carmen Moya, alertó de la cada vez más temprana iniciación en esta dinámica, que algunos informes sitúan ya en los 13, 8 años. Tampoco son alentadores los datos de consumo respecto a la población general. El 95, 1% de los vascos de entre 15 y 64 años reconoce haber probado el alcohol alguna vez en su vida, el 82, 3% admite haberlo hecho en el último año y el 67, 1% en el último mes, Y casi un 15% tiene la costumbre de beber a diario. La media nacional se sitúa en todos lo casos por debajo de estas cifras.

Los expertos también advierten de que las pautas de consumo están cambiando. Se ha pasado del 'modelo mediterráneo', que se caracterizaba  por beber bastante durante las comidas, al 'modelo anglosajón', en el que la ingesta se produce de forma intensa en cortos periodos de tiempo, especialmente el fin de semana. Y es ésta una tendencia bien clara: entre los estudiantes de 14 a 18 años, ha descendido el consumo en el último año del 82, 7 de 1994 al 74, 9% de 2006, y en el último mes de 75, 1 al 58%, pero el botellón en equipo  prácticamente dobló su incidencia.

El consumo regular ha sido sustituido por la ingestión compulsiva. En Euskadi, el porcentaje de bebedores de riesgo en fin de semana es del 16, 3%, la segunda tasa más elevada desde 2000 -sólo fue superada por el 17, 4 de 2004-. El principal riesgo de esta nueva conducta reside en que puede provocar tolerancia al etanol y desencadenar daños irreversibles en el cerebro.

El consumo en España ha bajado ligeramente en los últimos años. De los 99, 8 litros por persona ingeridos en 1996 se ha pasado a los 93, 8 de 2009. Sin embargo, las conductas peligrosas, como los excesos, se han afianzado: el 58, 3% de los vascos de entre 15 y 24 años manifiesta comportamientos de riesgo los fines de semana, el botellón. Además, los expertos advierten ante la escasa percepción que tiene la juventud de que este consumo pueda ser perjudicial para su salud.

El estudio es claro: gran parte de la responsabilidad de este retroceso hay que imputarla a la moda del botellón y su creciente extensión, no solo entre los menores, sino también en otras edades. La clave del fenómeno es, como en el caso del cannabis, la baja percepción de riesgo que los jóvenes tienen respecto de la ingestión de alcohol. Es curioso observar cómo ha calado entre los menores el mensaje de que el tabaco es peligroso y, en cambio, no ha avanzado la misma idea respecto del alcohol o el cannabis. El consumo diario de tabaco entre los menores ha caído del 21, 5% al 12, 5% en 10 años. El de cannabis, en cambio, sigue subiendo y en estos momentos un 16, 1% de los menores dice haberlo consumido en el último mes. Los jóvenes perciben el cannabis como una droga inocua y no tienen en cuenta los efectos negativos que tiene, por ejemplo sobre la memoria o la concentración. El estudio relaciona por primera vez consumo de cannabis y rendimiento escolar y observa que el 44% de quienes consumen esta droga han repetido curso, frente al 27, 9% entre el resto de estudiantes. Vista la tendencia, es evidente que las autoridades sanitarias han de revisar las políticas de prevención que se vienen aplicando

El Gobierno Vasco busca la solución en el programa “menores y alcohol”, pero tendrá que buscar buenos aliados

El Consejero de Salud del País Vasco, Jon Darpón, ha presentado oficialmente el programa “Menores y Alcohol”.

Su principal objetivo es atajar el consumo excesivo de alcohol entre menores y promover un cambio cultural  mediante la educación y los programas de prevención. El consejero considera que, al igual que ha sucedido con el tabaco, gracias a que la sociedad ha madurado, hay que ser capaces de conseguir un vuelco cultural que elimine la variable alcohol entre los menores de edad en su tiempo de ocio, entre todas las instituciones y la propia sociedad.

En la línea explicitada ya en el Plan de Salud 2013-2020, de mejorar los hábitos saludables en la juventud y disminuir las conductas de riesgo, el Programa “Menores y Alcohol” contempla una batería de 35 medidas que se desplegarán en el entorno comunitario, el ámbito educativo, el terreno de las adicciones, el de la atención sanitaria, la vertiente normativa y el campo de la sensibilización y difusión. Y es que, en opinión de Jon Darpón, nos enfrentamos a un auténtico problema de salud pública en el conjunto de la sociedad, de cuya dimensión da idea el hecho de que casi 3 de cada 4 escolares hayan probado el alcohol a lo largo de su vida.

Según el consejero, si bien los niveles de consumo entre semana mantienen una tendencia estable en los últimos años, han aumentado sin embargo los consumos de tipo intensivo, como las intoxicaciones etílicas, binge drinking o consumo en atracón, en fin de semana. Ha habido, por tanto, un cambio de patrones y el consumo es cada vez más temprano y cada vez más intensivo en todas las sociedades.

 

Realidad y evidencia científica en Euskadi; dando continuidad a la iniciativa sueltas que a lo largo de los años se han desarrollado desde distintos ámbitos

El programa vasco se ha elaborado tomando en consideración la evidencia científica y la realidad y desde la una coordinación interinstitucional e intersectorial  claves para un abordaje integral y eficaz. De hecho, según el consejero Jon Darpón, eso es lo que pretende el programa “Menores y Alcohol”, que es un compromiso del Gobierno Vasco en su conjunto: “ir un paso más allá aplicando una estrategia conjunta entre todos los actores implicados, que suponga de facto una intensificación de la acción institucional frente al consumo abusivo de alcohol en menores y las consecuencias que se derivan del mismo”.

Evolución consumo juventud vasca de 15 a 18 años (2000-2012)

Para ello, todas las medidas contempladas en el programa se orientan a la consecución de unos objetivos que el propio consejero sintetiza en el siguiente decálogo:

1. Intensificar la acción institucional.

2. Disminuir la cifra de menores que comienzan a consumir alcohol.

3. Retrasar la edad de inicio.

4. Reducir los consumos de alto riesgo y su frecuencia entre adolescentes.

5. Abordar los problemas que ello lleva asociados.

6. Incrementar la participación de los y las jóvenes en las políticas de salud.

7. Mejorar sus conocimientos, su sensibilización.

8. Reducir las presiones para beber a que se ven sometidos, especialmente las relacionadas con las promociones de alcohol, patrocinio y disponibilidad.

9. Ofrecer alternativas de ocio sanas.

10. Promover hábitos saludables y esa cultura de salud que incluya el rechazo del consumo por parte de menores y el cambio de actitud de la sociedad al respecto.

Como parte integrante del programa y para su desarrollo está prevista la constitución de la Comisión Directora, en la que participan, además del Departamento de Salud, el propio gabinete del Lehendakari Iñigo Urkullu y todos sus miembros por parte del Gobierno Vasco. Pero donde también tendrán presencia las diputaciones forales, los ayuntamientos vascos, además del Consejo de la Juventud de Euskadi.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1516 noticias)
Visitas:
6490
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.