Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bien Pensado escriba una noticia?

Breve historia de las marcas: Servientrega

09/10/2014 04:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageServientrega es una compañía colombiana que tiene detrás una historia fascinante. Representa un modelo de emprendimiento genuino. Un ejemplo de cómo la tenacidad, unida a la intuición y el ingenio, logran alcanzar resultados sorprendentes.

Hoy en día Servientrega es la empresa de mensajería más importante de su género en Colombia. También está a la cabeza en Ecuador y se posiciona cada día mejor en Perú. Tiene presencia en varios países centroamericanos, en Miami y en España. Nada mal para una compañía que fue creada con la pequeña liquidación que recibió un mensajero, después de haber sido despedido.

Jesús Hernández, el creador de Servientrega, nació en una familia campesina que apenas tenía lo necesario para vivir. Desde pequeño fue muy aficionado a los negocios. Su impresionante habilidad comercial la adquirió en la plaza de mercado del pueblo en donde nació. Allí vendía legumbres durante los fines de semana.

Su primer emprendimiento fue un negocio de conejos que trató de crear en su casa del campo. Mala suerte para él que uno de sus hermanos haya dejado abierto el corral accidentalmente y se haya escapado su sueño por ahí. Tal vez fue entonces cuando descubrió que su futuro no estaba en el campo, sino en la ciudad.

Las luces de la ciudad

Jesús Hernández llegó a Bogotá, la capital de Colombia, cuando tenía 17 años. Comenzó trabajando como mensajero en una empresa de transportes, ocupando una vacante que su primo había dejado libre. Así duró dos años, pero comenzó a desesperarse porque veía que el tiempo pasaba y no llegaba la prosperidad que estaba persiguiendo. La empresa en la que trabajaba no quebraba, pero tampoco crecía. Eso lo exasperó.

Por eso un día, sin mayor aviso, entró en la oficina del gerente y le dijo que era un incompetente. Obviamente fue despedido, pero Hernández ya tenía los cálculos hechos.

Durante su paso por el trabajo de mensajero había notado que la gente tenía grandes problemas para enviar correspondencia y paquetes fuera de la ciudad. Las empresas transportadoras esperaban hasta reunir un buen número de envíos para despachar las encomiendas. En muchos casos eso le causaba grandes perjuicios a las personas y a las empresas que demandaban envíos urgentes y no podían pagar fortunas para contratar servicios especiales de transporte.

Con los 17 mil pesos de su liquidación, algo así como 8 dólares al precio de hoy, Jesús Hernández imprimió unas tarjetas y comenzó a ofrecer un nuevo servicio: llevaría cualquier carta o paquete hasta Buenaventura y sus alrededores en tan solo 24 horas. La elección del destino no se daba por azar. Buenaventura es el principal puerto colombiano en el Pacífico y allí vivía un primo de Hernández que sería su vínculo.

El nuevo empresario logró enviar el primer paquete en marzo de 1982. Lo hizo utilizando el más claro sentido común: puso la encomienda en una maleta de viajero y la envió por autobús. Su primo la recogería en cuanto llegara y llevaría el paquete a su destino. Así comenzó la historia de una de las importantes multinacionales colombianas.

La gestación de la empresa

Sin oficinas, sin recursos y sin formación comenzó la aventura de Servientrega. Jesús Hernández, con su extraordinario poder de convicción, logró que otros se sumaran a su idea. Amigos cercanos y muy especialmente sus hermanos y familiares más allegados. Trabajaban sin sueldo, en extenuantes jornadas de hasta 18 horas.

Aunque Hernández no tenía idea de cómo hacer empresa, por puro olfato supo desde el comienzo que la marca era un factor importante en su propósito. De ahí que su primera acción haya sido la de imprimir unas tarjetas con el nombre "Servientrega", que le pareció sonoro. Y debajo de este, la gran promesa que lo hizo exitoso: entregas en 24 horas.

Después vino el tiempo de perifoneo por diferentes barrios, anunciando la llegada de "una nueva multinacional" que hacía en un solo día lo que a otros les demoraba semanas. Hernández fue el primer vendedor de servicios que tuvo la nueva empresa y con maleta en mano visitó uno a uno a sus clientes. En principio cubrió el sector de autopartes, que conocía bien. Cada vez crecía más.

Mientras tanto, terminó su secundaria en un colegio nocturno e instaló su cuartel de operaciones en la casa de su padre en el barrio "Galán", un sector popular de Bogotá.

Con la idea de captar clientes más grandes, inició su rutina de asistir a cuanto coctel se celebrara en la ciudad. Fue así como conoció a Ricardo Londoño, un periodista de la prestigiosa cadena radial RCN. Después de varias conversaciones en donde Hernández le expuso sus puntos de vista y su sueño de llegar a ser el más grande empresario de la mensajería en Colombia, Londoño aceptó ayudarlo. Acordaron que el periodista le haría una cuña radial, a cambio de un pago en servicios de la nueva empresa.

Más adelante, en RCN precisamente, el publicista Henry Cano elaboró el slogan con el que Servientrega se convirtió en la más conocida empresa de mensajería en Colombia: "Servientrega es entrega segura". Hicieron un jingle tan sonoro, que aún muchos colombianos lo recuerdan y lo cantan.

Una expansión que no termina

En los años noventa Servientrega despega definitivamente. Luz Mary Hernández, la hermana de Jesús, se había unido a la causa desde el principio. Pacientemente fue secretaria, mensajera, asistente de contabilidad y "todera". Mientras tanto, se formó como administradora de empresas y con el tiempo se convirtió en el poder detrás del trono.

Luz Mary implementó en la empresa todo cuanto iba aprendiendo. Enfrentó una hecatombe cuando quebró uno de los bancos en donde tenían depositado su dinero. Perdieron prácticamente todo su capital. Fue entonces cuando creó un modelo de gestión flexible, basado en franquicias y así pudo sortear los peores momentos de la empresa. También se puso a tono con las nuevas tecnologías y hacia mediados de la década de los noventa llevó a Servientrega a ser la número uno de Colombia en su género. Pero no se detuvo allí. Se propuso entonces ser la número uno de Latinoamérica y paso a paso lo ha ido logrando.

Actualmente Servientrega maneja una imagen asociada a los valores ecológicos. Siendo coherentes con el verde, su color emblemático, adoptaron como propósito dejar "huella verde" en el mundo. Por eso todas sus actividades tienen un componente de protección al medio ambiente.

Hoy en día es una gran compañía de logística que genera más de 12 mil empleos y recibe a casi 3 millones de clientes en sus instalaciones cada mes. Tienen 2 mil vehículos y 3 mil "centros de soluciones", como llaman a sus sucursales. Cumplen 32 años de actividades en 2014 y siguen pensando que el cielo es el límite.

imageEdith Sánchez

Escritora y periodista colombiana, ganadora del Premio Nacional de Crónica de la Corporación "Entrégate a Colombia" Servientrega en 2012, el Premio de Periodismo Semana-Petrobras en 2011 y la Mención de Honor en el Premio de Crónica Ciudad de Bogotá, de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño en 2010. Adicionalmente ha sido ganadora en siete convocatorias del Ministerio de Cultura, la Secretaría de Cultura de Bogotá e Idartes. Docente de periodismo por más de cinco años. Tiene varios libros publicados. Actualmente es blogger de El Espectador.

La entrada Breve historia de las marcas: Servientrega aparece primero en Bien Pensado.


Sobre esta noticia

Autor:
Bien Pensado (349 noticias)
Fuente:
bienpensado.com
Visitas:
2023
Tipo:
Reportaje
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.