Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Desde El Caribe Manifiesto escriba una noticia?

El caballo se comió los girasoles

23/05/2011 13:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La capital de la repú blica, Bogotá , se ha convertido en una fuente inagotable de noticias y hechos polí ticos que trascienden sus fronteras. Los escá ndalos de corrupció n que han sacudido a la capital no paran. Desde que estalló el caso del Grupo Nule, los medios de comunicació n han venido dando cuenta de la manera có mo se ha venido manejando el poder en Bogotá durante los ú ltimos ochos añ os.

La corrupció n destapada en la capital se ha convertido en un punto de referencia que incide sobre los pró ximos comicios electorales. La campañ a por la alcaldí a de Bogotá ha destapado el grado de cinismo con la que los grupos minoritarios, no só lo de la capital sino de todo el paí s, manejan un doble discurso sobre la moral y la corrupció n.

La capital de la repú blica está pagando con creces el haberse dejado seducir por una colectividad que dizque luchaba por combatir el flagelo de la corrupció n. Só lo ocho añ os consecutivos de gobierno del Polo en Bogotá desnudaron que tras de esas falsas banderas, lo que realmente   se esconde es el deseo perverso de sus dirigentes por enriquecerse a costa del erario.

Pues bien, por cuenta de los escá ndalos en la capital de la repú blica, el Polo democrá tico dejó de seducir a su electorado. Ahora, apelando al rallado discurso sobre la moral, el otro partido capitalino, es decir, los Verdes han querido pescar en rí o revuelto.

El partido Verde está pretendiendo hacer hoguera con los troncos caí dos del Polo. Hoy, los Verdes creen poder alcanzar el trofeo mayor para cualquier partido minoritario como lo es la alcaldí a de Bogotá . Hoy, creen poder lograr el triunfo en Bogotá . Al igual que lo hecho en las pasadas elecciones presidenciales, ya sus miembros creen haber ganado la alcaldí a. Hasta el punto, casi risible, de menospreciar los apoyos a su candidato por parte de otras colectividades.

Con girasoles y un discurso bobalicó n, el Partido Verde pensó que eran suficientes para ganar la presidencia de la repú blica.   Hoy, por la alcaldí a de Bogotá , piensan que el só lo descalabro del Polo es suficiente para lograr la victoria. Aú n má s, que los berrinches de Mockus son suficientes para lograr que un electorado serio confí e de nuevo en un partido aú n en minorí a de edad.

Más sobre

La campañ a por la alcaldí a de Bogotá está desnudando de lo que está hecho el partido Verde. El candidato de esa colectividad está cayendo paulatinamente en un laberinto que le han impuesto las directivas de ese partido. El deseo del otrora candidato de la ola verde, Antanas Mockus, por agredir la imagen del ex presidente Uribe para evitar el apoyo de é ste a Peñ aloza terminan produciendo efectos nocivos para el candidato de la colectividad. Mockus   ha sacado a relucir su estilo vengativo. Nunca le perdonará a Uribe el haberlo derrotado en las urnas al descalificarlo como candidato a la presidencia de Colombia.

A los Verdes le han surgido nuevos rivales de peso en la lucha por la alcaldí a de Bogotá . El apoyo del ex presidente Uribe es el ú nico salvavidas que tiene Peñ aloza para no ahogarse en sus intenciones por repetir alcaldí a. El ingreso de Gina Parodi a la carrera por la alcaldí a empieza a corroer la candidatura de Peñ aloza. La ex parlamentaria viene apelando al mismo discurso que le gusta escuchar a ciertos sectores de la capital, por lo que rá pidamente ha empezado a calar en un sector del Polo y del Partido Verde. Por lo tanto, las pataletas de Mockus le hacen dañ o a Peñ aloza.

Hoy ver como el profesor Mockus recurre a sus rabietas del pasado, como cuando para callar a unos estudiantes se bajó los pantalones, para controvertir la decisió n mayoritaria de la capital de la repú blica produce grima ajena. Los bogotanos empiezan a entender que la figura cantinflesca del ex candidato presidencial no es una buena opció n para Peñ aloza, de ahí que el cuestionamiento al respaldo de Uribe ha provocado el giro de un numeroso sector de la sociedad hacia otras alternativas má s serias.

Pareciera ser que a Mockus su aire de intelectual incomprendido só lo le sirve para cautivar a menores de edad a los cuales seduce con un discurso incoherente.

Pareciera ser que a quien Uribe señ aló como caballo discapacitado estuviera recurriendo a la intolerancia para acabar con las aspiraciones de un personaje que aportó mucho a la capital de la repú blica durante su mandato como alcalde y que sacarí a a la capital del atolladero en donde la dejó enterrada el Polo.

Así que, poco queda de los girasoles que enarbolaban en el pasado como sí mbolo de la tolerancia y el respeto por el disenso. El ex candidato presidencial ha mostrado de nuevo su faceta de intolerante por la contradicció n. Hoy está n vivos los recuerdos cuando en los foros durante las campañ as presidenciales arrojaba agua a sus contrincantes ante su incapacidad de controvertir coherentemente.


Sobre esta noticia

Autor:
Desde El Caribe Manifiesto (17 noticias)
Fuente:
desdeelcaribemanifiesto.info
Visitas:
459
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.