Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patiobonitoaldia escriba una noticia?

Once Caldas sepultó esperanza juniorista en el estadio Palogrande de Manizales

29/05/2012 00:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEsta vez no hubo llantos de alegría, sino de tristeza. El estadio Palogrande de Manizales, el mismo en donde Junior consiguió el año pasado la séptima estrella, fue testigo de la eliminación del equipo barranquillero de los cuadrangulares semifinales de la Liga Postobón I. El conjunto rojiblanco empató ayer 2-2 con el Once Caldas y le dijo adiós a la defensa del título.

Giovanni Hernández pasó de héroe a villano. El volante creativo marcó el primer gol de los tiburones y encendió la ilusión de la clasificación. Pero luego, cuando el juego estaba 2-1 a favor de los rojiblancos, erró un penalti, que hubiese cambiado la historia del equipo dirigido por Cheché Hernández. El segundo tanto de Junior lo anotó Juan Gilberto Pichú Núñez, mientras que por el Once Caldas convirtieron Dayro Moreno y Diego Amaya.

La propuesta futbolística de Junior en la cancha del estadio Palogrande fue clara. Salió a presionar y a buscar el partido desde el primer minuto. El cuadro tiburón basó su juego por el costado derecho, donde Luis Carlos Ruiz le dio bastante movilidad y profundidad al cuadro de Cheché. Enfrente estaba un lánguido Once Caldas, eliminado y con un fútbol muy pobre.

El primer aviso del onceno currambero fue a los 3 minutos, gracias a un cobro de tiro libre de Giovanni Hernández que se estrelló en el horizontal. A los 7 minutos Ruiz, quien fue un permanente dolor de cabeza para la zaga del Once Caldas, ganó la línea de fondo y metió un centro que no alcanzó a ser capitalizado por Juan Gilberto Pichú Núñez.

Con pelotazos largos, el equipo de casa comenzó a salir de su letargo. El lateral derecho Jamell Ramos se encargó de generar la primera aproximación para los caldenses. Ramos salió por su costado y lanzó un pelotazo que fue cortado por el cancerbero Sebastián Viera.

Las ganas seguían sobresaliendo en cada uno de los jugadores rojiblancos, que mantenían la seguridad en la cancha. A los 17 minutos, Héctor Quiñónez salió rápidamente por izquierda, entró al área y cuando estaba dispuesto a definir se interpuso la pierna de un defensor del Once.

El buen funcionamiento de Junior presagiaba que el gol estaba cerca y eso se hizo efectivo a los 36 minutos cuando Giovanni Hernández ejecutó magistralmente un tiro libre sobre la media luna que batió al cancerbero Juan Carlos Henao.

Con ese gol, Junior se llenó más de confianza, incluso pudo haber anotado el segundo tanto, pero Núñez, a los 44, dilapidó una opción clara de gol en las barbas de Henao.

Junior no pudo irse al descanso con los tres puntos en el bolsillo, pues Dayro Moreno, en tiempo de reposición, se encargó de igualar las acciones. El atacante remató en todo el borde del área y venció a Viera.

Para la etapa complementaria, Caldas salió con ganas de cambiarle la cara al partido, pero cuando mejor jugaba, Pichú, a los 6 minutos, volvió a poner arriba a los tiburones. El atacante sacó un disparo desde la media luna y vulneró por segunda ocasión el arco de Henao.

Luego del tanto de la ventaja rojiblanca, Cheché empezó a mover fichas. Sacó a Jossymar y metió a Francisco Rodríguez.

A los 14 minutos le cometieron penal a Luis Carlos Ruiz, quien iba en posición anotadora. Parecía que la clasificación estaba asegurada, pues al cobro fue un especialista: Giovanni Hernández. Pero la historia fue otra, Henao se estiró al costado derecho y ahogó el grito de gol de Junior y, por ende, la clasificación de los tiburones.

Después del penal fallado, el técnico rojiblanco continuó con las variantes. Esta vez sacó a Vladimir y mandó al campo a Víctor Cortés.

El penal errado fue un envión anímico para el equipo local y tristeza para los rojiblancos. Y eso se reflejó más a los 25 minutos cuando con un certero golpe de cabeza el defensa central del Once Caldas, Diego Amaya, significó el tanto de la igualdad ante una mala salida de Sebastián Viera.

Ahí se acabó todo, a Junior le entró la desesperación y cambió su forma de jugar. El penal malogrado de Giovanni y los cambios de Cheché le pesaron al equipo.

Esta vez los jugadores rojiblancos no salieron cargados en hombros, sino cabizbajos y ante las rechiflas de la hinchada del Once Caldas. Ayer la gloria no apareció y Junior quedó eliminado.

VER AQUÍ VIDEO El Heraldo

-Este es un espacio de opinión destinado a visitantes, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan este espacio destinado para este fin por Patiobonitoaldia.org - Tú opinión es importante para nuestro análisis. Déjala sin ofensas.


Sobre esta noticia

Autor:
Patiobonitoaldia (1190 noticias)
Fuente:
patiobonitoaldia.org
Visitas:
350
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.