Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

El cambio climático y el Papa ecologista

20/06/2015 05:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image El papa Francisco ha sacado una encíclica valiente y perturbadora para las multinacionales petroleras, obsesionadas en frenar todo progreso de las energías limpias, empeñadas en extraer más y más hidrocarburos empleando las técnicas más agresivas para el medio ambiente. Una encíclica molesta para todos los que se han empeñado en paralizar las nuevas energías, incluido el Partido Popular y a su frente el ministro Soria. En EEUU miembros del Partido Republicano han arremetido contra la postura vaticana, obsesionados como están en favorecer los intereses privados. Estima el pontífice que el clima es un bien común, de todos y para todos. Piensa que hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático.

Es verdad, añade Bergoglio, que hay otros factores (como el vulcanismo, las variaciones de la órbita y del eje de la Tierra o el ciclo solar), pero numerosos estudios señalan que la mayor parte del calentamiento global de las últimas décadas se debe a la gran concentración de gases de efecto invernadero ?anhídrido carbónico, metano, óxidos de nitrógeno y otros? emitidos sobre todo a causa de la actividad humana. Al concentrarse en la atmósfera, impiden que el calor de los rayos solares reflejados por la tierra se disperse en el espacio. De este modo se perturba la secuencia de las lluvias, avanza la desertización en España y por supuesto en estas islas, aumenta la temperatura y varían de modo considerable las estaciones.

Se lee en la encíclica que muchos de aquellos que tienen más recursos y poder económico o político parecen concentrarse en enmascarar los problemas o en ocultar los síntomas, en actitud paralela a las denuncias que las importantes industrias tabaqueras intentaron desviar precisamente comprando informes favorables de más de uno. Por eso, dice el Papa, se ha vuelto urgente e imperioso el desarrollo de políticas para que en los próximos años la emisión de anhídrido carbónico y de otros gases altamente contaminantes sea reducida drásticamente, por ejemplo, reemplazando la utilización de combustibles fósiles y desarrollando fuentes de energía renovable.

Cada año Desaparecen miles de especies vegetales y animales ya no podremos conocer, que nuestros hijos ya no podrán ver, perdidas para siempre. La inmensa mayoría se extinguen por razones que tienen que ver con alguna acción humana. Que el planeta se desertiza y que el cambio climático es cada día más visible es algo que solo discutían el señor Aznar, el señor Bush y ahora el nuevo candidato republicano a la presidencia de los EEUU, otro vástago de los Bush convertido al catolicismo y orgulloso de desobedecer a Francisco puesto que el citado cambio climático debe ser un invento de los comunistas.

Jeb Bush, exgobernador de Florida y posible candidato a la presidencia, ha arremetido contra el Papa. "No me dejaré dictar la política económica por mis obispos, mis cardenales o mi Papa", en referencia a las implicaciones económicas que pueden tener medidas contra el cambio climático como la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Las críticas a la postura del Papa en temas ambientales como la lucha contra el cambio climático reafirman la actitud republicana. En concreto, Jeb Bush ha declarado que la Tierra está registrando un cambio del clima pero que no existen evidencias de que los seres humanos sean los culpables. Además afirmó que la religión debería ocuparse de "hacer mejores a las personas y menos de cuestiones que tienen que ver con aspectos políticos".

La postura negacionista ha recibido durante los últimos años importantes apoyos de multinacionales y empresas relacionadas con los hidrocarburos. La mayoría republicana en el Senado y la Cámara de Representantes pone en dificultades las actuaciones del actual gobierno de EEUU y pueden condicionar la postura de la Casa Blanca en las negociaciones del tratado que debería ser aprobado en la Cumbre de París bajos los auspicios de la ONU.

Bergoglio se atreve a criticar a las instituciones financieras que oprimen a la mayoría. Señala que la política no debe someterse a la economía y esta no debe someterse a los dictámenes y al paradigma de la tecnocracia. La salvación de los bancos por encima de todo, haciendo pagar el precio a la población, sin la firme decisión de revisar y reformar el sistema neocapitalista, reafirma un dominio absoluto de las finanzas que no tiene futuro y que sólo podrá generar nuevas crisis después de una larga, costosa y aparente curación. La crisis financiera de 2007-2008 era la ocasión para el desarrollo de una nueva economía más atenta a los principios éticos y para una nueva regulación de la actividad financiera especulativa y de la riqueza ficticia. Pero no hubo una reacción que llevara a repensar los criterios obsoletos que siguen rigiendo al mundo. Señala la encíclica que hay que cuidar el planeta con pequeñas acciones cotidiana: evitar el uso de material plástico y de papel, reducir el consumo de agua, separar los residuos, cocinar solo lo que razonablemente se va a consumir, tratar con cuidado a los demás seres vivos, utilizar transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas, plantar árboles, apagar las luces innecesarias. Todo esto es parte de una generosa y digna creatividad, que muestra lo mejor del ser humano. Hay que reciclar, pues el hecho de reutilizar algo en lugar de desecharlo rápidamente es un acto de amor al planeta.

Estima el pontífice que llama la atención la debilidad de la reacción internacional. El sometimiento de la política ante la tecnología y las finanzas se muestra en el fracaso de las sucesivas Cumbres mundiales, porque hay demasiados intereses particulares y el interés económico prevalece sobre el bien común y manipula la información. Dice el Papa: "Hoy creyentes y no creyentes estamos de acuerdo en que la tierra es esencialmente una herencia común, cuyos frutos deben beneficiar a todos. La propiedad privada debe estar subordinada al destino universal de los bienes."

Nunca la humanidad tuvo tanto poder sobre sí misma y nada garantiza que vaya a utilizarlo bien. El paradigma tecnocrático se convierte en depredador de los recursos y tiende a ejercer su dominio sobre la economía y la política. La economía asume todo desarrollo tecnológico en función del beneficio, sin prestar atención a eventuales consecuencias negativas para el ser humano. Las finanzas ahogan a la economía real. No se aprendieron las lecciones de la crisis financiera mundial y con mucha lentitud se aprenden las lecciones del deterioro ambiental. ¿Y la cumbre de París, en diciembre, servirá para algo, o los grandes contaminadores ?EEUU, China, Japón, Rusia, India, también Europa? se seguirán saliendo con la suya.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (923 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
1052
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.