Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Chilenos apresuran el paso contra Podemos, Piñera

01/01/2018 11:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pero, la injerencia del partido Podemos y las asesorías de Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias Alfredo Serrano Mancilla han hecho parpadear a los movimientos progresistas en la región,

El Reloj del Tiempo.

 

Los chilenos, echaron de un lado, los fantasmales programas de sustentación política del Grupo Podemos, (España), cuyos integrantes más allá de Cataluña, desean dominar el Continente Latinoamericano tomando en cuenta, su ascendencia con la juventud. La coalición de izquierda fue reventada en la segunda vuelta y Sebastián Piñera, nuevamente fue enviado al Palacio de La Moneda para regir de nuevo al pueblo. Desde joven, Piñera es un niño símbolo del establishment conservador del país. ¿Cómo fue posible esto? Y ¿qué revela esta paradoja acerca del estado de la política en Chile y en la región?

La coalición de izquierda fracasó, al tratar de dominar el voto antisistema y, los expertos se apresuraron a describir un marcado giro en la estructura política de este país sureño, muchos por jugar a la ruleta rusa, perdieron sus escaños en el Congreso. La narrativa estándar, típica de gran parte de la prensa internacional, es más o menos esta: puesto que América Latina tiene la distribución de ingresos más desigual del mundo, tiende a elegir reformadores de izquierda. Cuando estos mantienen su palabra y establecen generosas prestaciones sociales, los electores quedan encantados y se afanan por acudir a las urnas para mantener en el poder a la misma persona o partido.

Pero, la injerencia del partido Podemos y las asesorías de Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias Alfredo Serrano Mancilla han hecho parpadear a los movimientos progresistas en la región, han sido un fracaso, vienen siendo tutelados por José Luis Zapatero, José María Aznar y Leoner Fernández, detrás, se encuentran los Clinton- República Dominicana, Haití- y en México, Los Bush.

Si el mundo funcionara de este modo tan simple, Michelle Bachelet, la presidenta socialista de Chile –quien subió los impuestos a los ricos, aumentó las transferencias a los pobres, estableció la gratuidad de la educación universitaria y envió al Congreso un proyecto de ley destinado a incrementar las pensiones– hubiera podido seleccionar a dedo a su sucesor. Pero no fue así.

Hoy día, solo dos de cada cinco chilenos aprueban la forma en que ella realizó esas reformas. Su coalición de izquierda se fragmentó, los partidos tradicionales de ideas socialistas y socialdemócratas perdieron escaños en el Congreso, y su peor pesadilla se hizo realidad: una vez más deberá entregar la banda presidencial a su némesis, el conservador Piñera, como sucedió en el 2010.

Chile no es único a este respecto. Los electores de Argentina y de Perú, ante alternativas populistas de derecha o de izquierda, recientemente optaron por empresarios exitosos (Mauricio Macri y Pedro Pablo Kuczynski, respectivamente). En Brasil, Dilma Rousseff fue destituida en lugar de ser derrotada en las urnas, pero el colapso en la popularidad de su Partido de los Trabajadores (PT) y el gobierno proempresa que ha seguido, caben claramente dentro de lo que parece ser una tendencia regional.

¿Cuál es la razón de este alejamiento de la izquierda populista o semipopulista en América Latina? La explicación común y corriente es la corrupción. Ciertamente en Argentina y Brasil no se entienden ciertos cambios políticos recientes sin conocer las inescrupulosas acciones de operativos peronistas o del PT. El mejor regalo que pudo recibir el gobierno de Macri fue un video de un ex ministro peronista tratando de ocultar millones de dólares y euros en un convento local.

Pero esta simple explicación no cabe en Chile

. Es verdad que el hijo y la nuera de Bachelet estuvieron involucrados en transacciones turbias de bienes raíces. Pero Piñera no es ningún santo. En el 2007, por ejemplo, el regulador de valores le impuso una multa por operar con información privilegiada –y este no ha sido su único encuentro con la justicia–. En muchos países, ello hubiera significado el fin de una carrera política.

El gran problema, es la injerencia de países desarrollados en América Latina y expresidentes que desean captar nuevas riquezas, la gente de Podemos, recomendó un dólar dual para transacciones comerciales, pero, los amigos de presidentes progresistas, se han llenado los bolsillos al transformar sus pequeñas empresas de maletín en Corporaciones para importar alimentos de baja calidad, muchas veces contaminados.

Los intelectuales de izquierda interpretaron muchas protestas como un rechazo total a lo que les gusta llamar “el modelo”:, una economía basada en el mercado y abierta al mundo, en la que el sector privado desempeña un importante papel en la prestación de servicios públicos como la salud, la educación y las pensiones. .Pero, lamentablemente, los líderes y dirigentes políticos no se encuentran ideogilizados y funcionan por impulsos y ejecutaron inversiones propias de alto costo en la vieja Europa.

Ya, no estamos para populismos, el asunto es de estructura política y partidos, los cuales deben unificarse y no marcar diferencias personales.

Algunas de estas medidas fueron populares, pero gran parte resultó políticamente contraproducente. A las familias de clase media que habían luchado por enviar a sus hijos a escuelas privadas (alrededor del 60 % del estudiantado asiste a este tipo de instituciones), no les agradó lo que consideraron una intromisión indebida por parte del gobierno. Los pacientes que enfrentaban largas listas de espera para recibir tratamiento, lamentaron que no se construyeran ciertos nuevos hospitales.

Ciertamente, la conducta colusoria, la manipulación de precios y los abusos por parte de algunas empresas privadas, molestaron a la ciudadanía. Pero las protestas se realizaron para arreglar el sistema, no para destruirlo y reemplazarlo por otra cosa. Los votantes no querían revolución, sino evolución y ajuste.

Es lo que deseamos en Venezuela, la izquierda unificada bajo la imagen del Comandante Hugo Chávez Frías, que fue separada del poder y desmembrada del poder por consejos de Serrano Mancilla y Los Castro a Nicolás Maduro Moros. América Latina pasa por un amargo trance. Hay que acelerar la economía en base a asociaciones productivas e incentivación del desarrollo industrial. Dar buenos empleos y no seguir engañando a la juventud con programas falsos y volátiles Piñera basó su campaña en la promesa de un crecimiento económico más rápido. Muchos proyectos estaban a la espera de las elecciones para concretarse, de modo que la inversión aumentará algo en el 2018. Pero el aumento de la productividad en Chile, al igual que la diversificación de sus exportaciones, han sido insignificantes en los últimos veinte años. No está nada claro qué piensa hacer Piñera al respecto.

Pero, Chile tiene un descanso, no tendrá a los fabuladores de Podemos a su lado.


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (372 noticias)
Visitas:
3485
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.