Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Oximed Bogota escriba una noticia?

Concentradores de oxigeno

16
- +
05/03/2021 23:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La respiración regula gran parte de otros procesos orgánicos vitales para la salud integral

Concentradores de oxigeno

La respiración regula gran parte de otros procesos orgánicos vitales para la salud integral. 

Cuando respiramos adecuadamente, relajamos nuestros músculos y oxigenamos el cerebro, lo cual reduce el estrés nervioso y alivia el dolor localizado. También fomenta el proceso metabólico en las células, la recuperación de los tejidos internos y mejora la circulación sanguínea.

La oxigenoterapia es un tratamiento médico para pacientes con deficiencias respiratorias o lesiones pulmonares que necesitan fortalecer su sistema respiratorio. Asimismo, promueve la oxigenación del sistema circulatorio y cerebral en personas con cansancio crónico, anemia, disnea y trastornos del sueño.

Funciona como una rehabilitación gradual en la que el paciente recibe altas concentraciones de oxígeno puro con una mascarilla o cánula nasal. De esa forma, el oxígeno llena sus pulmones y estos, a su vez, se “entrenan” para poco a poco trabajar por su cuenta.

La oxigenoterapia se apoya del concentrador de oxígeno, un equipo diseñado para ayudar a pacientes con problemas para respirar o que necesitan oxigenar su cuerpo.

¿Qué es un concentrador de oxígeno?

Este dispositivo ayuda a pacientes que requieren concentraciones altas de oxígeno en sangre, cerebro o pulmones tras sufrir ciertas insuficiencias respiratorias. 

El concentrador de oxígeno aspira el aire del ambiente, lo filtra y lo comprime para hacerlo más puro. El oxígeno se distribuye en dosis controladas graduadas en volumen LPM (litro por minuto) según la necesidad del paciente. 

El silicato en su interior absorbe el nitrógeno y otros gases tóxicos del aire, mientras que el oxígeno puro se bombea a través de una cánula nasal o mascarilla directo al paciente. De este modo, el suministro de aire nunca se agota, a diferencia de los tanques de oxígeno, los cuales tienen una cantidad finita de oxígeno comprimido.

El concentrador suministra oxígeno cuando el paciente inhala y deja de hacerlo cuando el paciente está exhalando. Este tipo de distribución se conoce como flujo pulsado. Se basa en la frecuencia respiratoria y la cantidad de oxígeno que ingresa al organismo. Esto asegura que el paciente reciba lo necesario sin riesgo de fugas.

La oxigenoterapia se apoya del concentrador de oxígeno, un equipo diseñado para ayudar a pacientes con problemas para respirar o que necesitan oxigenar su cuerpo

Depende de las especificaciones médicas, encontrará concentradores con capacidad para almacenar hasta diez litros de oxígeno. Recuerde que la cantidad que se suministra debe ser las permitidas en consulta.

Concentrador de oxígeno vs. Tanque de oxígeno

Los profesionales en el área de la salud contemporáneos recomiendan los concentradores de oxígeno en vez de los tanques de siempre por la sensación de bienestar que provee a muchos pacientes.

Los tanques convencionales aportan oxígeno en una concentración del 99, 5%. Sin embargo, el flujo continuo hace que una buena parte de su contenido se pierda fácilmente sin que el paciente lo use. 

Durante la exhalación, gran parte del oxígeno escapa por la nariz. Es posible perder hasta 3/4 partes del contenido del tanque, lo que obliga al paciente a invertir constantemente en recargas o tanques nuevos que duran poco tiempo.

La pureza del oxígeno obtenido por concentradores de oxígeno oscila entre el 82 y el 99, 5%. La diferencia es la distribución del aire. Estos dispositivos no permiten que el aire se escape porque el flujo se adapta a la respiración del paciente. Además, el concentrador utiliza el mismo aire del ambiente (lo purifica en su interior), por lo que no es necesario recargarlo. Nunca se quedará sin oxígeno mientras tenga batería para funcionar.

Los tanques de oxígeno pueden representar un riesgo si el oxígeno llegara a filtrarse. El exceso de oxígeno en el ambiente aumenta los riesgos de incendio. En cambio, un condensador solo toma la cantidad de oxígeno que se necesite al aspirar, separa los gases y los expulsa de nuevo al ambiente sin alterar el entorno del paciente.

Un tanque tradicional pesa entre 3 a 6 kilogramos cuando está lleno de oxígeno líquido. Suelen ser pesados y poco prácticos. No pueden transportarse sin una carretilla ni asistencia de un enfermero. Por otro lado, los equipos concentradores modernos son portátiles, ligeros; permiten que el paciente pueda manejarlos donde sea. Rara vez los más grandes alcanzan un peso igual o mayor a los 5 kilogramos y, aún así, pueden moverse como maletines con rueditas. Los modelos modernos se pueden guardar en mochilas o sostenerse mediante correas para llevarlos como si fueran bolsos. El tamaño y el peso dependen de su capacidad y el modelo.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Oximed Bogota (1 noticias)
Visitas:
200
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.