Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dartanyan escriba una noticia?

La Constitución de 1978 ¿Me entiendes?

18
- +
04/10/2019 03:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ayer, hoy y mañana, OBSERVAR, PENSAR, RAZONAR... es lo que llevo diciendo desde mi primer artículo en estas páginas de Globedia. Porque luego, si te quejas, es porque has OBSERVADO, PENSADO y RAZONADO. ¿Me entiendes?

Recuerdo perfectamente la votación del referéndum por la Constitución de 1978 aquel 6 de diciembre como si fuera hoy. Acababa de complir los 18 y era mi primera vez. Todavía no me había situado en la sociedad e intentaba adivinar su realidad. Intentaba adivinar su realidad real, la realidad más profunda con la única intención de poder aportar mi yo al de todos.  Con esas intenciones, cuando se convocó el histórico referéndum, tomé el texto de lo que iba a votar e intenté entenderlo y asimilarlo. Pensé que eso lo hacía todo el mundo antes de decidir algo. Entenderlo y asimilarlo para intentar, a la vez, saber donde me metía en mi primera vez de voto común y... ¿democrático? Eso creo recordar decían.

La verdad, es que ya en el primer articulo de la Constitución, como catalán formado en la época franquista, flipé. No, todavía no fumaba en exceso. Hubo un tiempo que fumé bastante y siguiendo el proceso de evolución de OBSERVAR, PENSAR Y RAZONAR lo dejé definitivamente con los años. En aquel entonces, me pareció contradictorio que de entrada mencionaran,  LIBERTAD, JUSTICIA, IGUALDAD y PLURALISMO, en su artículo 1, y en el mismo articulo en su parte 3, me obligara a aceptar la forma política de una MONARQUÍA. Flipé. Vi el truco. Entendí la jugada.  No me hizo falta leer más. Me decepcioné de un nuevo engaño social que añadir al de que los reyes magos traen regalos: al que el ratoncito Pérez también a cambio de un diente, que siempre ganan los buenos como en las películas o que el mundo va bien porque lo deciden los que mandan que, para más cachondeo, en democracia dicen los votamos nosotros mediante un sistema electoral montado por ellos. De risa. Hay truco seguro. Y encima somos tan, tan tan, que nos quejamos de lo superficial cuando el error está en el fondo; en la forma; en la raíz que votamos nosotros mismos cada vez que ellos deciden sobre lo que deciden porque la Constitución Española del 78 los ampara ya que la votamos nosotros. ¿Me entiendes? 

Aquel día miércoles, 6 de diciembre de 1978 mayoritáriamente lluvioso en España, salí de casa con mi NO en la cabeza. Un NO que cuando llegué al momento de votar añadí al NO con un bolígrafo BIC cristal azul, que “VOTO NO AUNQUE ESTÁ CLARO QUE VA A SALIR QUE SÍ”.  Voto nulo una vez introducido en la urna, por supuesto, que no alteró la realidad de ese 88.54% que votaron SI y que validaron las cadenas que nos ataban al regimén anterior de por vida, maquillado por los “padres de la Costitución (Gabriel Cisneros (UCD), Manuel Fraga Iribarne (AP), Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón (UCD), Gregorio Peces-Barba (Socialistas del Congreso), José Pedro Pérez Llorca (UCD), Miquel Roca i Junyent (Minoria Catalana), i Jordi Solé Tura (PCE))” y todos sus representantes de la época de cara a Europa y el mundo que, por cierto, ni se inmutó de que España siguiera siendo fascista después de la derrota nazi de Alemania e Italia en 1945, ni le preocupó utilitzar durante años el país español fascista para pasar las vacaciones o negociar bases militares. Osea, ¿me entiendes?

Hoy seguimos como entonces, con más tecnologia, más conocimientos pero el mismo fondo aborregado de entonces, y seguimos votando a los mismos de entonces por mucho que hayan cambiado siglas, personas o decorados. Seguimos en la misma farsa de unos a vivir y otros a votar y a callar. Los dos grupos de siempre como siempre desde siempre. Pertenecer a uno u otro grupo solo depende de una cosa; entrar o no entrar en política y saber lamer lo suficiente y de forma inteligente las sillas adecuadas en los momentos precisos. Para todo eso hay que servir, claro. Ser de una pasta poco dada a remordimientos. Conseguir el beneplácito de los responsables del momento, aceptar las normas establecidas por su sistema y seguir el “cuento” con su facilidad de palabra y las habilidades “sensitivas” correspondientes para que el rebaño crea tus promesas y te vote a tí y no al otro porque entonces será el otro el que te quite a tí y así va y así funciona desde los siglos de los siglos. Amén.  Lo de ir al cielo o al infierno por tus acciones y seguir lo que marcan los 10 mandamientos de la ley de Dios es otro tema y de cara a otra galería. ¿Me entiendes?

Somos tan, tan tan, que nos quejamos de lo superficial cuando el error está en el fondo

Ahora, seguramente tu dirás; "y todo eso en favor y benefico del pueblo ¿no?, sinó, ¿por qué?" ... Fàcil. Mira y lee cualquier edicto de cualquier ayuntamiento donde conste beneficios económicos de sus responsables políticos y correspondientes partidos. En una ciudad con 10 mil habitantes, por ejemplo, el alcalde puede llegar a cobrar unos 3.800 euros al mes en 14 pagas, más 300 euros más por cada pleno, eso los prudentes y que lo cobra, llueva, nieve haga viento o sol radiante y alegre. Haya paro o peras. Imagina tu, a mayor escala política mayores beneficios económicos y mayor poder.  Dicho de otra forma, vivir mejor. Digo “mira y lee” para que no nos pase como con la Constitución del 78porque aunque todos sabemos mucho y todos hablamos de todo, pocos leemos ni sobre lo que sabemos ni sobre lo que hablamos y la mayoría de veces vamos y la “cagamos” una vez tras  otra debido a nuestra gran capacidad de sabiduria. No, no lo digo yo, mira a tu alrededor, OBSERVA, PIENSA Y RAZONA. ¿Me entiendes?

A partir de aquí, como cuenta el cuento que ocurrió en el paraíso con Adán y Eva, hoy nos comemos lo que los responsables se comieron ayer con el agravante que en el paraíso no nos pidieron voto para que Adán y Eva comieran de la manzana o no y hoy en día existe la “democracia” que nos da el privilegio de votar lo que nos piden y si no lees lo que votas mejor que mejor. Luego, quéjate lo que quieras que ya tienen en la mano el poder de lo que votaste y poco se puede hacer a partir de ahí, ¿me entiendes?

¿No me entiendes?, es que tampoco se muy bien explicarme pero bueno, tampoco digo nada importante y sólo me sirve para desahogarme. Tu sigue como vas que creo vas bien. Yo llego a viejo y por lo tanto, tanto monta monta tanto. ¿Me entiendes?


Sobre esta noticia

Autor:
Dartanyan (16 noticias)
Visitas:
199
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.