Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Macarena Latti escriba una noticia?

Cómo controlar las emociones en los niños

15/12/2018 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las emociones en los niños siempre están presentes, en los adultos también, pero nosotros ya contamos con las herramientas para controlarlas. Aprender a controlar, gestionar y utilizarlas es parte del desarrollo de la inteligencia emocional en niños para afrontar las dificultades y aventuras diarias eficientemente.

Hay madres y padres creen que la inteligencia emocional para niños puede resultar dañina para los pequeños, ya que corta sus alas y no permite que se expresen de forma espontánea. Sin embargo para otros es una forma de controlar el desarrollo emocional y aprender de las mismas, regulándolas y aprendiendo de sus consecuencias. Por esto es que la educación emocional infantil es fundamental, conoce un poco más sobre este tema y cómo puedes comenzar a trabajar en el desarrollo emocional del niño.

Cuáles son las emociones

Las emociones para niños suelen separarse en cinco hasta ocho diferentes, reconocerás cada una de ellas, porque también las sientes cotidianamente. Las emociones básicas son las siguientes.

  • Miedo. El miedo es una emoción que actúa para poner tu cuerpo en estado de alerta para prevenir posibles peligros. Sin embargo cuando es excesivo puede provocar grandes problemas. Tu organismo se paraliza antes de tomar una decisión acertada, pero esta parálisis sólo debe ser temporal, no debe impedirte actuar. El miedo se asocia a la preocupación, ansiedad, nerviosismo, inquietud y en casos extremos al pánico y la fobia.
  • Ira. Esta emoción eleva la adrenalina y acelera la frecuencia cardíaca. Es asociada a la furia, indignación, hostilidad y al odio patológico en casos graves.
  • Amor. Ternura, calma, satisfacción, relajación, simpatía, adoración y amabilidad, en condiciones patológicas puede conducir a la dependencia extrema. Es una de las emociones positivas que los niños siente fuertemente.
  • Alegría. La incomodidad y sensaciones negativas no existen cuando estás alegre. La sensación de calma y tranquilidad se apropian de tu ser. La alegría está asociada a la armonía, la diversión y el placer.
  • Sorpresa. Todo niño, y persona, adoran las sorpresas. Esta emoción provoca la elevación de las cejas, la clásica expresión de sorpresa.
  • Disgusto. Relacionado al enojo y el descontento. Los niños suelen expresar esta emoción frente a caprichos o antojos.
  • Tristeza. Esta emoción suele presentarse en casos de pérdidas, se caracteriza por la reducción de la energía e ilusión por actividades cotidianas que antes sí lo generaban.
  • Interés. Es la emoción que aumenta y facilita concentrar la atención a un estímulo del entorno.
Cuál es el problema

Las emociones para niños, al igual que las palabras, los modales y demás cuestiones deben ser parte de su educación. Muchas veces la educación emocional es dejada de lado, pero es esencial para que tu hijo tanto a corto como largo plazo pueda enfrentar dificultades y problemas de la vida. La educación emocional para niños brinda herramientas que pueden comenzar a incorporar desde sus primeros años que con el paso del tiempo se convierten en indispensables para la vida en sociedad.

Todo comienza con el aprendizaje de las emociones en niños, esto lo harán ellos mismos con la incorporación de las habilidades para reconocer sus emociones y las de los demás. Esto resultará en la capacidad de gestionar las emociones propias y ayudar a los demás a hacerlo.

Antes la educación emocional se basaba en la represión, principalmente las emociones negativas como la tristeza, el llanto y el enojo, pero el paso del tiempo dio lugar a un nuevo tipo de educación emocional: la manifestación sin tapujo de las emociones. Antes el niño no podía llorar, después se lo deja llorar libremente, sin límites ni conocimiento de sus sentimientos. Es bueno encontrar un equilibrio y dentro de éste permitir que el niño reconozca sus emociones y sentimientos para poder controlarlos conscientemente.

Cómo empezar en la educación emocional

A los dos años el miedo a lo desconocido es el principal, todo es nuevo y enseñarle a explorar este mundo de forma saludable, sin miedos pero con límites es esencial, luego, entre los 2 y los 3 años domina la frustración, el niño quiere comenzar a llevar a cabo nuevas actividades que no siempre salen bien a la primera. A los 5, junto con el desarrollo social del niño, aparece el miedo a la oscuridad o el orgullo por hacer las cosas por sí mismos, a los 7 la envidia y más adelante la culpa, la vergüenza, la ira...

Todo niño atraviesa por todas estas emociones, algunos de forma más intensa que otros. Las emociones básicas para niños deben ser un tema a tratar en cada hogar y toda la familia debe colaborar en este camino.

Más sobre

Las emociones son reacciones internas a lo que cada individuo vive, siempre están presentes y conocerlas brinda herramientas únicas y fuertes. En primer lugar debes enseñar con el ejemplo, un padre que no gestiona sus emociones no puede enseñarle a un niño a hacerlo.

En segundo lugar, nunca debes olvidar esta suma: Emoción + Pensamiento= Sentimiento. Para aplicarla puedes seguir algunos de estos consejos sobre las gestión de las emociones para niños.

  • Predicción afectiva. Esta habilidad le permitirá a tu hijo a hacer pronósticos sobre su estado emocional a futuro. Por ejemplo, cuando tu niño quiere hacer algo nuevo, como hablarle a otro niño o niña para jugar. Primero pregúntale cómo se siente antes de hacerlo, y luego una vez que lo hizo que cuente como se sintió. Esto le permitirá comprar la expectativa y la realidad, en la mayoría de los casos descubrirá que sentía más miedo y tensión antes, al pensar en esa acción, que al momento en que finalmente lo hizo.
  • Aplazar la gratificación. Esta herramienta le permitirá al niño a poder establecer objetivos a largo plazo al mismo tiempo de renunciar a otros de corto plazo con el fin de obtener mayores beneficios. Un ejercicio de matemáticas complejo (para la edad de cada niño) es buen ejemplo que puede usarse para ejercitar esta habilidad.
  • No compensar rabietas. Todo niño tiene sus rabietas, como padre a veces es más fácil darle lo que quiere para que evitar la incomodidad y malestar que generan estos caprichos. Evitar esta acción les enseñará que no conseguirán nada actuando de esa forma.
  • Habla sobre sus emociones. Expresar sus sensaciones a la hora de expresar los diferentes tipos de emociones es muy importante. Por ejemplo, cuando se enoja porque algo no le salió bien puedes preguntarle cómo se siente, si ya se ha sentido así y más preguntas que vayan al caso. A la hora de reflexionar sobre sus sentimientos el niño podrá darse cuenta que está se está excediendo y que podría sentirse mejor si vuelve a intentarlo. Debes darle a entender que el sentimiento de satisfacción será enorme y que al mismo tiempo el fracaso lo ayudará a hacerlo mejor la próxima vez, porque es importante aprender sobre los errores.
Actividades para trabajar las emociones

Cada escuela debería contar con un libro sobre las emociones de los niños, incluso hay grupos de padres que exigen que sea una materia más dentro de las escuelas primarias. También puedes encontrar algún taller de emociones para niños donde profesionales lo ayudarán a gestionar sus emociones, además es un espacio donde puede compartir con otros niños sus sensaciones.

Pero más allá de todos los espacios que brindan estas herramientas, las actividades para trabajar las emociones en primaria y talleres extracurriculares... las actividades de inteligencia emocional para niños en casa no deben faltar.

Juego de nombre

Una de las actividades para trabajar las emociones en niños es el juego del nombre. Esta actividad favorece el autoconocimiento y el reconocimiento de sus cualidades positivas. El niño o niña debe anotar su nombre en un papel, si no sabe escribir puede hacerlo un adulto. Luego, cada letra debe dar lugar a una cualidad o virtud, por ejemplo, si se llama Ana puede ser Amistosa, Amable, Aventurera. En otra hoja debe anotar el nombre de una o varias personas con una gran influencia en su vida, generalmente son su mamá, su papá, hermanos, abuelos, etc. Este nombre debe ser asociado a la forma en que esta persona influyó en el niño. Luego el pequeño, con ayuda de un adulto, deberá relacionar sus cualidades con la ayuda de sus personas influyentes. En ese momento resurgirán recuerdos, sensaciones y momentos bonitos.

Responder a una acusación

Hay varias actividades para trabajar emociones en niños con la premisa de "responder a una acusación". Una es la de seguir una historia como la siguiente: "Juan va feliz por el parque, se cruza con Martín quien tiene una mirada fuera de lo común, Juan se pregunta qué es lo que le pasa. Se saludan pero Martín lo acusa a los gritos diciendo que lo hizo quedar mal con sus amigos, que lo defraudó. Entonces Juan..." El niño o niña podrá dar dos tipos de respuestas: una en el camino de la conciliación y otra que llevará a un conflicto mayor. El siguiente paso será explicarles por qué la primera es la mejor opción. En grupos grandes de niños también puede hacerse el mismo ejercicio, un grupo de niños deberá crear el principio de la historia y el otro completarlo.

Rueda de la vida

Este juego ayudará al niño a comprender mejor sus emociones y al mismo tiempo dar con los que necesita trabajar más que otros, está recomendado para niños mayores de 5 años. Deberás darle una hoja de papel con un círculo en ella deberá escribir (también puede hacerlo un adulto), qué aspectos emocionales quiere trabajar: la felicidad, el enojo, la tristeza, la frustración... Luego relacionará cada uno con diferentes aspectos de su vida: el kinder, la escuela, los amigos, su familia, los juegos. Esta actividad es un punto de partida para comprender por qué momento de su vida está atravesando tu hijo, cómo puedes ayudarlo, brindarle herramientas y ayudarlo a que se exprese sobre sus emociones y sentimientos.

Juegos para superar dificultades

Superar la frustración es una habilidad muy difícil de alcanzar, los niños pueden sufrir mucho cuando algo no sale cómo lo esperan, superar la timidez también es algo complicado que puede tratarse con ejercicios de expresión corporal, como también es esencial la estimulación temprana tanto a nivel intelectual como físico y emocional.

  • Aumentar la autoestima. Quererse a uno mismo es lo más importante, te permite romper los límites y alcanzar todo lo que deseas con mucho trabajo. Este ejercicio es bueno para superar la frustración e incentivar a tu niño a crecer como persona.
  • Superar la timidez. El momento en que los niños comienzan a conocer niños y adultos por fuera de su familia no es fácil, alguna veces la timidez puede ganarle e impedirle ser como realmente es. Practica ejercicios para que pueda encontrar amigos y entablar sus primeras relaciones sociales.
  • Estimulación temprana. Todos los bebés y niños necesitan de ejercicios que los ayuden a desarrollar sus funciones psíquicas, cognitivas y físicas. Cada edad tiene sus juegos y consejos que podrás consultar con tu pediatra de confianza.

Sobre esta noticia

Autor:
Macarena Latti (3081 noticias)
Fuente:
innatia.com
Visitas:
415
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.