Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Corrupción a la palestra

30/04/2016 05:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La corrupción que infecta la actividad política y la esfera institucional, llegó hasta aquí de la mano del régimen del 78, y como rasgo característico de los partidos de la transición no podrá ser superada sin hacer caer electoralmente a los miembros de este séquito

Representa en torno al 18, 5% del PIB y a pesar que su soporte legal  ha  sufrido modificaciones  de calado por conciliación con  las políticas de transparencia  e igualmente por sujeción al  Derecho europeo, la contratación pública en España  sigue siendo el referente  por antonomasia de la corrupción,  eso al menos es la noticia que promulgan a diario  los medios de información a través de los repetidos escándalos, Gurtel, Púnica, ERES, por citar algunos.  

Circunstancia  que pone de manifiesto  que  una cosa es  la adecuación   al  formulismo jurídico  y otra diametralmente opuesta  las prácticas llevadas a término  en los procedimientos de contratación. Siendo por eso que  la  descoordinación entre ambos aspectos  es de tal  calibre que toda coincidencia por inusitada debe ser entendida   como una atípica excepción que en modo alguno el referente de  una  regla de comportamiento.

La repercusión  económica de los perjuicios ocasionados es de tal trascendencia que basta con decir  que la factura de la corrupción en la contratación pública supera con creces  los 48.000 millones de euros,   una cuantía que por descomunal viene a evidenciar que si en sustitución  a la actual deriva se impusiese el rigor y la disciplina  en los procedimientos de contratación,   no solo se lograría la regeneración del sistema, sino que también, se corregiría de un plumazo  la tendencia  al enflaquecimiento característico  de las cuentas públicas. 

Debiendo erradicarse como regla  general la mala praxis y las prácticas colusorias que caracterizan los procesos de licitación, y muy especialmente las consistentes en utilizar la discrecionalidad  que se le permite a la Administración contratante recurrir abusivamente   a la  modalidad de la «adjudicación directa», bajo la  formalidad del procedimiento negociado;  cuya tramitación en la práctica, se traduce en invitar a tres empresas, dos de ellas, “meros comparsas”, y adjudicar, bastante caro, “al elegido”. Formato que a todas luces  impide la libre concurrencia además de transmutar la transparencia en  opacidad.

Valga como inusitado ejemplo la  excentricidad procedimental  de lo  ocurrido en el coruñés ayuntamiento de Fene, en donde, a pesar de la constancia de  informes negativos en el expediente de contratación, desechando la participación  de contratistas de la comarca,   el Gobierno municipal optó por  cursar invitación para la ejecución de una obra   a una empresa contratista  radicada en la lejanía de la Andalucía - onubense, cuya oferta curiosamente resultó ser la mas ventajosa, lo que la convirtió   en   adjudicataria pero  nunca ejecutora de las obras, al ser estas realizadas en  diferido, en forma de efectiva  simulación a través de la  singular modalidad de subcontratación total por empresa interpuesta con asentamiento de localización  en la  comunidad gallega, es dicir, un esperpento contractual.

La ausencia de una política coherente para la contratación pública, no solo dificulta la lucha contra la corrupción sino que facilita su proliferación

Siendo  hechos como el relatado, los que vienen a  acreditar la existencia de un favoritismo institucionalizado   y la proliferación  de un  trato desigual, cuyas consecuencias hacen que  cada día sea mayor el número de empresarios  que   por " justificado recelo "  opten   por renunciar a presentarse a concursos públicos, Decisión  que en muchos casos trae implícito   el propio cierre de la actividad patronal,   y en la mejor de las situaciones, un perjuicio  generalizado al conjunto de las  Pymes gremiales  que por limitada participación  a este  tipo de procesos, y la repercusión a la baja  en su  cota de mercado se ven obligadas por la situación   a aplicar  medidas constrictivas de reajuste empresarial cuyas consecuencias perjudican en los sustancial a la economía y al empleo.

Es por eso  que la ausencia de una política coherente para la contratación pública en  todos los niveles de la Administración, no solo impide la regeneración del mercado de licitación sino que su carencia facilita en mayor medida la proliferación de la corrupción. Hecho que sumado a  la insuficiencia de medidas de control, acentúa  todavía mas la precariedad del sistema  facilitando con ello  que los instruidos en  malas practicas amplíen su dominio  sobre   el  mercado de contratación.

Ante este escenario y partiendo de la base   que no   hay peor enemigo de la lucha anticorrupción que la impunidad, en razón a su condición creciente, se ha de reconocer que a pesar de la expansión legisladora  puesta en práctica años atrás  para sancionar las prácticas corruptas en la contratación pública, lo cierto es que  su aplicación  no ha producido  de momento las presumidas soluciones que se auguraban  como pone de manifiesto  la falta de resultados  a la hora de prevenir y reprimir  esta clase de delitos. 

Fracaso motivado  por el empeño en establecer  nuevos tipos penales buscando solamente  el rédito político,   sin asumir  en lo esencial que la corrupción es la característica axial del sistema político del 78 y su rasgo de identidad; que no habrá forma de combatir, en tanto en el conjunto de  medidas de aplicación no se regule la no prescripción de los delitos de corrupción al igual que la incautación los bienes  de los condenados como  los de su entorno familiar y  la imposibilidad a beneficios penitenciarios sin la  restitución de las cantidades sustraídas.

 En conclusión,    justo lo que no se contemplan  en el marco legislativo de las actuales medidas anticorrupción. 


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (428 noticias)
Visitas:
4574
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.