Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La Corte Suprema de los Estados Unidos tiene razón en fallar a favor de la soberanía tribal

26/06/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa semana pasada, la Corte Suprema dictaminó que los derechos legales de los miembros de la tribu Crow no son nulos simplemente porque un estado de los Estados Unidos trata de legislar para eliminarlos.

En el caso Herrera contra Wyoming, la Corte Suprema de los Estados Unidos anuló las conclusiones de las cortes inferiores de que los derechos tribales (establecidos en un tratado de 1868 con el gobierno de los Estados Unidos) en Wyoming habían cesado cuando Wyoming se convirtió en estado en 1890.

Según el Resumen del caso :

En 2014, Wyoming acusó al demandante Clayvin Herrera de cazar fuera de temporada en el Bosque Nacional de Bighorn y de ser cómplice del mismo. La corte estatal de primera instancia rechazó el argumento de Herrera de que tenía un derecho protegido de cazar en el bosque de conformidad con el Tratado de 1868, y un jurado lo condenó.

El derecho a cazar se limitaba a las tierras «desocupadas», y Herrera sostenía que las tierras del Bosque Nacional en las que estaba cazando estaban desocupadas, y que tenía derecho a cazar allí debido a las estipulaciones de los tratados.

La corte no dictaminó si estas tierras estaban o no «desocupadas», sino que se centró en si los derechos de los miembros de la tribu seguían existiendo o no de acuerdo con un tratado existente. La corte determinó que estos derechos aún existen, pero que Herrera puede ser declarado culpable si se establece que la tierra en la que estaba cazando no está «desocupada».

Independientemente de que Herrera sea o no declarado culpable, la decisión de la corte es importante porque potencialmente establece un estándar más alto de soberanía para los gobiernos tribales de lo que habían sido admitidos previamente por las cortes.

Después de todo, la premisa básica de los tratados entre las tribus y el gobierno de EE.UU. ?al menos como se comunicó a las propias tribus? era que las tribus eran entidades soberanas que entraban en tratados introductorios con otra entidad soberana (por ejemplo, el gobierno de EE.UU.). Con el tiempo, el gobierno de EE.UU. aprovechó la falta de independencia de facto de las tribus para reinterpretar los tratados como documentos sujetos a enmiendas unilaterales y abrogación por parte del Congreso de EE.UU.

Peor aún, los gobiernos estatales comenzaron a afirmar su propia autoridad sobre las tribus, a pesar de que las tribus no eran parte de ningún tipo de acuerdo de tratado con los gobiernos estatales.

En las últimas décadas, los tribunales han comenzado lentamente a limitar la jurisdicción estatal sobre las tribus con el efecto de proporcionar más autonomía a las tribus. Quizás la más famosa de estas decisiones es el caso de California contra la Banda de Indios de la Misión de Cabazon de 1987, en el que la corte determinó que los gobiernos estatales no podían impedir que las tribus ofrecieran juegos de azar legales dentro de sus propias fronteras (en la mayoría de los casos). El resultado fue la descentralización política y un mayor acceso a los juegos de azar legales para los miembros no tribales. El subsiguiente aumento de la industria india de los juegos de azar ha mejorado enormemente el nivel de vida de muchos indios.

En Herrera contra Wyoming, la corte ha establecido que los gobiernos estatales no pueden simplemente anular la ley tribal establecida por el tratado cuando sea conveniente para las legislaturas estatales.

Pero este no es el único caso reciente que ha fortalecido la independencia tribal.

A principios de este año, la Corte Suprema decidió a favor de la tribu Yakama en el Departamento de Licencias del Estado de Washington contra Cougar Den, Inc. La Corte sostuvo que el Tratado de la Nación de Yakama de 1855 anticipa los intentos del estado de gravar el combustible comprado por una corporación tribal para su venta a los miembros de la tribu. El Estado de Washington insistió en que podía gravar el combustible tribal transportado por las carreteras estatales. La Corte Suprema no estuvo de acuerdo y adoptó una interpretación relativamente amplia de las disposiciones del tratado que garantizaban el libre uso de las carreteras del estado.

En ambos casos, los casos fueron decididos por una votación de 5-4 con Neil Gorsuch poniéndose del lado del llamado ala liberal de la Corte en la defensa de los derechos tribales.

En su opinión coincidente sobre el caso Yakama, Gorsuch escribió:

En realidad, este caso cuenta una historia vieja y familiar. El Estado de Washington incluye millones de acres que los Yakamas cedieron a los Estados Unidos bajo una presión significativa. A cambio, el Estado hizo un puñado de modestas promesas. El Estado no está satisfecho con las consecuencias de una de esas promesas. Es un nuevo día, y ahora quiere más. Pero hoy en día y en su honor, la corte mantiene a las partes en los términos de su acuerdo. Es lo menos que podemos hacer.

Muchas publicaciones de izquierda se han sorprendido de que el Gorsuch se pusiera del lado de los «liberales» en estos dos casos, aunque no hay que confundir a los observadores más astutos. Después de todo, Gorsuch, a diferencia del ala conservadora de la corte, ha tendido a alinearse frecuentemente con argumentos a favor de la descentralización y de las limitaciones al poder estatal y federal. Su posición en estos dos casos parece coherente con estas tendencias generales.

Además, es probable que no sea una coincidencia que Gorsuch sea el único juez de la Corte Suprema con amplia experiencia legal fuera del este de los Estados Unidos. Gorsuch sirvió como juez de apelaciones para el Décimo Circuito, lo que significa que escuchó casos de estados afectados significativamente por conflictos entre estados y tribus, incluyendo Nuevo México, Oklahoma, Wyoming y Utah. Mientras tanto, casi todos los demás miembros de la corte pasaron sus carreras de apelación a lo largo de la costa este de los Estados Unidos. Para estos miembros, como para la mayoría de los estadounidenses fuera de unos pocos estados occidentales, la experiencia con las realidades de las tribus y las tierras tribales es extremadamente limitada.

La descentralización y la soberanía local son importantes

Estos dos casos, por supuesto, son sólo pequeños pasos en la dirección correcta. En su mayor parte, el Congreso todavía puede abrogar y enmendar tratados por sí mismo con muy poca información de las tribus mismas. Estos casos recientes ayudan a establecer una mayor soberanía tribal frente a la ley estatal, pero hacen poco ?por sí solos? para mejorar la soberanía tribal cuando se trata de legislación federal.

Algunos conservadores, por supuesto, podrían interpretar erróneamente estas decisiones como ataques a la soberanía estatal al disminuir el control estatal sobre su propio territorio. Sin embargo, esto no tiene sentido.

Imaginados correctamente, tanto los gobiernos estatales como los tribales deberían tener una independencia mucho mayor tanto del control federal como de los demás. En la práctica, por ejemplo, toda la esquina noreste de Arizona, que en su mayoría es tierra tribal de los navajos, no debería considerarse territorio de Arizona en absoluto. Tampoco debe considerarse territorio estadounidense. Como Kevin Bourgault, miembro de la tribu skokomish, ha señalado (correctamente) :

Las tribus son las únicas entidades en nuestra sociedad con derechos establecidos en tratados.... Como naciones soberanas, las tribus son entidades políticas equivalentes a los estados en los que están ubicadas.

Esta no es la realidad de facto hoy en día, pero debería serlo. Y debe ser reconocido como el estándar legal en los conflictos entre las tribus y los organismos gubernamentales en los Estados Unidos. Además, como he señalado aquí , la soberanía tribal es un factor limitante importante para el poder federal. Si queremos tomarnos en serio la descentralización, la soberanía de las tierras tribales controladas localmente debe ser una prioridad, y ser vista como un factor clave en el desarrollo de controles significativos sobre el poder federal a través de la soberanía local, la anulación y la secesión.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1822 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1079
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.