Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La creación de más dinero no creará más crecimiento económico

8
- +
24/01/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa opinión de que más dinero puede revivir una economía se basa en la creencia de que el dinero transmite su efecto estimulante a través del gasto agregado. Con más dinero en el bolsillo, la gente podrá gastar más y el resto seguirá su ejemplo. El dinero, en esta forma de pensar, es un medio de pago y de financiación.

El dinero, sin embargo, no es un medio de pago sino un medio de intercambio. Sólo permite a un productor intercambiar sus productos con otro productor. Los medios de pago son siempre bienes y servicios reales, que pagan por otros bienes y servicios. Todo lo que el dinero hace es facilitar estos pagos. Hace posible el pago de bienes y servicios.

Por ejemplo, un panadero cambia su pan por dinero y luego usa el dinero para comprar zapatos. No paga por los zapatos con dinero, sino con el pan que ha producido. El dinero sólo le permite hacer este pago. (La producción de pan por parte del panadero también da lugar a su demanda de dinero).

Cuando hablamos de la demanda de dinero, lo que realmente queremos decir aquí es la demanda del poder adquisitivo del dinero. Después de todo, la gente no quiere una mayor cantidad de dinero en sus bolsillos sino un mayor poder adquisitivo.

Sobre esto Mises escribió en La acción humana,

Los servicios que presta el dinero están condicionados por la altura de su poder adquisitivo. Nadie quiere tener en su efectivo un número determinado de piezas de dinero o un peso determinado de dinero; quiere tener en su efectivo una cantidad determinada de poder adquisitivo.

En un mercado libre, el precio del dinero está determinado por la oferta y la demanda, de forma similar a como lo están los precios de otros bienes. Si hay menos dinero, su valor de cambio aumentará. Por el contrario, el valor de cambio caerá cuando haya más dinero. En el marco de un mercado libre, no puede haber «demasiado poco» o «demasiado» dinero. Mientras se permita que el mercado se despeje, no puede haber escasez de dinero.

Una vez que el mercado haya elegido un producto en particular como dinero, las existencias de este producto siempre serán suficientes para asegurar los servicios que el dinero proporciona. Por lo tanto, en un mercado libre, la idea de la tasa óptima de crecimiento del dinero es absurda. Según Mises :

Como el funcionamiento del mercado tiende a determinar el estado final del poder adquisitivo del dinero a una altura en la que la oferta y la demanda de dinero coinciden, nunca puede haber un exceso o una deficiencia de dinero. Cada individuo y todos los individuos en conjunto siempre disfrutan plenamente de las ventajas que pueden derivar del intercambio indirecto y del uso del dinero, sin importar si la cantidad total de dinero es grande o pequeña. ... Los servicios que presta el dinero no se pueden mejorar ni reparar cambiando la oferta de dinero. ... La cantidad de dinero disponible en toda la economía siempre es suficiente para asegurar a todos lo que el dinero hace y puede hacer.

En una economía de mercado, la finalidad de la producción es, en última instancia, el consumo. Las personas producen e intercambian bienes y servicios con el fin de mejorar sus vidas y su bienestar, su propósito final. Esto significa que el consumo no puede surgir sin la producción, mientras que la producción sin el consumo sería una empresa sin sentido. Por lo tanto, en una economía de libre mercado el consumo y la producción están en armonía. En una economía de libre mercado, el consumo está totalmente respaldado por la producción.

Lo que permite al panadero consumir pan y zapatos es su producción de pan. Una parte de su producción de pan se destina a su consumo directo mientras que la otra parte se utiliza para pagar los zapatos. Su consumo está totalmente respaldado, es decir, pagado por su producción. Por lo tanto, cualquier intento de elevar el consumo sin la correspondiente producción conduce a un consumo no respaldado, que debe ser a costa de otra persona.

Esto es precisamente lo que hace el bombeo monetario. Genera una demanda que no se sostiene con ninguna producción. Una vez ejercida, este tipo de demanda mina el flujo de ahorro real y a su vez debilita la formación de capital real, asfixiando en lugar de impulsar el crecimiento económico.

Son los ahorros reales, y no el dinero, los que financian y hacen posible la producción de mejores herramientas y maquinaria. Con mejores herramientas y maquinaria, se hace posible levantar la producción de bienes y servicios finales ? de esto se trata el crecimiento económico.

La verdadera fuente de riqueza

Contrariamente a la forma de pensar popular, la puesta en marcha de un consumo sin respaldo a través del bombeo monetario sólo sofocará, y no promoverá, el crecimiento económico. Esto se debe a que el consumo sin respaldo debilita el flujo de ahorros reales y, por lo tanto, agota la fuente que financia el crecimiento económico real. Si fuera de otra manera, la pobreza en el mundo habría sido eliminada hace mucho tiempo. Al fin y al cabo, todo el mundo sabe cómo exigir y consumir.

La única razón por la que puede parecer que las políticas monetarias laxas hacen crecer la economía es porque el ritmo de generación de ahorro real es lo suficientemente fuerte como para absorber los aumentos del consumo no respaldado.

Sin embargo, una vez que el ritmo de consumo sin respaldo llega a una etapa en la que el flujo de ahorro real desaparece por completo, la economía cae en una depresión económica. Cualquier intento del banco central de sacar a la economía de la depresión mediante un mayor bombeo monetario empeora mucho las cosas, ya que sólo refuerza el consumo sin respaldo o improductivo, destruyendo lo que queda del ahorro real.

El colapso de las fuentes de crecimiento económico real expone los préstamos de reserva fraccionados de los bancos comerciales y aumenta el riesgo de una corrida de los bancos. Para protegerse a sí mismos, los bancos restringen su creación de crédito de «la nada». Bajo estas condiciones, un mayor bombeo monetario no puede levantar los préstamos de los bancos. Por el contrario, más bombeo destruye más ahorros reales y destruye más negocios, lo que a su vez hace que los bancos sean reacios a expandir los préstamos.

En estas condiciones, es probable que los bancos acepten prestar sólo a empresas solventes. Sin embargo, a medida que se profundiza la crisis económica, se hace mucho más difícil encontrar empresas solventes. Además, debido a la relajación de la política monetaria, el entorno de intereses bajos en un contexto de riesgo creciente disminuye aún más la disposición de los bancos a conceder créditos. Todo esto ejerce una presión a la baja sobre las existencias de dinero.

Por lo tanto, el banco central puede encontrarse con que, a pesar de su intento de inflar la economía, la oferta de dinero comenzará a caer. Obviamente, el banco central podría compensar esta caída mediante un agresivo bombeo monetario. El banco central también podría monetizar el déficit presupuestario del gobierno. Podría enviar cheques a todos los ciudadanos. Todo esto, sin embargo, sólo socavaría aún más los ahorros reales y devastaría la economía real.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1862 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
66
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.