Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ayudamistica escriba una noticia?

Crisis de ansiedad y síntomas ¿Qué son?

07/12/2020 06:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Qué son las crisis de ansiedad?

Las crisis de ansiedad son episodios intensos de pánico. La persona experimenta un miedo súbito y repentino, que se acompaña de una serie de síntomas relacionados con la ansiedad. Estos síntomas alcanzan su máxima intensidad en cuestión de minutos, por lo que, afortunadamente, no suelen ser muy duraderos. En algunos casos sí pueden prolongarse durante más tiempo algunas de las sensaciones desagradables ligadas a la crisis de ansiedad.

Sentir cierta ansiedad ante determinadas circunstancias lo entendemos como algo normal y sano, según un psicólogo experto en ansiedad. Las crisis, además de la intensidad por la que se caracterizan, a menudo se presentan sin previo aviso. Es habitual que las personas que sufren este problema, comenten que se encontraban tranquilas antes de sobrevenirles la crisis".

A veces surgen incluso estando dormido y la persona se despierta súbitamente, debido a lo aparatoso y desagradable de la ansiedad.

Hablar de crisis de ansiedad viene a ser lo mismo que hablar de ataques de pánico. Muchas personas comentan que sufren de crisis de ansiedad o ataques de pánico, pero lo cierto es que en muchos casos se trata de síntomas aislados de ansiedad. Para poder establecer un diagnóstico de este tipo, hay que experimentar varios de los síntomas de la crisis de ansiedad a la vez.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

A continuación, presentamos algunas de las reacciones más habituales que se experimentan durante una crisis de ansiedad. Normalmente se presentan varios de estos síntomas a la vez.

1) Miedo intenso. Es el síntoma más definitorio de la crisis de ansiedad. Surge de forma repentina y aislada. A veces hay un estímulo que claramente desata el miedo, pero en otras ocasiones no es así. Este miedo suele alcanzar su máxima intensidad en cuestión de minutos.

2) Palpitaciones y taquicardia. La ansiedad intensa produce un aumento notable de la frecuencia cardiaca, lo que a menudo se traduce en que el corazón lata con violencia o a un ritmo desacompasado.

3) Respiración acelerada y sensación de ahogo. Es muy habitual que durante una crisis de ansiedad la persona se hiperventile. Al respirar muy rápido cambian los niveles habituales de oxígeno y dióxido de carbono en sangre. Esto puede conducir a experimentar otros síntomas de ansiedad.                                                                                                                          

En algunos casos se produce también una sensación de ahogo, como si se cerrara la garganta.

4) Presión en el pecho. Otra manifestación física de la ansiedad. La persona tiene una sensación de opresión en el tórax que dificulta la respiración. Al igual que otros síntomas, como la sensación de ahogo, se siente como algo totalmente físico.

5) Sudoración. Durante los episodios de ansiedad suele producirse un aumento de la sudoración. Sudar en exceso es una reacción más de las que se asocian habitualmente con el miedo. A muchas personas les sudan las palmas de las manos cuando se ponen nerviosas. 

6) Temblores. Esta reacción puede ser debida a las taquicardias y a las palpitaciones, que a su vez provocarían temblores y sacudidas.

7) Náuseas y molestias abdominales. Durante la ansiedad el aporte mayoritario de sangre es desviado del estómago a los músculos, lo que se traduce en estos efectos desagradables.

8) Mareos. A menudo están producidos por la hiperventilación o por síncope vasovagal, que hace que la frecuencia cardiaca y la presión arterial disminuyan súbitamente, lo que lleva a menor aporte sanguíneo al cerebro durante unos instantes y produce una pérdida de consciencia momentánea.

9) Desrealización. Una sensación de irrealidad con respecto a lo que rodea al sujeto.

10) Despersonalización. Durante la crisis hay personas que tienen la sensación de salirse de su cuerpo y observarse desde fuera, como en tercera persona.

11) Escalofríos y sofocos. Sensación de frio repentina y lo contrario, notar como si aumentara de forma brusca la temperatura.

12) Miedo a perder el control, a morir o a enloquecer. Muy frecuentemente, junto con los efectos desagradables de la ansiedad, la persona es asaltada por pensamientos catastrofistas acerca de perder la cabeza y una sensación acusada de muerte inminente.

13) Sensación de hormigueo. Suele presentarse en las extremidades y se conoce como parestesia. 

 

¿Quiénes padecen más frecuentemente crisis de ansiedad?

Se estima que entre una y tres personas de cada cien van a experimentar alguna crisis de ansiedad o ataque de pánico a lo largo de la vida. Como en otros trastornos de ansiedad, suelen padecerlo con más frecuencia las mujeres.

Como apuntábamos antes, los sujetos con trastornos de ansiedad son candidatos especialmente susceptibles a experimentar estas crisis.

 

¿Cuáles son sus causas?

La primera vez que una persona sufre un episodio de este tipo, no suele asociarlo con un problema emocional. Más bien asume que se debe a estar sufriendo algún tipo de colapso o ataque al corazón. Esto suele pasar por las manifestaciones físicas de la ansiedad (sensación de ahogo, taquicardia, palpitaciones, …). Es habitual que, tras realizar los exámenes y pruebas oportunas para descartar causas físicas, se concluya que las causas son emocionales.

Si bien existen algunas condiciones médicas u orgánicas con efectos similares a la crisis de ansiedad (enfermedades cardiacas, problemas pulmonares, hipertiroidismo, …), en la mayoría de los casos son debidas a problemas de tipo emocional.

A menudo las crisis de ansiedad son un síntoma más de otros trastornos de ansiedad.

Otros factores o variables que podrían estar relacionados con las crisis de ansiedad son:

-Estar pasando por cambios vitales importantes y estresantes como una separación, la muerte de un ser querido, quedarse sin trabajo, etc.

-Consumo excesivo de sustancias como tabaco, alcohol, café u otras drogas.

-Haber sufrido abusos y maltrato en la infancia.

-Tener antecedentes familiares de trastorno de pánico.

-Padecer algún trastorno de ansiedad o afectivo, como depresión, agorafobia, fobia social o alguna fobia específica.

 

Crisis de ansiedad y trastorno de pánico

Cuando la persona padece con frecuencia estas crisis de ansiedad o ataques de pánico, se establece el diagnóstico de trastorno de pánico

Las personas con trastorno de pánico o angustia viven con el temor casi constante a sufrir otra crisis, lo que a menudo conduce a un cuadro agorafóbico. La agorafobia se asocia con el miedo a experimentar una crisis en situaciones en las que podría resultar complicado escapar, recibir auxilio o bien podría resultar embarazoso.

La agorafobia puede resultar gravemente incapacitante para la persona que padece este trastorno.

 

¿Cómo combatir las crisis de ansiedad?

-Durante la crisis es importante tratar de mantener la calma. Esto no siempre se consigue fácilmente. Ante todo, ser consciente de que se trata de un episodio pasajero de ansiedad que, si bien resulta muy desagradable, no implica un peligro real para la salud de la persona. También tener presente que su duración es limitada.

-Llevar unos hábitos de vida saludables dentro de lo posible, como cuidar la alimentación, el descanso y realizar ejercicio moderado con frecuencia.

-Evitar sustancias excitantes como la cafeína y drogas, que aunque en principio puedan resultar depresoras del sistema nervioso, suponen una agresión al organismo, lo que termina derivando en más estrés.

-Aprender a relativizar las situaciones de la vida y hacer atribuciones más positivas. En este aspecto puede ser de utilizar la terapia cognitiva.

-Realizar con frecuencia técnicas de relajación, meditación, mindfulness o cualquier actividad que nos ayude a relajarnos.

-Algunos fármacos con efectos ansiolíticos, como las benzodiacepinas y algunos antidepresivos, pueden ser útiles para el tratamiento de la ansiedad. Siempre deben ser administrados bajo prescripción médica.

-Trabajar en el contexto de una psicoterapia las causas emocionales que subyacen a la ansiedad, como posibles traumas, abuso o maltrato sufridos en la infancia.

 

Por Jorge A. Calzado


Sobre esta noticia

Autor:
Ayudamistica (52 noticias)
Visitas:
832
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.