Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kantreras escriba una noticia?

Cuatro años - 30 días

13/06/2010 04:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Apenas transcurren horas o días después de una magna fiesta deportiva, y muchos consideran para sí un exceso desmedido del cual quisieran apartarse por un tiempo, procurando una aparente digestión mental y comportamental

La gran calidad impresa en los recuerdos conlleva al menosprecio, voluntario o inconciente, de algunos cotejos locales o regionales. Es el mismo juego, en condiciones similares, pero queda una extraña sensación de insatisfacción.

El almanaque, denotando cierta complicidad, trata de correr a velocidad acelerada para anunciar la llegada de una temporada preliminar para la futura contienda mundial. La alegría es tácita en su inicio, pero poco a poco se constituye en un elemento sine qua non para la fiesta.

Por encima de la razón se antepone el corazón. La esperanza que el equipo representativo del propio país obtenga un lugar en el banquete principal, define el palpitar de los próximos meses, independientemente de las posibilidades que la historia y las circunstancias parecieran definir.

En el transcurrir del del proceso eliminatorio son diversas las expresiones impresas en los rostros de los implicados. Algunos permiten con facilidad emociones extremas de tristeza, alegría, autosuficiencia, pesimismo, entre otros.

Sin embargo, en la medida que la agenda prevista se va cumpliendo, y la amenaza del final de la misma se asoma, dichos rostros pueden adquirir bruscos cambios debido a la radicalidad que imponen los resultados de los diferentes enfrentamientos.

En el cierre eliminatorio, que para un gran porcentaje resulta prematuro, muchas lágrimas se derraman en forma caudalosa. Los que vieron pasar la oportunidad sin éxito alguno lloran de tristeza y dolor; quienes ven cumplido su sueño, lo hacen por haber roto la barrera entre lo utópico y lo vivido.

Son pocos los que tienen una última oportunidad. No es una repesca deportiva; es una pequeña luz al final del túnel que simula la muerte o la salida de las tinieblas emocionales.

Cuando ya se han concretado los invitados oficiales, viene un proceso como prerrequisito, en el cual las mesas se distribuyen en forma organizada para que, en pequeñas parcelaciones, se vayan descartando el número de puestos en forma gradual.

Algunos consideran con fortuna el espacio asignado, mientras que otros padecen por la amenaza que representa el compartir lugar con grandes monstruos históricos o con los dueños de casa de turno, tras la amplia posibilidad de abandonar el festín en forma temprana.

Muchas cosas ocurren en el período inmediatamente anterior: enfrentamientos de preparación, campañas publicitarias, expresiones objetivas y subjetivas a través de todo tipo de medios de comunicación formal e informal, marketing, etc.

Lo que parecía lejano, repentinamente, aparce tan cerca de los ojos que una lluvia cósmica coloniza la mente y el corazón; ansiedad, felicidad, euforia, pasión, fervor. Un proceso encandecente que emociona de principio a fin, hasta completar casi 1500 días.

Es increíble, pero el fútbol se convierte en una pandemia que resulta más incontrolable que la peste bubónica o la reciente gripe AH1N1, y encuentra su mejor caldo de cultivo en un punto específico del globo terráqueo, hacia el cual se dirige la mirada de millones de personas: la copa mundial.

Durante ochenta años el planeta ha vibrado con el evento futbolístico más importante, y el segundo certamen deportivo más seguido (después de los juegos olímpicos). Después de muchos años de ubicación bipolar de la localía, y después del experimento asiático, África tiene el privilegio de organizar el mundial.

Cuatro años esperando ansiosamente para disfrutar durante treinta días. Cada uno de los 64 partidos tienen una historia, que en forma conexa, trazan un camino a la gloria deportiva, deseada por mjuchos, pero alcanzada por uno solo. Enhorabuena ha llegado nuevamente el mundial.Que viva el fútbol! Que viva Suráfrica 2010!

Esta y más noticias de interés general en http://kantreras.blogspot.com Kantando (Blog de Kantreras)Nuevo diseño, nueva imagen, pero igual compromiso de opinión e información con excelencia


Sobre esta noticia

Autor:
Kantreras (38 noticias)
Visitas:
825
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.