Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elblocdejosep escriba una noticia?

Dallas Buyers Club

14/03/2014 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En cierto modo resulta una ventaja haber vivido la década de los ochenta del siglo pasado contando con una información (lo más sensato -y sincero- sería llanamente escribir edad) suficiente para aquilatar todos los significados del siguiente diálogo, que supongo no hará falta traducir:

Ron Woodruff: Did ya'll hear that Rock Hudson was a cocksucker? Damn shame, all that fine Hollywood pussy going to waste on a guy who smokes his friends.

Rog: Who the hell's Rock Hudson?

Clint: He's an actor, dumbass. Haven't you seen North by Northwest?

Ignoro si habrá sido idea de Craig Borten o de Melisa Wallack (que probablemente jamás vieron a Hudson en vida y desde luego tampoco la gran pieza de Don Alfred) introducir el chascarrillo cinéfilo maledicente como presentación del personal que más abunda en la última película de Jean-Marc Vallée que, mira por donde, me hace replantear mi ancestral aversión a los llamados "biopics" porque, además, hasta haber visto la película ni sabía que se basaba en datos verídicos, lo que no debe significar forzosamente, que todo lo que cuenta sea cierto.

image

Es una ventaja, como decía, haber vivido la conmoción que supuso en octubre de 1985 el fallecimiento de Rock Hudson a causa del sida, para entender qué es lo que ocurre en la mente de Ron Woodroof, el personaje protagónico de la película titulada Dallas Buyers Club que por fin, después de haber sido editada -y vendida- en blu-ray, se presenta en España como novedad con un lamentable retraso, ya que estaba anunciada para primeros de febrero: después se quejan.

Ron es diagnosticado de sida y como es lógico su primera reacción es de incredulidad mezclada de pánico: en los tiempos que vivimos el sida es una enfermedad que en occidente se ha convertido en crónica y ha perdido -afortunadamente- la mortandad con que apareció en 1985 llegando a modificar momentáneamente los hábitos sexuales e incluso sociales, convirtiendo en verdaderos apestados a los seres humanos que se veían afectados por la enfermedad, cuya aparición, además, causó no pocas teorías conspiranoicas: para Ron, el sida es un problema de maricones, a los que detesta, y lo peor es que es un problema mortal de necesidad. Y él lo tiene. Y sus amigos empezarán a mirarlo mal, no se sabe si por maricón o por miedo a contagiarse de un virus mortal.

La homofobia vital que destila al inicio el personaje de Ron le identifica con el grupo social al que pertenece y será el curso de los acontecimientos y la propia actitud de sus amigos la causa de un cambio de parecer, pero tampoco se erige en centro de interés del metraje, cuyo foco parece indeciso.

Esa indefinición planea sobre toda la película, que se dedica a mostrarnos las vicisitudes de Ron y su asociación con Raymond "llámame Rayon", un joven que no está conforme con la masculinidad de su cuerpo exterior, en demérito de su feminidad interior, que prefiere, y que también es portador del virus VIH.

Esos dos personajes, Ron y Raymon, han sido dos enormes oportunidades para conseguir premios a doquier y aunque lo parezca, por el sacrificio físico de perder un montón de peso, tanto Matthew McConaughey como Jared Leto son merecedores de los galardones que quieran darles, pues sin ellos la película de Vallée no sería lo mismo.

Hay en la película un cierto aire vindicativo que no quiero aclarar por no levantar informaciones innecesarias que seguramente acierta más de lo que algunos han dicho con acusaciones interesadas y es un aire que tampoco acaba por constituirse en mcguffin ni en centro de interés: el guión no acaba de cuajar con la fuerza que los personajes poseen dando como resultado una película que se ve con sumo interés -naturalmente en v.o.s.e.- por el buen trabajo de todo el elenco (debemos incluir a Jennifer Garner en la primera fila) que se traduce en una creciente empatía con los personajes, no tanto por la desgracia que padecen cuanto por la decidida forma en que afrentan su problema.

Una vez más, sin embargo, el guión acaba decepcionando: en ningún momento hay una formal traslación de lo que representó en 1985 el VIH, el miedo generalizado por la información que se ofrecía, la falta de medicamentos y la trágica asunción de una muerte anunciada para los enfermos afectados: uno tiene la sensación que los guionistas, más que basarse en el impacto social de la noticia del fallecimiento de Rock Hudson, se apoyan en la sorpresa conocida en 1991, seis años más tarde, referida al genial Magic Johnson que afortunadamente sigue entre nosotros: la historia de Ron es casi coetánea y ese "casi" una vez pasados cerca de treinta años se ha convertido en un abismo vital.

Queda para la memoria la relación entre ambos protagonistas sobre todo porque es una oportunidad de lucimiento para dos intérpretes que arriesgan y apuestan fuerte, trabajan duro y se constituyen por ellos mismos en el mayor atractivo de una película que se hubiera debido rodar en 1992 como muy tarde y que ahora queda como un "biopic" extraño, a medio camino de la reivindicación inconcreta e inconclusa, social y económica.

En definitiva, una ocasión para comprobar que todavía hay actores que toman riesgos en el amor que sienten por su oficio, una demostración físicamente evidente de la fortaleza de una vocación artística merecedora de todo elogio: dos personajes muy complejos, llenos de matices, dos obras de arte por las que vale la pena ver esta película.

En v.o.s.e., por descontado.

P.d.: hoy no hay vídeo: todos cuentan demasiado.


Sobre esta noticia

Autor:
Elblocdejosep (219 noticias)
Fuente:
elblocdejosep.blogspot.com
Visitas:
958
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.