Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tatansecol escriba una noticia?

¿Cómo debe ser la alimentación de un perro pequeño?

28/02/2017 16:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

No hace falta ser un experto en veterinaria para darnos cuenta que los perros de raza pequeña son, físicamente, muy distintos a los grandes. Lo que significa que en gran medida, los cuidados que hay que tener son distintos entre ellos. Siendo la alimentación uno de los principales puntos a tener en cuenta si deseamos que tengan una vida saludable. Pero, ¿cómo saber si efectivamente estoy alimentando bien a mi perro o si escojo la comida más adecuada para él? Para que estas dudas no sigan invadiéndote, en este texto te explicaremos en qué se diferencia la ingesta entre los perros pequeños y grandes, qué aportes nutricionales son esenciales en su dieta, qué rutinas favorecerán a tu mascota y hasta qué tips pueden ayudarte si tu mascota es quisquillosa al comer. Las necesidades varían según el tamaño Una de las principales razones por la que la alimentación de los canes pequeños debe ser muy distinta a los de sus congéneres, es porque el metabolismo de estos funciona a un ritmo mucho más acelerado que el resto. Entonces, para compensar ese ritmo corporal, su ingesta debe estar compuesta por dietas de proteínas y grasas con alto contenido energético. Con especial énfasis en su etapa cachorra por su rápido crecimiento; puesto que, mientras más pequeño sea, menos tiempo tardará en alcanzar su contextura adulta. En cambio, en los cachorros de raza grande, una dieta muy rica en calorías podría provocarles un crecimiento apresurado y consecuencias delicadas como enfermedades en los huesos y articulaciones. Sin embargo, esta necesidad energética choca con el hecho de que el estómago de estos perros es más pequeño, limitando su capacidad de consumo. Por eso es que en el mercado encuentras dietas formuladas específicamente para razas pequeñas que, además de incorporar un mayor contenido energético, su matriz nutricional es más densa para suplir los requerimientos de la mascota en cantidades adecuadas para ella. Es decir: tienen mayor porcentaje de proteínas y son más ricas en grasas que el resto de los concentrados.

Tres recomendaciones para elegir su alimento

1. Ojo con el contenido nutricional Siendo descendientes de los lobos, la dieta de los caninos es estrictamente carnívora, por lo que la gran parte de su alimentación debe estar compuesta de proteínas de origen animal, que son vitales para su buen desarrollo en cualquiera de las etapas de su vida, sea cachorro, adulto o sénior. Las proteínas ofrecen aminoácidos esenciales para el saludable funcionamiento de su organismo y sistema inmunológico, así como para preservar su estructura corporal, como la arginina, isoleucina, leucina, histidina, treonina, fenilalanina, lisina, triptógano, valina y metionina. ¿Entonces qué debo buscar? Más que cantidad, debes cerciorarte de la calidad de la proteína, ya que no todas contienen los mismos niveles de aminoácidos que aportan a tu mascota. Por ejemplo, muchos alimentos concentrados tienen altos porcentajes de proteínas, pero al revisar qué lo integra, son puros subproductos de mataderos, cuyo valor nutricional es escaso. Entre las proteínas de calidad recomendadas están el pescado, el huevo, la leche y carne vacuna y el pollo. A parte del contenido proteínico, un buen alimento debe presentar hidratos de carbono (como cereales y vegetales) y grasas de origen animal o vegetal, ya que estos son los que aportan el mayor suministro de energía. Las grasas, en contenido energético, superan hasta cinco veces a las proteínas y carbohidratos, además que proporcionan ácidos grasos Omega, los que provocan que la piel y pelaje se mantengan saludables. Pero, hay que identificar que la cantidad de cereales no superen los productos animales, así como también su tipo. Uno de los más utilizados en los alimentos concentrados de bajo costo es el maíz o la harina de maíz, que a muchos perros les dificulta la digestión o hasta son alérgicos a él. Entre las opciones más favorables para tu mascota están los granos de cebada, la avena, el arroz integral y la quínoa.

2. Palatabilidad y digestibilidad son la clave Aparte del riguroso contenido nutricional, el alimento debe ser muy apetitoso y de alta digestibilidad. La palatabilidad, porque los perros pequeños suelen ser muchos más selectivos con su comida, razón por la que será primordial que el sabor sea suculento y contribuya en estimular su apetito. Y la digestibilidad, debido a las sensibilidades digestivas que suelen presentar esta clase de canes, con tendencias al estreñimiento, flatulencias y heces mal formadas. Ante esto, gran parte de los alimentos concentrados destinados para razas pequeñas, su presentación consiste en croquetas más pequeñas que facilitan su masticación. Como el alimento Pedigree para perros adultos de razas pequeñas, cuyas croquetas se adaptan sin problema hasta en las bocas más pequeñas y su sabor es muy atractivo. Recuerda que si le ofreces a tu perro alimentos de croquetas grandes, podrías provocar, simplemente, que desista de comer por lo difícil o hasta, en los casos más graves, asfixias por no poder masticar bien. Para identificar que el concentrado sea adecuado, hay que cerciorarse que en el empaque esté claro para el tipo de perro que esté destinado (En muchos tipos separados como "Razas pequeñas").

3. Alimento húmedo o seco: ¿Qué debo tomar en cuenta? Como decimos en el punto anterior: los perros pequeños pueden ser muy selectivos con su comida. De hecho, bien sabemos los dueños de este tipo de perro que cuando este prueba algo "sabroso" difícilmente vuelve a comer de su alimento sin poner resistencia alguna. Es por eso que muchos han optado por la dieta húmeda, y aunque esta ?mientras tenga el contenido nutricional necesario? no tiene contradicciones específicas, presenta ciertas desventajas ante el alimento seco. Una, es que al ser esta clase de canes propensa a la formación de placa dental y sarro ?que puede tener como consecuencia la pérdida de piezas dentales?, el concentrado tipo croqueta ayuda a que estos mantengan los dientes más limpios. Y otra, es que por su alto contenido calórico, una ingesta exclusiva de alimento húmedo puede provocar obesidad en el animal. No obstante, todo dependerá de las necesidades ?y gustos? específicos de tu mascota. Si notas que a tu perro se le dificulta mucho comer concentrados secos, puedes consultar con tu veterinario qué tipo de alimento húmedo es más recomendable para él y en qué proporciones. Por otro lado, existen problemas de salud en los que se requiere una ingesta con mayor cantidad de agua y este alimento se convierte en el ideal, como es el caso de los perros que tienen problemas en el tracto urinario.

Establecer rutinas evitará deficiencias en su nutrición Aunque muchos no queramos admitirlo, un error común que cometemos los dueños de perros pequeños es que toleramos comportamientos indeseables, como darles de comer cuando ellos nos piden. O peor aún: darle de nuestro propio alimento. ¿Por qué? ¿Qué puede tener de malo "premiarlo" de vez en cuando? Como bien hemos repetido a lo largo del texto, las específicas necesidades alimentarias de las razas pequeñas hacen que sean mucho más propensos a padecimientos estomacales y de piel. Lo que significa que los alimentos cocinados para humanos, con condimentos y demás, podrían provocarles enfermedades como pancreatitis o enteritis hemorrágica. Pero no solo eso. Esta sensibilidad no se limita a los bocadillos humanos que consuman, sino también a las variaciones bruscas en su dieta. Por eso, antes de cambiar de marca de alimento, debes tener en cuenta que esto podría alterar su equilibrio nutricional. Lo mejor será consultar con su veterinario en qué proporciones se puede proceder al cambio.

Entonces, para evitar estas variaciones, es importante establecerles rutinas para la alimentación. Como:

1. Servirle la misma cantidad comida varias veces al día. Al tener un metabolismo acelerado y no poder comer en grandes cantidades por su pequeño estómago, una forma de cubrir sus necesidades energéticas es alimentándolo con más frecuencia, como entre dos a cuatro raciones pequeñas al día.

2. El horario debe ser estricto. Los perros son animales de rutinas. Tener certeza de qué pasará y en qué momento, los ayudará a mantenerse equilibrados y calmados; y al hablar de su alimentación, esto es más que importante. Por eso, procura servirle la comida en las mimas horas todos los días y deja solo un rango de tiempo en específico para que tu perro se lo coma. Aunque no termine, retira su plato para que entienda que eres tú quién delimita cuando debe comer y en qué cantidades.

3. Mantenlo activo. Los perros pequeños son muy activos por naturaleza, por lo que será importante programar paseos y juegos adecuados para que logren consumir las cuantiosas energías que tienen. Esto, además, los ayudará a estimular su apetito.

Por último, hay que ser muy rigurosos con la cantidad golosinas que se le dan. Por más que sean formulados especialmente para perros, exagerar en el suministro de snacks rutinariamente puede alterar, además de su equilibrio nutricional, su gusto hacia su alimento regular. No lo olvides: los perros pequeños son tan selectivos al comer, que al probar algo que les guste más, pueden poner resistencia a su concentrado de siempre.

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos



Sobre esta noticia

Autor:
Tatansecol (348 noticias)
Fuente:
ciudaddemascotas.com
Visitas:
904
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.