Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

¿Deberíamos saquear a los ricos?

15/08/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageimageThe Free Market 25, no. 10 (Noviembre 2007)

Un virus persistente está comenzando a propagarse, amenazando con arrasar el país como la próxima gran epidemia. ¿Qué es la enfermedad? El complejo de Fourier, por supuesto. ¿El complejo de Fourier? Sí, es el estado mental ?síndrome? identificado por sus viles síntomas: envidia extrema, miedo al libre mercado, creencia en la redistribución y el deseo de legislar la privación para perjudicar a los más acomodados.

Mises acuñó el término complejo de Fourier en 1927 para describir los fines buscados por aquellos que sueñan con el mundo previsto por Charles Fourier, el socialista utópico del siglo XIX. Sus víctimas desean igualdad en la inanición en lugar de variación en la abundancia. Entonces, ¿cómo se desarrolla el complejo de Fourier en el debate nacional? Simple. Cualquier informe que detalle las variaciones en la riqueza es recibido con el llamado a la redistribución, a la igualación del dinero y del valor de las cosas, sin importar el costo. La línea de pensamiento va en esta dirección: Los Estados Unidos están bendecidos con recursos que se utilizarán en beneficio de todos. Cada vez que uno excede la posesión o disfrute de esos recursos, debe compartir sus excesos equitativamente con todos los demás.

Por el bien del argumento, estemos de acuerdo en que la redistribución es la solución ética a las variaciones de ingresos y riqueza. De ello se deduce que Bill Gates tiene que vender sus posesiones y ver cómo se reparten equitativamente entre el resto de nosotros.

Dado nuestro sistema actual de derecho civil -un sistema que le ha dado la espalda a la ética de la libertad y la propiedad? podríamos promulgar leyes redistributivas y ejercer el brazo coercitivo del gobierno para obligar a Gates a entregar su riqueza a la voraz mayoría. Podríamos hacerlo, pero ¿cuál sería el resultado?

Primero, Gates se empobrecería. ¿Y qué? ¿No estaremos mejor todos, aparte de Gates? Apenas. Comprender por qué es necesario discutir el concepto de margen con respecto al patrimonio neto.

Por simplicidad, asumiremos que la riqueza de Gates está compuesta únicamente por acciones de Microsoft. Su patrimonio neto se estima entonces en 45.000 millones de dólares, sobre la base de los 1.500 millones de acciones que posee por encima del precio de cierre de mercado de las acciones de 30, 17 dólares el 19 de octubre de 2007.

El problema aquí es que no podemos simplemente aplicar un valor marginal ?el precio de cierre, el precio de la última acción vendida? al número total de acciones en circulación para obtener un valor agregado. El margen refleja sólo el precio de la última acción vendida, nada más.

Sabemos que 75 millones de los 9.400 millones de acciones en circulación de Microsoft (o el 0, 8%) se intercambiaron el 19 de octubre dentro de un pequeño rango del precio de cierre de 30, 17 dólares por acción. También sabemos que Bill Gates valora las acciones en su poder a un precio más alto que el precio de cierre, ya que de otro modo las habría vendido.

Y, sabemos que muchos individuos ?como yo mismo? valoran las acciones de Microsoft a un precio más bajo que el precio de cierre, ya que de lo contrario hubiéramos comprado.

Por lo tanto, sabemos con certeza que Bill Gates valora subjetivamente su cantidad total de acciones en exceso de 45.000 millones de dólares, mientras que el mercado valora sus acciones en algo menos.

También sabemos que si Gates se viera obligado a vender todas sus acciones durante el siguiente día hábil, a cualquier precio que el mercado soportara, obtendría mucho menos que su valor subjetivo y el precio de cierre más reciente: la ley de la demanda regiría el día. Y, miles de millones de dólares en valor y riqueza serían destruidos.

Por simplicidad, una vez más, supongamos que el precio medio de mercado de las acciones que arroja mañana es sólo la mitad del precio marginal actual. Por lo tanto, su riqueza de mañana no es los 45.000 millones de dólares que se reportan comúnmente, sino más bien 23.000 millones de dólares.

Luego, dividamos las ganancias entre los 301 millones de personas que residen en los Estados Unidos. Por lo tanto, recibo $76 en la forma de un pago único: mi parte de la riqueza de Gates. Sin embargo, ese no es mi aumento neto, ya que tenemos que mirar más allá para ver los efectos invisibles de dicho plan de redistribución.

Tengo fondos mutuos que mantienen acciones de Microsoft. La reducción en el precio de las acciones afectará el valor de estos fondos. Dada mi inversión actual, estoy seguro de que, a través de mis fondos mutuos, poseo al menos seis acciones de Microsoft. Por lo tanto, veré una reducción en mis activos netos debido a la redistribución de la riqueza: estaré peor.

Se afirmará que no estoy en la clase empobrecida; estaré sujeto a redistribución en una ronda posterior, así que, ¿a quién le importa mi situación? Está bien, pero tenga en cuenta que muchos jubilados viven de inversiones que incluyen acciones de Microsoft. Esta gente recibirá un gran golpe financiero, un golpe que probablemente no puedan soportar.

Además, muchas personas confían en su 401(k) o fondo de pensiones para llevarlos a la jubilación (incluido yo mismo), mientras que los trabajadores del gobierno basan su jubilación en los sistemas de jubilación estatales, todos los cuales tienen al menos algunas acciones de Microsoft.

Todos perdemos, y perdemos mucho.

Se afirmará que el precio de las acciones se recuperará, por lo que el golpe será de corta duración. Sin embargo, recuerde que el nombre del régimen es redistribución. Nadie puede tener demasiadas acciones ya que toda la riqueza se distribuirá equitativamente. Por lo tanto, Warren Buffett (digamos) no pudo comprar las acciones que Gates desechó porque Buffett también estará sujeto a leyes redistributivas. Y, como ya se ha dicho, gente de clase media como yo no podemos invertir en las acciones, que ahora tienen un precio más bajo, ya que estaremos sujetos a redistribución en rondas posteriores.

El precio de las acciones caerá y la compañía que era Microsoft se desvanecerá tan rápido como Enron. Pero ese no será el final. La destrucción reverberará en toda la economía. Decenas de miles de empleados de Microsoft terminarán desempleados, lo que perturbará los mercados de todo el mundo. Los fondos de cobertura y las casas de inversión cerrarán, provocando pánico en The Street. Y, a medida que otras personas ricas sean objeto de redistribución, otras empresas pronto se retirarán, y más trabajadores dejarán de trabajar. La economía se derrumbará porque a nadie se le permite tener más riqueza que el promedio o ganar una ventaja comprando acciones infravaloradas; sólo podemos vender, no podemos comprar.

Los partidarios de los principios de la economía austriaca reconocen que el capital y la riqueza son frágiles y pueden desaparecer fácilmente con la aplicación de leyes que impongan medidas redistributivas. Además, la división del trabajo que nos permite disfrutar de una economía avanzada no está garantizada; puede desaparecer rápidamente debido a los efectos de la envidia.

¿Alguien gana? Sólo aquellos que están dispuestos a sufrir para empeorar la situación de los ricos. Esta gente ganará e incluso puede ser feliz, por un tiempo de todos modos. Pero, a medida que se destruye la riqueza, la sociedad se derrumba rápidamente a su alrededor. El hambre será su epitafio, así como nuestro destino. Todos nos veremos obligados a tratar de cultivar alimentos para la supervivencia en los alféizares de nuestras ventanas urbanas o en los patios traseros de los suburbios.

Usted dice que estas personas no buscan dañar la economía y destruir la sociedad; simplemente quieren que todos participen de la riqueza que es Estados Unidos. No apueste por ello. Su deseo tiene sus raíces en la envidia extrema y el miedo al libre mercado. Empobrecer a Gates es más importante que la vida misma, ya que de lo contrario celebrarían los logros de Gates y otros empresarios, hombres y mujeres que han permitido a 301 millones de estadounidenses disfrutar de una riqueza material y una longevidad sin precedentes.

La redistribución no es ética; es robo y destrucción. Es simplemente un medio para satisfacer la envidia de algunos que buscan dañar a aquellos que han obtenido mayor riqueza a través de la satisfacción de las necesidades de los consumidores. Si sucumbimos a su canto de sirena, la lápida se leerá: «Por la falta de dinero de Bill Gates, el mundo llegó a su fin».

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1684 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1385
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.