Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Valentinadiazgomez escriba una noticia?

Para que decida el pueblo directamente

01/09/2009 16:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Definitivamente el gobierno de Alvaro Uribe no quiere ni la paz ni la libertad de los secuestrados por las Farc. la displicencia conque trata el problema humilla a secuestrados y sus familiares entre ellos decenes de menores de edad quienes lloran a diario a sus padres

Ayer los colombianos nos vimos obligados a asistir a uno de los espectáculos más deprimentes que la televisión pueda presentar. Rostros de seres humanos secuestrados y comercializados por las FARC, niños por cuyas mejillas rodaban lágrimas de tristeza y doble humillación generada por guerrilleros y gobierno, mujeres de todas las edades repudiando el olvido al que sometieron a sus hijos, esposos o hermanos. Los que tuvieron la suerte se ser liberados volvieron a su antigua rutina de comodidad y placer. Se olvidaron de los que quedaron vejados y humillados en la selva por la guerrilla. Esporádicamente aparece el gobierno para condicionar cada vez más la posibilidad de rescate quienes siendo policías o soldados cayeron en desgracia. Estaba cada uno de ellos sirviéndole a la patria, pero eso no cuenta. Fue un espectáculo demostración de la displicencia y la insensibilidad humana.

Todos se olvidaron. El gobierno cuya responsabilidad es garantizar la honra, vida y bienes de los colombianos no quiere la liberación de los secuestrados de las Farc. No le importa el sufrimiento, solo demostrar, de manera enfermiza, que aquí se hace solo lo que Uribe quiere porque puede utilizar en su beneficio personal y familiar, reviéntese quien se reviente. El presidente ha dado rienda sueltas a su desaforado afán de poder de su círculo social, económico y político. Solo le importa la politiquería, la jugarreta jurídica y la maniobra retorcida y perversa que alimenta su desquiciado afán de perpetuarse en el poder. La verdad, frente a los secuestrados, es una solo mujer. Ella no ha abandonado la causa por la búsqueda de la libertad de policías y soldados.

La senadora, Piedad Córdoba, propuso el domingo anterior a su colectividad política, el Partido Liberal, impulsar la inclusión de una papeleta donde los colombianos se pronuncien en los comicios del 2010 si desean o no una negociación de paz con grupos armados ilegales. Se le pediría a la Registraduría Nacional, entidad responsable de las elecciones, "la contabilización de esa papeleta". No se trata de nada nuevo, ya se ha hecho en ocasiones anteriores con excelentes resultados sociales. Las elecciones legislativas están previstas para marzo y las presidenciales en mayo. Será un voto por la paz que obligará al gobierno salir de este ambiente sórdido e insensible en donde se colocaron y en donde solo les interesa demostrar que son poderosos respetando o no la ley y la dignidad humana. En caso de que la votación sea masiva, el gobierno quedaría obligado a buscar salidas políticas real al conflicto armado que tiene el país y que, Álvaro Uribe Vélez, no quiere terminar porque se le acabaría el caballito de batalla, el cuento para distraer a los electores.

Reclaman al Partido Liberal tomar las banderas para comenzar la construcci÷on de la paz y la libertdad de los secuestrados en Colombia

La senadora, única persona que realmente está haciendo algo por la libertad de los secuestrados de las FARC, sostuvo que el Partido Liberal, "debe comenzar la construcción de la paz con la movilización de la opinión pública a favor de una salida política negociada para el conflicto armado…” Las FARC mantienen en su poder a por lo menos 24 policías y militares, algunos de ellos capturados tras ataques a puestos de la fuerza pública hace más de una década. Indudablemente que el gobierno, que nunca ha tenido una cara a cara con la guerrilla en procura de esa paz, no es el único que tiene el deber social y moral de actuar. Si Uribe y los uribistas no quieren la paz porque no les interesa estratégicamente a su política partidista, tiene que haber un uno o muchos partidos que tomen esa bandera. La cuestión no es hablar, es actuar. El presidente, no quiere la libertad de los secuestrados ni la paz. Si una mayoría de los 28 millones electores que pueden sufragar se pronuncia a favor de una negociación, el próximo "gobierno nacional estaría en la obligación de sentarse a negociar con todos los grupos al margen de la ley". La propuesta de “diálogo” del gobierno de Uribe, fue tiempo perdido. Se frustró porque nunca fue diálogo. El mandatario confundió los términos y exigió a la guerrilla claudicación.

“El Partido y su dirigencia deben tener hoy el valor de denunciar… debe contribuir a la construcción de la paz, a la movilización de una opinión pública a favor de una salida política negociada para el conflicto armado… se debe dar la oportunidad para que el pueblo colombiano decida si prefiere una salida pacífica al conflicto o una por la vía militar…” Estos son fundamentos de la senadora para su propuesta de una papeleta en las próximas elecciones a favor de la paz. A pesar de que ya surgieron algunos uribistas, ultra derecha, que la están atacando violentamente, la propuesta es sana y positiva para el futuro nacional. El partido Liberal no puede evadir esta invitación, por el contrario esta física, política y moralmente obligado a impulsarla. La salida militar, única que ve el actual gobierno, ha sido un fracaso total, así que la papeleta por la paz, es una ocasión para que decida el pueblo sin intérpretes ni intermediarios.


Sobre esta noticia

Autor:
Valentinadiazgomez (298 noticias)
Visitas:
449
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.