Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

La democracia participativa y la democracia representativa

28/02/2017 17:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Empezamos a estar hartos de leer y escuchar, tonterías sobre la Democracia y sus cualidades cuantitativas y cualitativas, cuando se trata de desautorizar al adversario y defender a las impresentables y corruptas élites gobernantes

Esas dos formas de ejercer la democracia no son excluyentes, lejos de ello, son complementarias y oportunas, se ejercen de forma indistinta y sistemática en muchos aspectos de la vida cotidiana, en muchas sociedades y sin que nadie se rasgue las vestiduras.

El primer error que suelen cometer casi todos estos comentaristas, es el de citar como ejemplo de democracia a los Estados Unidos, cuando la democracia ya se practicaba en la Antigua Grecia, en la que por cierto se votaba sobre cuestiones impensables para estos mismos mentecatos.

La democracia de los Estado Unidos, es una copia de la Democracia Inglesa y de la República Francesa, a decir de los mismos padres de la Constitución de los Estados Unidos, que siguieron las orientaciones de destacados masones de entonces y de sobra conocidos para los historiadores y lectores avezados.

Pero los hay tan atrevidos, que llegan a citar al “Padre de la Constitución” de los Estado Unidos, James Madison, el cual defendió el derecho de los Estados frente al Federalismo de la República y el derecho de las minorías frente al abuso de las mayorías o la proporcionalidad de los colegios electorales entre ciudades y condados, su oposición a la presencia de capellanes en el ejército…en fin nada que ver con los demócratas de medio pelo centralistas, bipartidistas y españolistas, pagados por los medios de comunicación financiados con cargo a los Presupuestos Generales del Estado y camuflados en la propaganda institucional, la promoción cultural o las ayudas al “papel prensa” que deberían llamarse ayudas a la defensa de la democracia monarquil nacida del franquismo.

Así por lo menos dejaríamos claro que se trata de una maniobra orquestada y dirigida por el aparato del Estado contra las minorías nacionales y la izquierda consecuente y radicalmente democrática… esa que ahora se llama Podemos, pero podría haberse llamado Bloque de Izquierdas o La Casa de la Izquierda Radical.

Esa que promueve la democracia participativa, la que habla de Nación de Naciones, o la que propugna una Reforma Constitucional seria y no una reforma para blindar el bipartidismo y cerrar cualquier vía a la autodeterminación de los pueblos, tal como están pactando bajo cuerda el Partido Popular y la Gestora del PSOE arropada por los barones y la baronesa.

Las consultas populares son un sano ejercicio de participación ciudadana

Estos son los que envían a sus paniaguados las consignas de combatir la democracia participativa, como si se tratara de una irresponsabilidad  o de algo carente de legitimidad democrática, obviando y ocultando que la más legítima de todas las representaciones es la de elección directa y popular, sin filtros ni intermediarios.

Otra cosa es la participación y la proporción de votos, que si se compara con otros procesos electorales puede sacar los colores a más de uno.

Y ese más de uno podría ser un magistrado del tribunal supremo al que lo eligen cuatro amiguetes en un despacho y ostenta la representación de uno de los tres Poderes del Estado.

Así que arreando que por el recto nos vienen dando.

Cuando se quiera hablar de democracia, recuérdese que el Poder Judicial en el Estado español, es designado a dedo por los que más tarde van a resultar beneficiarios de sus indulgencias plenarias como en la época de la pornocracia y sin vaselina.

A los jueces hay que elegirlos democráticamente de forma que los ciudadanos puedan evitar escandalosas sentencias o puedan enjuiciar a jueces corruptos que dictan sentencias sabiendo que son injustas.

Porque una cosa es la legalidad y otra bien distinta es la justicia y cuando la “autoridad” no vigila al que tiene la “potestad” de administrar la justicia, se produce una solidaridad vergonzosa entre corruptos.

¿Se entiende bien? o ¿tenemos que repetirlo?

 

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1279 noticias)
Visitas:
13368
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.