Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

El desastre de los controles de precios en Zimbabue

28/12/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLos precios son señales esenciales para coordinar la distribución de bienes en una economía. Los precios nos dicen dónde se necesitan más los recursos escasos. Las ideas de F. A. Hayek al respecto han sido resumidas por Peter Leeson:

Los precios de mercado, argumenta Hayek, señalan a productores y consumidores la relativa escasez de recursos. Les dicen a los productores cómo combinar los recursos de las maneras que producen el mayor valor para los consumidores, y les dicen cuándo deben expandir o contraer su consumo de diversos bienes y servicios.1

Entonces, ¿qué pasaría si los precios estuvieran controlados por la política del gobierno? La respuesta: cosas malas.

Los problemas en Zimbabue

Entre 1983 y 1985, el Presidente Muhammadu Buhari fue el General Muhammadu Buhari, el jefe de Estado militar de Nigeria. Él instituyó controles de precios en la leche, el jabón, el azúcar, etc. De la noche a la mañana, la leche, el jabón y el azúcar desaparecieron de las estanterías de las diferentes tiendas. Esto no es algo difícil de entender; una vez que se convierte en ilegal que los productores y vendedores vendan sus productos por encima de un cierto precio, y ese precio es menor que el que cuesta poner a disposición ese producto, los productores y vendedores no pondrán ese producto a disposición.

Por ejemplo, digamos que hay cien millones de nigerianos que comen pan. Luego, el gobierno aprueba una ley que estipula que el pan no debe venderse por más de 150 nairas (cuarenta y un centavos) por barra de pan. Dado que muchas panaderías tienen diferentes costes de producción para su pan, se verían afectadas de forma diferente. Digamos que hay cien panaderías en el país. Aquellos cuyo pan cuesta 150 nairas o más y que tienen que vender por encima de ese precio para obtener un beneficio, se quedarían sin negocio. Digamos que cuarenta panaderías entran en esta categoría. Ahora sólo tenemos sesenta panaderías para proporcionar pan a los cien millones de personas. Recuerde, la cantidad de pan demandada no disminuyó, sin embargo, ahora tenemos menos panaderías vendiendo pan. El resultado es una reducción en el suministro de pan. Según el principio económico de la oferta y la demanda, el precio del pan subirá, porque la oferta acaba de reducirse y hay más gente compitiendo por la oferta limitada de pan. Pero recuerde que las panaderías no pueden vender pan por más de 150 nairas.

Si las panaderías continúan vendiendo pan a 150 nairas, no habrá suficiente oferta, por lo que la gente tendrá que hacer cola para comprar la cantidad limitada disponible. Habrá escasez. Usted puede decir: «¿Por qué las sesenta panaderías no pueden aumentar su capacidad de producción para cubrir el suministro perdido de las cuarenta panaderías restantes que acaban de quebrar?» En un mercado sin trabas, podrían hacerlo fácilmente. Pero bajo un régimen de control de precios no pueden. ¿Por qué? Porque para aumentar la producción, las panaderías necesitan comprar más equipos e ingredientes. Pero sin cobrar más por el pan, es poco probable que estos panaderos puedan cubrir sus costos. Es decir, aumentar la producción sería un suicidio financiero.

En realidad, lo que sucede es que algunos de los propietarios de esas panaderías estarán dispuestos a correr el riesgo de ir a la cárcel (o, en algunos casos, perder la vida) para vender su pan a los clientes más desesperados a un precio más alto, creando un mercado negro. Pero lo que pasa con los mercados negros es que, puesto que son ilegales y los vendedores están expuestos al riesgo de prisión o muerte si son capturados, los precios estarán muy por encima de los límites legales de precios obligatorios.

Pero los mercados negros no son un sustituto de un mercado verdaderamente libre, y en muchos casos, como el de Zimbabue, los controles de precios significan que la economía se detiene, sumiendo a la gente en la miseria y en un sufrimiento incalculable.

Como resultado, el Presidente Mugabe de Zimbabue se embarcó en reformas «económicas» a principios de la década de los novneta. Pero debido a que estas reformas no ofrecían más libertad de mercado, otros desastres esperaban. A finales de la década de 2000, el Banco de la Reserva de Zimbabue había impreso tanto dinero que su oferta aumentó mucho más de lo que se exigía, lo que dio lugar a una hiperinflación. Llegó a ser tan malo que en noviembre de 2008 la tasa de inflación había alcanzado el 89, 7 mil trillón por ciento por año, según el economista Steve Hanke . Había que imprimir dinero nuevo para reflejar estos cambios, y la denominación más alta del dólar de Zimbabue durante esta era, era el billete de cien billones.

En 2009, el banco central había dejado de imprimir moneda, ya que había perdido todo su valor. El país comenzó a utilizar las monedas de otros países, como el rand sudafricano. En 2015, el Estado de Zimbabue anunció que comenzaría a utilizar el dólar estadounidense como moneda de curso legal.

Pero toda esta inflación llevó a una necesidad percibida de más controles de precios. Mugabe instituyó así nuevos controles de precios y la economía se detuvo.

Thomas Sowell, describiendo la situación, cita al New York Times:

El pan, el azúcar y la harina de maíz, alimentos básicos de la dieta de todos los zimbabuenses, han desaparecido, confiscados por las turbas que despojaban las tiendas como langostas en los campos de trigo. La carne es prácticamente inexistente, incluso para los miembros de la clase media que tienen dinero para comprarla en el mercado negro. La gasolina es casi inalcanzable. Los pacientes de los hospitales están muriendo por falta de suministros médicos básicos. Los cortes de electricidad y los cortes de agua son endémicos.2

Hunter Lewis continúa,

... Zimbabue alguna vez fue considerado un granero de África, pero en la década de 2000 comenzó a sufrir hambre en masa. La razón principal fue que el presidente Robert Mugabe prometió la reforma agraria, pero en realidad entregó las que alguna vez fueron ricas granjas a sus compinches. Casi al mismo tiempo, todo estaba regulado, a menudo por debajo del coste de producción. El Banco Central estaba imprimiendo un número ilimitado de dólares zimbabuenses, de modo que en 2008 los precios subían un 98% al día. Los valores de la propiedad y del mercado cayeron por lo menos un 99%, pero era difícil decirlo con seguridad porque no había compradores. Mientras se desarrollaban estos acontecimientos, Mugabe se quejó de «empresarios codiciosos, mercados despiadados y las fuerzas de la globalización».3

Mugabe culpó al capitalismo y a los Estados Unidos, pero fue su régimen el que destruyó la economía de su pueblo mediante el control de los precios y la política monetaria inflacionaria. Es irónico que en 2015 el estado de Zimbabue comenzara a utilizar el dólar estadounidense como moneda de curso legal. El ciclo se reanudó en 2019, cuando el nuevo régimen creó una nueva moneda y decretó que todas las monedas extranjeras ya no tendrían curso legal. Una vez más, la historia se repite.

Fuente.

1.P. T. Leeson, «Escaping Poverty, Foreign Aid, Private Property and Economic Development», Journal of Private Enterprise 23, no. 2 (2008): pp. 39-64.

2.Thomas Sowell, Basic Economics: A Commonsense Guide to the Economy (Nueva York: Basic Books, 2011).

3.Hunter Lewis, Crony Capitalism in America 2008-2012 (VA: AC2 Books, 2013).


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2139 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
830
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.