Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Nuestra desastrosa obsesión por la igualdad

29/03/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Uno de los objetivos principales del movimiento progresista (es decir, izquierdista, liberal, socialista) es la igualación de ingresos y riqueza. Piensan que es injusto, incluso inmoral, que algunas personas tengan más cuando otras tienen menos. Denuncian especialmente la existencia de multimillonarios, pero su lamento muchas veces se extiende también a los millonarios, a veces incluso a cualquiera que tenga más riqueza que otra persona. Quieren que el Estado iguale los ingresos y la riqueza quitando el dinero a quienes lo tienen y lo entregue a otros o simplemente lo guarde en los cofres del gobierno para gastos generales.

Los izquierdistas se han convencido a sí mismos de que las personas son pobres precisamente porque otras personas son ricas. Por supuesto, bajo un sistema político-económico de impuestos y redistribución, teóricamente eso podría ser posible. Es decir, el Estado podría cobrar impuestos a las personas y luego otorgarles la generosidad a, digamos, una corporación, lo que le permitiría hacerse rico a través de esta generosidad de bienestar corporativo. O el Estado podría otorgar un monopolio a una empresa para proporcionar algún bien o servicio, permitiendo a la empresa llegar a ser rica debido a la falta de competidores.

Sin embargo, en una economía de mercado sin trabas, que es lo que favorecemos los libertarios, la única forma en que alguien puede hacerse rico es mediante el suministro de bienes o servicios que otras personas estén dispuestos a comprar. Cuanto más éxito tiene el vendedor en satisfacer a los consumidores, más rico se vuelve.

Por lo tanto, el éxito financiero en una verdadera sociedad de libre mercado no puede ser la causa de la pobreza de alguien más. De hecho, es todo lo contrario: cuanto más exitosa es la empresa, mejor está la gente que está en la parte inferior de la escala económica.

Primero, considere los trabajos que la firma está ofreciendo a las personas. Esos trabajos proporcionan ingresos y seguridad a los empleados. A medida que la empresa logra satisfacer a los consumidores, expande sus operaciones. Eso significa ofrecer empleos a más personas.

En segundo lugar, considere los productos y servicios que la firma ofrece a las personas en su rol de consumidores. Cuantos más productos y servicios ofrezca la empresa, especialmente si los precios comienzan a disminuir debido al aumento de la oferta, mejor se encuentran los consumidores.

Más sobre

En tercer lugar, al aumentar los ingresos y las ganancias, la empresa se suma al nivel general de capital en la sociedad, lo que provoca un aumento de la productividad, lo que significa un aumento de la prosperidad y del nivel de vida social general.

Por lo tanto, en un verdadero libre mercado hay una armonía de intereses entre propietarios de negocios, inversores, empleados y consumidores. Todos tienen el mismo interés en mantener y expandir el éxito de la empresa. El hecho de que algunas personas sean más ricas que otras es bastante irrelevante si consideramos que todos están en mejores condiciones que antes.

¿Cuál es realmente la verdadera fuerza impulsora detrás del movimiento socialista para la igualación? La envidia y la codicia. Los izquierdistas simplemente no pueden soportar el hecho de que algunas personas tienen más dinero que ellos. Incluso si la igualación forzada a través del poder del estado para cobrar impuestos a los ricos hace que todos, incluidos los pobres, se encuentren en peor situación, eso está bien para los socialistas. Lo único que importa es que los ricos ya no sean ricos.

Hemos visto cómo se desarrolla la mentalidad de igualación socialista en los países comunistas. Por ejemplo, cuando Fidel Castro tomó las riendas del poder en Cuba, no se conformó con solo gravar a los ricos. Sabía que eso reduciría la desigualdad de la riqueza pero no la eliminaría. Decidió ir a ecualización completa. ¡Se llevó todo, todo! de los ricos. Dinero, cuentas bancarias, casas y negocios. El gobierno comunista se apropió de todo. Todos fueron a trabajar para el gobierno.

Después de un tiempo, casi todos eran iguales en términos de ingresos y riqueza, es decir, igualmente pobres. De hecho, casi todos estaban al borde de la inanición. (La excepción, por supuesto, implicaba a ciertos funcionarios del gobierno cubano privilegiados). Al tomar el control de todos los negocios y hacer que los burócratas del gobierno los dirigieran, el gobierno destruyó no solo el espíritu empresarial que impulsa una economía de libre mercado, sino también la acumulación privada de capital, una de las claves del aumento de los niveles de vida y prosperidad.

Así, la obsesión socialista por la igualación termina destruyendo los cimientos económicos para una sociedad genuinamente próspera. Más importante aún, destruye la libertad de la ciudadanía. Eso es porque en una sociedad genuinamente libre, las personas tienen el derecho natural y dado por Dios a acumular tanta riqueza como quieran y hacer lo que quieran con ella.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1561 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
454
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.