Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Economía escriba una noticia?

El maestro del manga japonés Jiro Taniguchi deja un legado ecléctico y brillante

12/02/2017 11:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Jiro Taniguchi, uno de los maestros del manga japonés, murió el sábado en Tokio a los 69 años como consecuencia de una enfermedad, dejando como legado historias sencillas y humanas que recrean la vida cotidiana en su país.

Galardonado en numerosas ocasiones en su país y en Europa, incluidos premios en España, Taniguchi causó sensación en Japón a finales de los años 1980 con "La época de Botchan".

Una década después, se dio a conocer en el extranjero con "Barrio lejano", su obra maestra, y mostró poco a poco un eclecticismo celebrado por sus compañeros de profesión con mangas como "El gourmet solitario", "El almanaque de mi padre" o "Un zoo en invierno".

Sus historias sencillas y humanas reflejaban con precisión la intimidad de los barrios japoneses, y ofrecían un recorrido por el día a día de su país que recordaban el cine de su compatriota Yasujiro Ozu, con temas universales como la familia, la niñez o la naturaleza.

Taniguchi, que reconocía la influencia de dibujantes europeos como Jean Giraud (Moebius), sedujo a numerosos lectores en el mundo entero, especialmente en Francia.

"Preparaba una nueva obra para la familia, una historia en tres tomos, 'El bosque milenario", todo en color, una novela corta cercana al manga", indicó a la AFP su agente y traductora al francés, Corinne Quentin.

- "Un gran autor" -

"Nos sedujo su obra íntima y falsamente nostálgica, pero era ante todo un gran autor", asegura Sébastien Langevin, redactor jefe de la revista francesa especializada Canal BD Manga Mag.

"No le gustaba el avión, pero era tan curioso y viajaba mucho en su cabeza, lo cual queda claro en sus obras menos famosas que 'Barrio lejano'", dice Quentin.

Nacido en agosto de 1947 en Tottori, en el seno de una familia muy modesta, Taniguchi empezó en el manga en 1970 con "Un verano seco".

Luego se dedicó al manga policíaco y se interesó por el registro histórico con "La época de Botchan" (1987), antes de abordar en los años noventa unos relatos centrados en personajes de los que dibujó tanto la silueta como el alma.

Muy afectado por el tsunami y la posterior catástrofe nuclear de Fukushima en 2011, estuvo a punto de renunciar a su oficio, según confesó en una entrevista con la AFP, al no encontrar la utilidad de su trabajo en medio de semejante desastre.

- La belleza del trazo -

"Fueron los lectores, entre ellos los franceses, que me incitaron a seguir", aseguró entonces el dibujante que trabajaba al viejo estilo, sin ordenador, porque no sabía hacerlo de otra forma.

En 2011, Francia le entregó la insignia de Caballero de la Orden de Artes y Letras.

"Magníficos, sus dibujos de Venecia en un cuaderno de viajes. ¿Cuántas personas hay en el mundo capaces de recrear tan bien la belleza veneciana, el mar veneciano, el aire veneciano?", escribió en su blog la dibujante Mari Yamazaki.

"Tenía un registro de tal eclecticismo que uno siempre se preguntaba cuál iba a ser su obra siguiente", declaró a la AFP el dibujante de manga J.P. Nishi.

"El manga es una parte del cómic con unos códigos muy fuertes. Y en el interior de esos códigos, él supo crear obras que se dirigían al mundo entero", recuerda Langevin.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Economía (12813 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
2118
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.