Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Graciela Parra Chacon escriba una noticia?

¿Porqué es tan dificil para muchos manifestar lo que sienten?

01/09/2010 04:24 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Vivimos en un mundo en donde mostrarse tal cual es significa ser débil y frágil; seguramente seremos presa fácil y se van a aprovechar de eso

Es.wasabi.com

Hay ciertos hechos en la vida que nos dejan mudos. En la actualidad, la compulsión automatizada de aparentar cosas que no sentimos y con las que no estamos de acuerdo, hacen que nos desgastemos emocionalmente, por el sólo hecho de agradarle a los demás, o no quedar en evidencia ante otros.

Todos jugamos un juego: queremos que se nos perciba como alguien fuerte, impenetrable, aunque por dentro sintamos miedo y estemos reprimiendo lo que verdaderamente nos pasa.

El miedo como una epidemia, se propaga a través de una cadena de ideas y conclusiones equivocadas, genera no poder ser uno mismo y desconfianza de todo y de todos, haciéndonos perder de vista quienes somos realmente.

Seguramente el miedo a saber lo que podemos ser, es lo que hace que no podamos decir lo que realmente sentimos. Para poder expresar lo que sentimos, primero tenemos que saber quienes somos, y conocer el hecho que hace que nos sintamos de esa forma.

Primero tenemos que hacernos cargo de lo que nos esta pasando. Tenemos que comprometernos con eso que estamos sintiendo. Al fin y al cabo, nosotros somos eso mismo que sentimos. No podemos separarlo. Somos la misma cosa que nos esta pasando.

Somos cada cosa que nos pasa y cada cosa que sentimos. Es decir, no aceptar un hecho, es no aceptarnos a nosotros mismos. Es evadirse de la realidad. Y todo el tiempo nos evadimos. Somos grandes evasores. Vivimos como si las cosas no fueran parte de nuestra vida y otro se tuviera que hacer cargo de ello.

El sentimiento más claro donde se puede ver esto es en el plano del amor. Tememos sufrir. Tememos ser rechazados, estar solos, entonces, solemos evadirnos de la realidad idealizando al otro y a nosotros mismos. A ese otro y a nuestro ideal del yo, los cargamos con millones de cualidades que nos gustaría que tuviera. Y luego, nos decepcionamos, porque tarde o temprano, la realidad salta a la vista.

La libertad es el oxígeno del amor. El amor es saber lo que podemos ser. El amor es lo único que no nos limita. Lo único que nos puede limitar es el miedo. Y el principal miedo es el miedo de dejar de ser.

No expresamos lo que sentimos por miedo a dejar de ser lo que creemos que somos, es decir el ideal que tenemos de nosotros mismos, por miedo a que el amor nos transforme en otra cosa. Seguro que cuando amamos vamos a ser alguien mejor, o al menos vamos a pretender serlo. Y si eso no pasa, no es amor. Sino una necesidad de posesión, de querer ser algo a partir de la otra persona.

El amor es otra cosa. Es dejar nuestra personalidad de lado, para ser nada. El amor es vacío. Al amor nada lo contiene, porque él contiene todo. Somos nada y a la vez somos todas y cada una de las cosas que nos pasan. Estamos llenos de amor, pero nos sentimos vacíos ¿No es una gran contradicción?

Expresar lo que sentimos, es saber lo que somos. Callarlo es negarnos a nosotros mismos. De esta manera somos seres que vivimos de recuerdos, pero los mantenemos porque creemos que sin ellos no seríamos nada.

Eso no es vivir la realidad, es crear un mundo ideal en donde escapar de ella. Vivimos en un mundo virtual, donde nada es lo que parece

Muchas veces las relaciones (todo tipo de ellas) se vuelven actividades. Tenemos que encontrar gratificación en algo, llenar un vacío y por eso nos relacionamos con personas con las que nos encontramos cómodos y seguros. Entonces la relación se vuelve un hábito, en donde la mente la usa para su propia seguridad, generando contradicción y enfrentamiento.

No podemos vivir sin ser algo, sentirnos útiles e imprescindibles. En vez de utilizar las relaciones para autodescubrirnos, conocernos a nosotros mismos a través de ellas, las mismas sirven de escape, causándonos limitaciones.

¿Por qué siempre elegimos el mismo tipo de personas? Porque la mente suele sentirse segura en ámbitos conocidos. Cuando aparece algo desconocido lo tratamos de descodificar con lo que ya conocemos, y no nos damos cuenta que es un círculo vicioso que nos deja siempre en el mismo lugar.

En cambio si a través de los demás logramos ver nuestras actitudes y reacciones, podríamos relacionarnos verdaderamente con el otro, dejando de lado las justificaciones, que son excusas para no comprometernos y dejaríamos de juzgar a los otros, olvidándonos de los preconceptos y de catalogar las relaciones.

Nuestra mente suele catalogar todo, las relaciones todas tienen que tener una categoría. Esto es amistad, esto es amor ¿Acaso, los pensamientos entienden de amor? Primero hay que ver con que se quiere. Si se quiere con un corazón lleno de pensamientos, esto no es amor. La mente piensa, el corazón simplemente va a la acción. Siente, quiere.

Cuando conocemos a alguien solemos decir esto me sirve, esto no me sirve. ¿Qué es lo que nos tiene que servir? Siempre estamos esperando que nuestros deseos sean satisfechos. No esperemos más, la espera nos deja inmóviles ¿Qué es lo que buscamos en los otros? ¿Cómo vamos a saber que estamos buscando, si no sabemos quién es el que busca?

¿Podemos realmente conocer a otro? Muchas veces conocer a otro resulta engañoso, porque cuando nos adentramos a ese mundo desconocido, llegamos a descubrir cosas del otro que esa persona no sabe que tiene, entonces se genera una confrontación entre su esencia y sus ideas.

Como vivimos en la superficialidad del ser, vivimos de ideas, de ilusiones, de deseos, pero no vivimos la realidad del ser. Somos seres contradictorios por naturaleza (de la mente).

Pensamos que la realidad son nuestras ideas, entonces nuestra vida gira en torno a nuestras creencias. Y si no es como pensamos, entonces nada.

Para construir vínculos más sólidos, primero debemos empezar a accionar y dejar de lado las ideas. Las ideas sólo sirven para justificar la espera de comenzar a ser. Y ahí radica el mayor problema, somos lo que mostramos, y no lo que pensamos que somos. fuente http://blogs.monografias.com/


Sobre esta noticia

Autor:
Graciela Parra Chacon (714 noticias)
Visitas:
2735
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

ana sofia (22/11/2010)

Bueno yo eh tenido bastante dificultad para poder expresarme pero no por timidez , bueno el medico me dijo que deberia aprender ah llorar y expresar lo que siento es dificil porque a veces los demas te miran como si fueras extraterrestre , bueno pero ah todo esto eh aprendido ah llorar y expresar mis sentimientos

0
+ -
Responder

Graciela Parra Chacon (09/02/2011)

Ana Sofia. No te imaginas la paz que tú sientes cuando expresas tus sentimientos a los demás, no debes dejar que la timidéz de aleje de ese placer, confort, comodidad, como se llame, de demostrar así sea con lágrimas, un abrazo, una frase, lo importante que es alguien en nuestras vidas y nadie tiene por que mirarte como extra terrestre, sólo que tú no te das esa oportunidad. un abrazo