Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Grandespymes escriba una noticia?

Distinguiendo el potencial

12/04/2018 09:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Continuando con la nota anterior sobre el relato de los aprendizajes que me dejo esa vivencia inesperada ?que sin lugar a dudas marcó un hito en mi vida?, quiero compartirte un cuento antiguo, que refleja muy claramente lo que experimenté en ese momento crucial...

Cerca de Tokio vivía un gran samurai, ya anciano, que se dedicaba a enseñar el budismo zen a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario. Cierto día un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos pasó por la casa del viejo. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación esperaba que el adversario hiciera su primer movimiento y, gracias a su inteligencia privilegiada para captar los errores, contraatacaba con velocidad fulminante. El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una batalla. Conociendo la reputación del viejo samurai, estaba allí para derrotarlo y aumentar aún más su fama.

Los estudiantes de zen que se encontraban presentes se manifestaron contra la idea, pero el anciano aceptó el desafío. Entonces fueron todos a la plaza de la ciudad, donde el joven empezó a provocar al viejo. Arrojó algunas piedras en su dirección, lo escupió en la cara y le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus ancestros. Durante varias horas hizo todo lo posible para sacarlo de sus casillas, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, ya exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró de la plaza.

Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:

-¿Cómo ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aun sabiendo que podría perder la lucha, en vez de mostrarse como un cobarde ante todos nosotros?

El viejo samurai repuso:

-Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo? -Por supuesto, a quien intentó entregarlo -respondió uno de los discípulos.

-Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia, los insultos y las agresiones añadió el maestro-. Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo.

En ese momento del evento, no había frente a mi un joven guerrero ni era yo un viejo samurai, pero la escena estaba provista del mismo elemento del nudo de la historia: la agresión. Una agresión tan inesperada como innecesaria, tan desmedida como inusitada, tan sorprendente como irracional... Quizás por eso, la sorpresa inicial no me permitió medir las consecuencias de mi accionar, que en principio, fue oponer resistencia...

En ese oponer resistencia, y por una ley física ( Si un cuerpo actúa sobre otro con una fuerza ?acción?, éste reacciona contra aquél con otra fuerza de igual valor y dirección, pero de sentido contrario ?reacción? ) era obvio que se generaría un ciclo de reforzamiento de acción/reacción, y que iría creciendo, y más cuando la "contienda" no era 1 a 1, sino 4 a 1... Bueno, es obvio para mí ahora, pero en ese momento, la confusión y la desorientación era lo que estaba pasando en mi mente y no había espacio para recordar la 3ra. ley de Newton...

Una vez que los agresores dejaron la escena, distinguí que mis piernas no estaban pudiendo sostener mi cuerpo... me acerqué a la pared de una casa para apoyarme, y finalmente quedé tendido en el suelo, sobre la vereda... El ritmo cardíaco y la presión arterial estaban en niveles muy altos ?resultados del violento incidente? y comenzó a aparecer involuntariamente una respiración corta, y un sudor que sentía en mi frente y espalda, y muchísima tensión en todo el cuerpo. Lo primero que atiné a hacer fue repasar mentalmente cada músculo de mi cuerpo y chequear cuáles estaban en tensión, para distenderlo a voluntad, ya que estando tendido en el suelo, no era necesaria ninguna tensión, y esto me permitiría generar un ahorro de energía, que seguramente mi instinto de conservación me impulsaba a hacer...

Pasado ya un año de aquel hito, distingo que si no hubiera sido por ese chequeo mental sobre mi cuerpo, quizás me hubieran invadido muchos pensamientos sobre lo sucedido, sobre el por qué de esa agresión, sobre por qué a mí... y quizás me hubiera dejado invadir por una emoción de rencor por mis agresores, odio a la vida por lo sucedido y sus consecuencias, resentimiento contra todos los atacantes y "los de su calaña", etc.

Y en lugar de esas emociones, apareció una emoción de gratitud. En principio, gratitud a la Vida, porque estaba vivo, porque estaba consciente de lo sucedido y en uso de mis facultades. Y también agradecido a mí mismo, porque pude aceptar lo que estaba sucediendo como parte de lo que le puede pasar a cualquiera en esta vida... y esa aceptación me llevó a darme cuenta de todo el potencial de lo que estaba por suceder en mi futuro... el potencial de una nueva oportunidad!

Cierro aquí esta segunda parte de la nota. La continuaré en la próxima, pero antes, te (y me) regalo algunas preguntas a modo de guía para la reflexión:

  • ¿Cuál es mi respuesta recurrente a las agresiones de otros o del entorno?
  • ¿Cómo vivo el "ahora" y el "después" de una agresión?
  • ¿Qué potencialidades no estoy observando, por quedarme en emociones que me cierran posibilidades?

"El gran reto es llegar a ser todo lo que se es capaz de ser. Es increíble lo que se transforma el espíritu cuando el potencial humano se desarrolla al máximo, y uno se extiende hasta el límite" ~ Jim Rohn

Espero de corazón que este artículo haya sido de alguna manera útil para tu vida. Si en algún momento consideras que necesitas asistencia para revisar o re-significar tus POTENCIALIDADES, y quieres dar tu primer paso hacia una más profunda autoconciencia en el presente, para lograr un mayor bien-estar en el futuro, estoy disponible para que me consultes y conversemos de qué manera puedo asistirte.

Recibe mi total agradecimiento por permitirme compartir contigo estas reflexiones y te agradeceré las reenvíes a quienes consideres les pueda ser de utilidad.

Fuente: https://entrenatuvida.blog/2017/06/02/distinguiendo-el-potencial/

imageimageimageimageimageimage

Sobre esta noticia

Autor:
Grandespymes (13430 noticias)
Fuente:
grandespymes.com.ar
Visitas:
492
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.