Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Devoradoradelibros escriba una noticia?

Distinta Clara - Alba Ballesta

24/05/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Edición: Algaida, 2018 Páginas: 376 ISBN: 9788491890379 Precio: 20, 00 € (e-book: 9, 99 €)

image Tanto en Rari nantes (2015; Premio Joven de Narrativa de la UCM) como en Distinta Clara (2018; Premio Ateneo Joven de Sevilla), sus dos novelas publicadas, Alba Ballesta (Orihuela, 1991) muestra una inclinación por la narrativa metaliteraria. En la primera, Álvaro Aliaga, profesor de secundaria un tanto excéntrico, encuentra en una librería la obra de un autor francés que parece hablar de él. El protagonista se obsesiona con el escritor, quiere conocerlo, y comienza a escribir un libro a su vez. Los capítulos alternan la historia de Álvaro con las andanzas de otros personajes (dos amigas, un tatuador, un librero, entre otros), que terminan por relacionarse. La novela se sitúa en la Barcelona contemporánea y está narrada con humor absurdo; pese a hablar de literatura, se aleja del ombliguismo y la pretenciosidad. Ballesta, además, escribe con trazo grueso: no redacta «páginas de orfebrería», sino que mantiene la frescura del primer borrador, un estilo vigoroso, ágil, ameno, que anima a seguir leyendo y con el tiempo le cosechará muchos lectores fieles. Tiene oído para la expresión coloquial y talento para la ocurrencia, la greguería. Leer Rari nantes , que toma su título de los nadadores supervivientes de la Eneida («parecía que compartieran un mismo fin, el objetivo de salir a flote, de dejar de nadar sin rumbo», p. 171), ha resultado estimulante: es poco frecuente descubrir una nueva voz con este brío, este descaro, de una novelista que sin duda ha leído mucho y muy bien. Distinta Clara confirma esa corazonada. La acción vuelve a desarrollarse en Barcelona, donde Laia, estudiante de máster, investiga a una escritora llamada Clara Dubasenca (a la que Alba Ballesta hace un guiño en el epígrafe de Rari nantes ), de quien encontró por casualidad el tercer volumen de sus obras completas. Como en esos cuentos tradicionales que llevan de un lugar a otro, la estructura del libro adopta la forma de una cadena: por la novela desfilan amigos y conocidos de Clara Dubasenca, personajes que fueron jóvenes en la Barcelona de los años ochenta, una década que se contrapone a la actualidad. A ella, Clara, se le ha perdido la pista. La autora juega al tanteo para averiguar quién fue esta tal Clara: poco a poco, se desvela su naturaleza errática, no terminó la carrera, solía escribir poemas, iba de un lado a otro, tuvo empleos modestos. Todos los personajes se muestran fascinados por ella de una forma u otra; una atracción que se contagia a Laia, que en cierta manera se identifica (o le gustaría identificarse) con la escurridiza y brillante y enigmática Clara. Completan el libro los capítulos, un poco a modo de interludio, sobre la propia Laia: sus desencuentros familiares y sentimentales, sus estudios. Ella también tiende a evadirse; el hecho de ceder la palabra a la gente que se cruza en su camino no deja de ser una estrategia de camuflaje de su propia voz. En Distinta Clara se evidencia todavía más el dominio del registro coloquial: la narración se apoya en una sucesión de voces, cada capítulo un monólogo de personajes extravagantes, castizos, cómicos. Se le pueden hacer algunas objeciones: quizá no hacían falta tantos, quizá podría haber interconectado más sus historias en lugar de limitarse a seguir la cadena. Por otro lado, en el paso de una parte a otra falta marcar más la transición, reforzar los picos de intensidad, que no parezca que estamos leyendo más de lo mismo. Aun así, la novela se lee con mucho gusto. La autora tiene pulso para arrastrar al lector, una prosa rica, reflexiva pero sin caer en la contemplación o el tedio, con chispa. Incluso aceptando que algunos monólogos no eran necesarios, uno se divierte al leerlos, por su ingenio, su viveza. El libro proporciona momentos gratos, es un divertimento bien traído. Y, por supuesto, sobresale su mitomanía en torno a la escritora, más por su vida que por su producción. Juega al despiste: la protagonista descubre el tercer volumen de sus obras completas; esto, las obras completas, sugieren unas ideas determinadas (una literata de larga trayectoria, todo muy formal, etc.) que, sin embargo, no coinciden con lo que va averiguando Laia. En la novela se transcriben poemas de Clara Dubasenca, píldoras de ese humor ocurrente que ya dejaba entrever Rari nantes . El centro de la novela es, de nuevo, la metaficción, pero también hace un buen trabajo con el retrato de la estudiante. Laia elige a Clara Dubasenca como tema para su TFM; no obstante, como le interesa más la persona que la obra, el proyecto no cuaja. Hay ahí una burla del rigor académico, el encorsetamiento de la universidad, que conduce a investigaciones pretenciosas e inanes, tendencia que contrasta con la pasión de bucear por su cuenta, por instinto, de escuchar voces y empaparse de vida, en lugar de tanta teoría. Se hacen notas al pie, como un guiño a los trabajos finales. A propósito de Clara Dubasenca, vale la pena mencionar el parecido semántico de su nombre con el de la autora, Alba; se da la paradoja de que ni el personaje de Clara ni la narrativa de Alba Ballesta se caracterizan por ser blancos o puros; al contrario, enredan, y con gracia. En cuanto a Laia, se esbozan sus conflictos (búsqueda de independencia, ligeras tensiones con los padres, relación ambigua con un compañero), pero no termina de ser un personaje con entidad; queda desdibujada al lado de la cadena de conocidos de Clara. Tal vez esa era la intención, una protagonista-canal, que se esconde de sus allegados como lo hizo Dubasenca en sus tiempos. image Alba Ballesta A todo esto, no hay que leer Distinta Clara (ni Rari nantes ) buscando «verosimilitud» o «realismo». No es creíble que Laia consiga esos contactos con tanta facilidad, ni que todos accedan a compartir recuerdos tan íntimos con una joven desconocida. Tampoco que tengan tan presente a la desaparecida Clara, hasta el punto de recitar poemas de memoria. Pero nada de eso importa, porque, de algún modo, la autora hace un pacto con el lector: aceptamos esas licencias, o, más bien, aceptamos esas reglas del juego, porque lo que obtenemos a cambio es un festín literario. No siempre se busca, al leer, un análisis de la sociedad; en ocasiones la fascinación está en el gusto mismo de contar historias, como en los cuentos tradicionales, el gusto de dejarse llevar, de disfrutar de los guiños. Alba Ballesta tiene esa capacidad de absorber al lector, con independencia de lo que narre. Un potencial enorme.


Sobre esta noticia

Autor:
Devoradoradelibros (632 noticias)
Fuente:
devoradoradelibros.com
Visitas:
2316
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.