Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

El ecofeminismo como herramienta de transformación

07/03/2018 13:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad... convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

El ecofeminismo es una corriente diversa de pensamiento y movimientos sociales que denuncia que la economía, cultura y política hegemónicas se han desarrollado en contra de las bases materiales que sostienen la vida y propone formas alternativas de reorganización económica y política, de modo que se puedan recomponer los lazos rotos entre las personas y con la naturaleza.

Los ecofeminismos iluminan funciones, trabajos y a personas habitualmente invisibilizadas y subordinadas, y señalan la necesidad de otorgarles valor y prioridad si queremos aspirar a que la vida humana pueda mantenerse tal y como la conocemos.

El punto de partida es la consciencia de que la especie humana vive encarnada en cuerpos que son vulnerables y finitos. Cuerpos que hay que cuidar a lo largo de toda su existencia, y de forma más intensa en algunos momentos del ciclo vital. Cada ser humano, individualmente, no puede sobrevivir si no recibe una atención que garantice la reproducción cotidiana de la vida. En las sociedades patriarcales, quienes mayoritariamente realizan esas tareas son mujeres, no porque sean las únicas capaces de hacerlo, sino porque la división sexual del trabajo impone su realización a través de diversos mecanismos: la socialización, las nociones del deber o de sacrificio vinculado al amor o simplemente el miedo.

Pero además, la vida humana se inserta en un medio natural, al que pertenece y con el que interactúa para obtener lo necesario para mantener las condiciones de existencia. Este medio natural tiene límites físicos e impone constricciones que chocan frontalmente con la dinámica expansiva del capitalismo.

Ningún ser humano puede vivir sin esa interacción con la naturaleza o sin recibir cuidado. Sin embargo, la sociedad occidental se ha construido sobre una peligrosa fantasía: la de que los seres humanos, gracias a su capacidad de razonar y conocer, podían vivir ajenos a la organización y límites de la naturaleza y a las necesidades derivadas de tener cuerpo.

Solo unos cuantos individuos ?mayoritariamente hombres? pueden vivir como si flotasen por encima de los cuerpos y de la naturaleza, y lo hacen gracias a que, en espacios ocultos a la economía y a la política, otras personas, tierras y especies, se ocupan de sostenerles con vida. Son una minoría, pero la política y la economía se han organizado como si ese fuese el sujeto universal.

La economía, nacida en este contexto, razona exclusivamente en el mundo monetario y expulsa de su campo de estudio los procesos complejos de la regeneración natural, la finitud de los recursos y los trabajos de cuidados, a los que, en el mejor de los casos considera una carga. Esta mirada corta ha terminado generando una profundísima crisis ecosocial que amenaza con llevarse por delante la vida.

La mirada ecofeminista permite tomar conciencia de oposición y conflicto entre el capital y la vida, y puede ayudar a reconfigurar la lógica política y económica.

El punto de partida es la inevitable reducción de la extracción y presión sobre los ciclos naturales. En un planeta con límites, ya sobrepasados, el decrecimiento de la esfera material de la economía global no es tanto una opción como un dato ineludible. Esta adaptación puede producirse mediante una lucha desigual y violenta por el uso de los recursos decrecientes o mediante un proceso de reajuste decidido y anticipado con criterios de equidad.

Ese aterrizaje forzoso de la economía en la tierra y en los cuerpos, obliga a promover una cultura de la suficiencia y de la autocontención en lo material, a apostar por la relocalización de la economía y el establecimiento de circuitos cortos de comercialización, a restaurar la vida rural, a disminuir el transporte y la velocidad. Para que este proceso sea justo son condiciones necesarias el reparto de la riqueza y de las obligaciones que se derivan del hecho de ser especie y tener cuerpo.

Si señalásemos en el mapa del mundo los lugares en los que se viven guerras formales o informales, veríamos que en la mayor parte de ellos lo que está en disputa es el control del territorio, de los minerales, de los ríos y del cuerpo de las mujeres. Ejércitos y mercenarios se enfrentan a poblaciones que intentan oponerse a proyectos extractivistas, a la construcción de infraestructuras o a los monocultivos de soja, palma... y de pensamiento.

Si miramos, aún con más detalle, veremos que quienes protagonizan esas luchas y sostienen a sus comunidades, son mujeres El territorio y el cuerpo de las mujeres son el campo de batalla y de resistencia... Nuestra prioridad es poner en el centro la vida, no solo la nuestra, sino las de una humanidad que naufraga.

------------------------

* Yayo Herrero es antropóloga, ingeniera, profesora y activista ecofeminista.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2152 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
935
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.