Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Consultorsalud escriba una noticia?

El futuro de nuestra salud

08/09/2011 06:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

He esperado con paciencia para continuar escribiendo sobre la  evolución? del Sistema General de Seguridad Social en Salud Colombiano. Tras la declaratoria de emergencia social, que buscaba impactar sobre unas evidentes falencias, se colaron una serie de "detalles" que oscurecieron sus alcances, y continuo viendo una interminable cadena de reglamentos, requerimientos y precisiones, que no me dejan tranquilo.

La emergencia social, polarizó aun mas las posturas de los actores que se han opuesto desde siempre a la Ley 100 de 1993, y sublevó innecesariamente a otros, no menos importantes protagonistas de la prestación  o  recepción  de servicios; Los médicos obviamente se lanzaron masivamente a defender su  autonomía  (en lo que me identifico), sin reconocimiento de sus faltas que han originado por  acción  u  omisión  cuantiosos sobre costos al sistema; los familiares de pacientes con enfermedades raras, que como su nombre lo indica son un porcentaje "no asegurable" de la  población, hicieron aparecer la emergencia como la  antítesis  de lo debido; Algunos pacientes con enfermedades de alto costo, dijeron a voz en cuello, que el  cáncer  ya no estaba cubierto, y no pocos profesionales peor informados que los anteriores, asintieron con  preocupación.

Las cerveceras le  echaron  la culpa a la emergencia para subir $100 cada nueva botella vendida en el  país, y los distribuidores de juegos de suerte y azar  también  resintieron por el nuevo aporte a la salud.

Las EPS brillaron por su bajo perfil, y las IPS públicas enfilaron  baterías  para documentar a la Honorable Corte Constitucional sobre la inconstitucionalidad de las medidas y cruzan dedos de manos y pies, para que el  próximo  fallo les halle la  razón  y se desmoroné la emergencia.

Entre tanto el gobierno sigue avanzando en dos proyectos pilotos de  universalización  de coberturas y homologación de planes de beneficios en  Barranquilla  y Cartagena, en donde los primeros resultados son auspiciosos, y acometió la tarea de concretar el giro directo a las EPS (saltándose  a los entes municipales), y a las IPS (saltándose  a las EPS), con la  hipótesis  (supongo yo) que esta  inundación  financiera, permitirá que el barco siga a flote, mientras otras medidas emergentes hacen tramite y entregan resultados.

Sin embargo el pago de las gigantescas carteras por servicios NO POS (que fue el detonante de la emergencia), no ha sido resuelto 3, 5 meses  después  de emitida la emergencia, y en cambio los aseguradores y prestadores en todo el  país, deben seguir recobrando a los entes departamentales, cuyos ya conocidos y exiguos recursos no alcanzan para este  propósito; Los 300.000 millones tramitados antes de la emergencia social, solo se girarán hacia el mes de mayo, y entre tanto la cartera sigue creciendo, amenazando pronto el acceso de los usuarios.

La  liquidación  de contratos entre municipios y EPS, parece una tarea de la emergencia cumplida sobre el papel, pero sin respaldo en pagos efectivos, podría convertirse en una  reclamación  judicial que  atascaría  el flujo de decenas de miles de millones de pesos por varios años mas, en perjuicio no solo de los aseguradores, sino de su red nacional de prestadores, a expensas de un gobierno que inobserva sus obligaciones primarias con el sistema y sus actores.

Y si se cae la emergencia?.

Pues todos a correr porque se  necesitaría  firmar miles de contratos entre municipios y EPS, y las negociaciones entre EPS e IPS  cambiarían  debido a que se  podría  volver a contratar las actividades de PyP por cápita, y los giros directos  terminarían  volviendo a los interminables tramites territoriales, y se  revivirían  las interventorías, y se  abrirían  espacios  jurídicos  de incertidumbre respecto a la solidez del aseguramiento y sobre las  garantías  del mismo, y por ende la duda sobre el reconocimiento de las primas en decenas de municipios.

Sumemos a este caos, los  múltiples  proyectos legislativos que el nuevo congreso presentará tratando de remediar los problemas o de reformar el Sistema.

Aun no puedo identificar en que momento se  perdió  la ruta del sistema de salud, y este se  convirtió  en el escenario de pujas entre actores y gremios, en donde todos perdemos y nadie gana. Sigo sin comprender como aseguradores y prestadores no son aliados confiables, y como el gobierno no ha establecido una  política  publica de  prestación  de servicios de salud cimentada en la  Atención  Primaria en Salud y roto toda barrera de acceso a la  atención.

Me niego a entender como el Estado, sigue reglamentando para defender a prestadores  públicos, cuando estos  deberían  ser organizaciones  élite  del sector y en lugar de sobrevivir como lo hacen, resaltar por sus conquistas sectoriales en el mantenimiento del estado de salud de sus poblaciones asignadas.

Será que al Estado le conviene esta absurda  confrontación  de alguna manera? o será que no ha podido dimensionar las necesidades diversas de esta  nación, y aceptar que en muchos sitios la red publica no solo es indispensable sino muy buena, y en otros lugares  podría  llegar a no ser necesaria, y que entonces  están  faltando pantalones  políticos  para defender un modelo bien organizado que no se mida por el número de organizaciones, sino por los resultados  estadísticos  y epidemiológicos, y no solo por los balances financieros?

Tampoco entiendo como el Estado continua regulando los porcentajes de uso de la prima de aseguramiento por parte de las EPS, y ahora en el colmo de su intervencionismo, se los salta girando directamente a los prestadores, con el absurdo argumento financiero, desdibujando completamente el modelo de aseguramiento que tanto dice abanderar.

Ahora creo que debemos proponer una reforma seria y  rápida, que salve los mejores conceptos que se han ido puliendo en los  últimos  14 años, que simplifique la  operación, perfeccione los controles y haga mas eficiente la  gestión, teniendo como  núcleo  de la misma no las organizaciones, sino los ciudadanos y sus necesidades, sin perder el contexto de los recursos finitos, y la necesidad obligatoria de priorizar dentro del mejor respeto por los derechos fundamentales, que no pueden ser el argumento para abrir agujeros a la coraza de este o cualquier otro  navío  que pretenda llevarnos a un mejor puerto.

Estaremos expectantes y colaboradores con el proceso.


Sobre esta noticia

Autor:
Consultorsalud (30 noticias)
Visitas:
50
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.