Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

El hijo Zori

25/07/2014 09:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace poco recibí un dolorido correo de Ignacio Tomás Zori, hijo del cómico Tomás Zori, que fue actor y miembro del miembro del trío Zori, Santos y Codeso, al que yo había zaherido en una crónica como ejemplo del humor zafio dominante durante el franquismo.

Ignacio Tomás Zori, hijo, es capitán de la Marina Mercante y ha pasado buena parte de sus 57 años en barcos de todo porte y nacionalidad, casi siempre tan lejos de España que no pudo asistir al entierro de su padre, en 2002.

Pero puede sostener a su familia dignamente, como hizo el cómico, nacido en una humilde familia de Vallecas, en Madrid, y que se reía de sus propios problemas en la triste y hambrienta España de la guerra y la postguerra.

Esa risa y los chistes que la generaban, que el cronista tachó de vulgares, se daban, como explica Zori, hijo, en el llamado "género de revista".

Dice el marino que "La revista, siempre ha sido muy criticada en España; los del régimen la criticaban porque las chicas del conjunto enseñaban mucho, y a su vez decían que los diálogos eran muy picarones".

"Los intelectuales, naturalmente, la ignoraban, y los actores que la representaban no eran bien vistos entre esas minorías de buena formación intelectual. Pero a su vez ha sido el género teatral al que más público accedía, probablemente porque las localidades de entresuelo y general eran baratas, y por qué no, porque se reían, y se reían mucho".

El cronista le ha pedido perdón al capitán Zori, y le he explicado que los progres de mi generación desdeñábamos la cultura popular por un complejo de superioridad que aún se mantiene, incluso entre quienes tratamos de corregirnos tras dejar de ser progres.

Perdón de nuevo, Ignacio Tomás Zori, y mi respeto para su padre y para quienes hicieron reír a tantas personas que fuera de su espectáculo eran desgraciadas.

Y quien quiera saber algo más sobre Zori, y sobre la vida de su hijo, el marino, puede leer "59 minutos de pura vida" (Bubok editorial), novela y autobiografía escrita por él en sus navegaciones.


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2357 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
782
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.