Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Angelalirio escriba una noticia?

¡El periodista soy yo!

16/01/2016 13:59 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuatro jóvenes gobiernan. Tres han buscado los votos y lo hacen con legitimidad. El cuarto, no fue elegido popularmente y es instrumento de un modelo clasista que aspira a conquistar el territorio, descalificando, señalando e imputando, con el propósito de entregar la región a los de su clase

Por: ANGEL ALIRIO MORENO MATEUS

Medio mes después de haberse iniciado un nuevo período de alcaldes y gobernadores elegidos por voto popular, el interés de los medios de comunicación se ha centrado más en las decisiones administrativas de las alcaldías del área metropolitana. Las cuatro ciudades están gobernadas por jóvenes. El más joven de estos mandatarios gobierna a Floridablanca quien de arrancada, mostró su talento e interpretando la realidad política de su municipio, conformó un gabinete integrado por profesionales con excelente perfil académico a quienes advirtió en su posesión, que tienen la “obligación de responder a los 51.392 ciudadanos que le otorgaron el mandato para hacer que la institucionalidad y la buena gobernanza retornen a su ciudad para beneficio de toda la comunidad, atendiendo el interés general y el bien común”. Héctor Mantilla es el más joven de los mandatarios de Colombia y el más votado de los alcaldes jóvenes del país y se convierte por ello, en una esperanza de la política regional.

Siguen en el orden Danny Alexander de Piedecuesta y John Abiud Ramírez en Girón. Cada uno con 40 mil votos representan la amalgama de los acuerdos políticos en la convulsionada democracia local y los rodea la legitimidad para atender el mandato que les entregaron, han integrado sus equipos de gobierno para atender los acuerdos de campaña y desarrollar su plan de gobierno. Lo están haciendo bien.

Y cuando hablo de los cuatro municipios, me refiero también a Bucaramanga. Allí oficialmente hay un alcalde que logró llegar con la propuesta de implementar la “lógica, la ética y la estética”, condensando en ella la filosofía griega de Sócrates. Un piedecuestano que nació hace 70 años y que desde 1971 se dedicó a la construcción, a quien su hermano de sangre le entregó un “paquete ideológico” para que conquistara la ciudad. Sin embargo bajo el amparo de  un proyecto que viene impulsando la ONU y cuyo implementador es el PNUD puso en práctica una iniciativa política de fortalecimiento democrático, que ya fue desarrollada con los partidos políticos en Colombia y con los gobiernos locales en Bolivia, pero que aquí –en Bucaramanga- decidieron ponerle un nombre rimbombante de “jefatura de gabinete”.  Esa intención del PNUD está siendo tomada como camino de intervencionismo, al punto que ese “jefe de gabinete” se convirtió en el verdadero alcalde y en el determinador de las decisiones. Me refiero a Manolo Azuero, por quien la gente de Bucaramanga no votó, pero quien bajo el cuento de “reivindicar lo público”, no se sabe si financiado por el municipio como funcionario o contratista o por el PNUD –habría que averiguar- es decir, no se sabe si legal o de facto y con la mampara de la “gobernanza democrática” pretende dividir a la sociedad política del área metropolitana entre bandidos y pulcros, siendo los pulcros, solamente los que piensen como él y los suyos.     

El proyecto del PNUD no pone alcaldes ad-hoc para que gobiernen y elaboren los libretos del titular como está sucediendo en Bucaramanga

El proyecto del PNUD no es el de poner alcalde ad-hoc para que gobierne y elabore los libretos del titular como está sucediendo en Bucaramanga. La iniciativa forma parte de un proyecto construido luego de la “Alianza Ciudadana por la Democracia” y que pretende la búsqueda de la transparencia, la lucha contra la corrupción, el gobierno en línea y la ventanilla única de información para atender el componente de participación ciudadana.  No se puede confundir eso, con querer involucrar a toda la comunidad en una controversia clasista que por siglos ha vivido Bucaramanga, y que tuvo episodios de mala recordación como “La culebra Pico de Oro”. Esa es otra de las formas de la corrupción.

Por eso digo que hay cuatro jóvenes gobernando, tres de ellos han sudado la búsqueda de los votos y gobiernan con legitimidad. El cuarto, que no fue elegido popularmente, es instrumento de un modelo clasista que aprovecha la fachada de un proyecto que trabaja por el “Fortalecimiento Democrático” y aspira a conquistar el territorio, descalificando y con populismo señalando e imputando, con el único propósito de entregar el territorio de la región a los de su clase.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Angelalirio (84 noticias)
Visitas:
12903
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

luz adriana guevara (19/05/2016)

Buen dia!!
Quiero comentarles q quise compartir esta informacion y el icono de watsaap no funciono, gracias