Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Angelalirio escriba una noticia?

El triangulo de la Paz

10/02/2013 14:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Medir no el producto interno bruto, sino como en Bután: Felicidad interior bruta

EL TRIANGULO DE LA PAZ

Por: ANGEL ALIRIO MORENO MATEUS

Si somos capaces de resolver todos nuestros problemas sociales, económicos y políticos a partir de saber interpretar nuestro triangulo de fortalezas, estaremos encontrando el camino de la paz; todo porque ahí comienzan las potencialidades de nuestra riqueza: Agua, comida y ambiente sano.

No podemos continuar explotando nuestro suelo y haciendo que nuestra economía agraria siga dependiendo de la ganadería extensiva y de los cultivos para producir bio-combustibles, mientras contemplamos a la vera del camino de las múltiples haciendas a personas deseosas de una porción de proteína, un vaso de leche o una “migaja de manteca” para su dieta, a la par que leen en los diarios, que tienen tanta suerte, que viven en una de las naciones más felices del mundo.

¿Cuál felicidad? La que añoramos, en un país en donde el promedio es de 1.5 reses por hectárea y no tenemos al menos un metro de vivienda construida por familia colombiana. La felicidad debe ser considerada como el derecho fundamental de rango constitucional que garantice a cada ser humano, una digna existencia otorgada por el acceso a un nivel adecuado de calidad de vida, con educación, salud, vestido, alimentación, recreación y libre acceso al goce de los desarrollos tecnológicos.

Colombia podría ser un proyecto piloto de Felicidad Interior Bruta

Si de la Habana surge un modelo que contemple los tres aspectos esenciales para nuestro desarrollo, podríamos afirmar que hemos resuelto el problema. Comida podemos producir para nuestra dieta y seguridad alimentaria y nutricional, además de venderle a las demás naciones. Agua, podremos exportar desde el pacifico colombiano; nuestro rico litoral, en el que en los últimos doscientos años; según la tradición oral, hay áreas geográficas en las que solo ha dejado de llover un día. En otras naciones tienen tanta ausencia de “agua dulce” que les está resultando económica y ambientalmente costoso el proceso de desalinización de agua marina para el consumo humano. Y, un ambiente sano, a partir de procesos de producción limpia, contribuiría al “enfriamiento” del planeta y a la retribución global por los servicios ambientales.

Nosotros podremos llegar a ser de verdad el país más feliz del mundo, en el que midamos como en Bután, no el producto interno bruto en términos de economía financiera, sino en índices de felicidad interior bruta medida desde el grado de la satisfacción de los anhelos y aspiraciones de la población colombiana. Yo por mi parte, sueño con un país en el que la propiedad privada individual de la tierra tenga un umbral y después de él, sea social y sobre sus fines y destinación intervenga el Estado. Ojala la ONU pueda inmiscuirse más en la agenda de la Habana, para que tengamos el primer proyecto piloto de nación feliz del mundo, después de tantos años de guerra.


Sobre esta noticia

Autor:
Angelalirio (84 noticias)
Visitas:
346
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.