Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Neofronteras escriba una noticia?

Un millón de especies en riesgo de extinción

13/05/2019 18:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un informe reciente alerta sobre las graves consecuencias que sobre los ecosistemas tienen las acciones humanas.

Cerca de un millón de especies animales y vegetales están en riesgo de extinción debido a la actividad humana. Se podría decir que ya estamos en la sexta gran extinción masiva.

Si no se hace nada, muchas de estas especies en riesgo desaparecerán en las próximas décadas e, inevitablemente, ello afectará al ser humano.

Robert Watson (IPBES, Intergovernmental Science-Policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services) expuso hace un días en París en un congreso los resultados del último informe del IPBES. Las abrumadoras pruebas que han sido recolectadas muestran un "panorama ominoso". La salud de los ecosistemas de los que dependen los seres humanos y otras especies se están deteriorando más rápidamente que nunca.

En este congreso de París se aprobaron por representantes de 131 estados las 40 páginas del sumario del informe completo y este último se publicará más tarde este mismo año.

El informe completo, de 1500 páginas, recopila trabajos de cientos de expertos internacionales y se basa en miles de estudios científicos. Es el estudio más exhaustivo realizado hasta hoy sobre el declive de la biodiversidad a lo largo de todo el globo y los peligros que está creando la civilización.

Con una población que ya supera los 7000 millones de habitantes, las actividades humanas como la agricultura, ganadería, tala, caza, pesca contaminación del agua, transporte de especies invasoras, expansión de carreteras y minería están alterando la Tierra a un ritmo sin precedentes en toda la historia.

Watson dice que en el pasado la gente pensaba acerca de la conservación de la biodiversidad como algo bueno para el mundo natural, pero que este informe deja claro la relación directa entre biodiversidad y cosas muy importantes para el ser humano como el asegurarse la obtención de alimentos o agua dulce limpia, tanto en países ricos como pobres.

En un informe anterior ya se apuntó a que sólo en América la Naturaleza proporciona al año 24 billones de dólares en beneficios no monetizables. Así, por dar ejemplos, la selva amazónica absorbe inmensas cantidades de dióxido de carbono, lo que ayuda a retrasar el Cambio Climático, los humedales purifican el agua que finalmente bebemos, los arrecifes de coral aportan turismo y peces en el Caribe o numerosas especies de plantas son la base de distintos fármacos.

El problema es que estos ecosistemas son cada vez menos ricos en especies y los servicios que proporcionan al ser humano se están reduciendo.

Al mismo tiempo, han empezado a dejarse notar los efectos del Calentamiento Global como factor en el declive de la vida natural, al desplazarse o encogerse ecosistemas debido al cambio de la climatología local. Numerosas especies están intentando evolucionar o adaptarse a las nuevas condiciones con éxito desigual. Cerca del 5% de las especies del mundo están ya amenazadas por culpa del Cambio Climático.

Al combinarse los efectos de la degradación y explotación del medio natural con los que tiene el Cambio Climático, numerosas especies están siendo empujadas hacia la extinción.

Según Richard Pearson (University College of London), si el Cambio Climático fuera el único problema muchas especies se podrían adaptarse, evolucionar o moverse hacia las nuevas condiciones. Pero esto ya no es posible debido a que los ecosistemas están fragmentados y los seres vivos no pueden ya moverse.

Se espera que la pérdida de biodiversidad se acelere a partir de 2050, sobre todo en los trópicos, a no ser que se tomen medidas drásticas de conservación.

De las casi 6200 variedades de mamíferos usadas por los humanos como ganado, 559 se han extinguido y 1000 corren un serio peligro. Esta pérdida de variabilidad genética es una amenaza para la producción de alimentos frente a epidemias y otros problemas. Además, el ganado se enfrenta al desafío de tener que sobrevivir a las nuevas temperaturas y condiciones más secas dictadas por el Cambio Climático. Lo mismo se puede decir de los cultivos. Sin un aporte de genes de especies naturales que permitan obtener nuevas variedades de cultivos y ganado no habrá manera de enfrentarse a estos problemas. Pero estamos perdiendo estas especies silvestres.

La red que interconecta la vida en la Tierra se está haciendo más pequeña y está muy erosionada. Lo que se muestra en el informe es, básicamente, terrible.

El ritmo de extinción actual es de decenas a centenares de veces más rápido que en los pasados 10 millones de años.

Desde 1500 al menos 680 especies se han extinguido para siempre.

Ya hay un millón de especies en peligro de extinción y muchas de ellas desaparecerán en pocas décadas si no se hace nada. Podremos contemplar la desaparición del 40% de las especies de anfibios, un tercio de los mamíferos marinos y un tercio de los arrecifes de coral en muy poco tiempo. Más de 500000 especies de tierra firme no tienen ya suficiente hábitat como para sobrevivir a largo plazo.

El promedio de abundancia de especies nativas de tierra firme ha caído un 20% o más desde 1900 a lo largo de todos los ecosistemas terrestres.

El panorama es menos claro para insectos, pero las pruebas apoyan la idea de que un 10% de las especies de insectos están en peligro de extinción.

"Esta pérdida es el resultado directo de la actividad humana y constituye una amenaza directa al bienestar del ser humano en todas las regiones del mundo", dice Josef Settele (Centro de Investigación Medioambiental Helmholtz en Alemania).

Tres cuartas partes de los ecosistemas de tierra firme y un 66% de los marinos han sido alterados significativamente por el ser humano. En promedio esta tendencia ha sido mucho menos severa o ha sido evitada en áreas administradas por comunidades locales.

Más de un tercio de la superficie emergida y un 75% los recursos de agua dulce están ahora dedicados a cultivos y a la producción de carne.

La demanda de madera para construcción se ha doblado desde 1980. Ahora se extraen 60.000 millones de toneladas de madera tanto renovable como no renovable cada año.

La degradación del suelo ha reducido la productividad en un 23% de la superficie global.

Debido a la pérdida de polinizadores, 577000 millones de dólares anuales de beneficios agrícolas están en peligro.

De 100 a 300 millones de personas corren peligro en caso de inundaciones y huracanes debido a la pérdida de hábitats costeros, principalmente por la pérdida de manglares y de arrecifes de coral.

Desde 1980 la contaminación por plásticos se ha multiplicado por 10.

Desde 1992 las áreas urbanas se han doblado.

En 2015 un 33% de las pesquería se estaban explotando ya de manera no sostenible.

Desde el siglo XVIII han desaparecido el 85% de los humedales del mundo.

También se pueden dar algunos ejemplos locales, pero significativos, como que en Mozambique los furtivos mataron cerca de 7000 elefantes desde 2009 a 2011. Es decir, en sólo tres años.

Las plantaciones de palma de aceite en Indonesia ya han puesto en extremo peligro de extinción al orangután y al tigre de Sumatra.

La introducción del tejón en Argentina y Chile en los años cuarenta ha devastado amplias zonas de bosque nativo del Cono Sur americano.

Los científicos apuntan a que, a diferencias de las anteriores 5 extinciones masivas que ya se dieron, esta sexta extinción está provocada por la actividad humana. El informe es muy claro en este aspecto de que son las actividades humanas las culpables de lo que está pasando y que, además, terminaremos pagando un alto precio si no se evita.

El diagnóstico evidenciado en este informe se ha realizado con un alto grado de precisión pese a que nadie sea capaz de decir cuántas especies hay en la Tierra exactamente.

"Estamos erosionando los cimientos de nuestras economías, medios de vida, seguridad alimentaria, salud y calidad de vida a lo largo de todo el mundo", afirma Watson. Pese a todo, este investigador cree que todavía hay esperanza.

"Estamos en un lío si no actuamos, pero hay una gama de acciones que podemos tomar para proteger la Naturaleza y alcanzar las metas humanas de salud y desarrollo. No es demasiado tarde para marcar la diferencia, pero sólo si empezamos ahora a todos los niveles desde el local al global".

Los autores hacen notar que la devastación de la Naturaleza es tan severa que los esfuerzos aislados que se están haciendo para proteger especies individuales no son ya suficientes.

Sólo una pequeña fracción de las áreas más importantes en biodiversidad están protegidas y muchas reservas naturales están protegidas sólo con una ley que no se hace cumplir, pues son pasto de los furtivos y otras actividades ilegales.

En su lugar proponen unos cambios transformativos profundos que inviertan la tendencia actual, sobre todo en agricultura, tala y pesca.

Según Watson, un cambio transformativo que incluya metas y valores podría permitir a los humanos restaurar la Naturaleza y usarla de manera sostenible.

Añade que individuos, empresas y gobiernos continúan cuestionan los hallazgos de la ciencia en la persecución de sus propios intereses, así que se espera que ofrezcan oposición a esos cambios necesarios que hay que implementar, pero que habrá que superar esta presión si se desea un bien común mucho más amplio.

Los agricultores y ganaderos tendrán que adoptar nuevas técnicas que usen menos tierra de cultivo para producir mayor cantidad de alimentos. Los países ricos deberán desperdiciar menos comida y ser más eficientes en el uso de sus recursos naturales. Se tiene que hacer cumplir la ley y proteger los parques nacionales de todo tipo de furtivos. Hay que reducir la pesca y la tala, así como el flujo de contaminantes al medio, como metales pesados o aguas residuales sin tratar.

Es importante recalcar con insistencia que tanto el Cambio Climático con la degradación de mundo natural son amenazas de igual gravedad y urgencia que deberían se ser atajadas lo antes posible.

A finales de 2020 se celebrarán dos congresos mundiales sobre el cambio climático y ecología que proporcionarán la información necesaria a los líderes del mundo para que tomen las medidas oportunas.

Copyleft: atribuir con enlace a htpps://neofronteras.com

Fuentes y referencias:

Sumario del Informe.

Foto: IPBES.


Sobre esta noticia

Autor:
Neofronteras (1427 noticias)
Fuente:
neofronteras.com
Visitas:
2681
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.