Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

El espejo, ante una fantasía erótica

06/10/2017 23:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Existen parejas que se hacen adictas al placer y otras confirman su aprecio, descansando en camas separadas y ocasionalmente dormir juntos

Fusión y Convivencias.

 

Existen parejas que se hacen adictas al placer y otras confirman su aprecio, descansando en camas separadas y  ocasionalmente dormir juntos para acariciar la idea de tejer sus propios pensamientos en una idea compilada por el furor del momento.  Pocos, simbolizan el deseo de estar conviviendo en pareja y manejan su mundo en una cama matrimonial o simplemente separadas. Nadie desea oír los ronquidos del otro y tampoco desean reflejar sus criterios íntimos. Lo importante es dormir, aunque su vida conyugal sea completamente desastrosa. Así, éste hábito irrumpe en muchos aspectos de nuestra intimidad y prefieren estar a solas, aunque, cuando se decidan todo lo hacen mecánicamente y sin sentimientos, todo lo ven como un sueño o hábito cultural. Es cuestión de decantamiento y reflejar su mirada al otro. Por esto, muchos colocan un espejo ovalado o rectangular frente a sí mismos para descubrir el espacio que cada uno de ellos ocupa en el hogar, cuarto del hotel o en su sitio de trabajo.

Algunos, duermen en camas separadas para incentivar sus fantasías y jugar a las innovaciones culturales o que le dicen los amigos o vecinos de mayor confianza, terminando en divorcio. Simplemente, desean llegar al límite del sexo y cursar su estabilidad en el desvío hacia una depresión o inestabilidad, ignoran que lo importante es activar el deseo sexual e incrementar las imágenes que activan a su amiga, pareja o cónyuge. La verdad, se corre un gran riesgo de dormir en camas separadas porque las fantasías pueden llegar a una satisfacción corta y dañar el estado estimulativo de alguna parte del género- hombre o mujer- y llevarlo(a) a un nivel de stress de significativa incidencia.

La mayoría de los terapeutas sexuales indican que la pareja debe dormir juntas y tocarse para irse identificando y asumir confianza, siendo la parte genital la que cobra mayor confianza para acelerar los fundamentos del contexto afectivo y hacer de una de las partes, tener un carácter más permisivo, originando una mejor termalización de manera voluntaria hacia las partes sensibles del cuerpo humano. De allí, la importancia de las fantasías sexuales y darle un verdadero valor simbólico para lograr una mejor estimulación ante cualquier situación erótica.

El horizonte, nunca podrá ser vacío. La tormenta siempre se percibe y el silencio nos rodea, las imágenes se hacen reales para darnos suficientes cambios de percepción y lograr mover el suave rumor de las hojas. El cuerpo femenino no hay que mirarlo desde lejos, hay que controlar el tiempo y hacer de la paciencia un verdadero arte para hacernos la idea que es necesario, dormir amorochados y aprovechar el vendaval que vendrá. Lo importante, es que la pareja domine el miedo y se sienta satisfecha ante el disfrute de la vista y lo que se busca con el cobijo bajo la sábana, la tormenta del idilio se verá enfurecida por los dioses hasta que aprendamos a ser felices junto a la furia de nuestra naturaleza. El campo amoroso ha sufrido tormentas en mi vida. Pero, el vendaval ha de pasar y la lluvia permitirá que tenga más ropa para abrigarme y el césped reverdecerá. Más vale, disfrutar de mi vista para salir corriendo hacia mi verdadero cobijo. Todo pasa, en corto tiempo, el aire ventea, después de Tovar, (Mérida- Venezuela) hacia el descanso.

La pareja, nunca deben excluirse en sus relaciones sentimentales y hechos reales

La pareja, nunca deben excluirse en sus relaciones sentimentales y hechos reales. Debemos sentirnos bien para lograr un buen coito y replantearse los hechos de nuestra vida intima. Nunca, dejemos de ser indiferentes, seamos el protagonista de nuestra propia vida. Compartamos nuestra cama matrimonial y nunca hagamos reproches en ella. Su finalidad, es que hagamos bien el amor y no ser simple espectadores de la felicidad de otros Seamos activos en los cambios deseables y nadie está condenado al nacer. Nunca estaremos a la deriva, mientras ejecutemos una intimidad cierta y cumplamos nuestros sueños en la cama.

Edith Moncada, a través de su travesía erótica en la poesía nos describe los fragmentos de las vidas de la gente. Es un tiempo que se va cruzando de una manera frenética y apasionante para detenerse en instantes. Aumentarnos la adrenalina y convencernos de las cosas que pasan en una pareja y el misterio de las sensaciones que pasan y la hemos vivido antes, cuando éramos niños y el miedo nos turbo para ser engañados por alguna incidencia de nuestro camino. Claro, esta poesía tiene su estética y reverencia, tiene su propio estilo narrativo y se gráfica un compendio de nuestras vidas, son historias individuales reflejadas en un conjunto y un solo estilo de acción. Es revivir en suspenso cada acto significativo de lo que deseamos hacer o practicar.

El erotismo en Edith esgrime argumentos que nos aproxima a una lógica del sexo y la pasión se convierte en un hecho de crecimiento interno, donde las motivaciones surgen para gestionar nuestro mundo interno. El género humano, así, disfruta de su propio refugio operacional para lograr una repercusión analógica en la unión de sus sentimientos. Los lectores agradan de esta nueva forma poética de decir las cosas y practicarlas,   lo bueno es que somos protagonistas de esas historias que, en un tiempo fueron veladas y cubiertas por un autoritarismo que nunca validaron una literatura con esta tendencia y juicio moral. Edith Moncada, chilena y querida en Valparaíso, nos inquieta para darle un sello a su obra literaria involucrándonos  en una forma de conversación con la realidad para que conformemos nuestra propia tormenta y no exista rasgos de paranoia en esos sueños nocturnos que avala nuestra personalidad emotiva hacia ciertos rasgos del interior de nuestro Ser. La moral, siempre debe ser examinada, pero, a través de la poesía y el arte transcribimos el objetivo principal en el trayecto y jamás será reflejada nuestra cotidianidad como un absurdo cuestionable por la sociedad.

El erotismo, no es una apariencia. Implica un nivel de compromiso psíquico y de carácter anímico para descubrir lo que hay más allá del ser humano. Es genioso, interpretar sus letras y sumergirnos en su legado, con el riesgo de exacerbar emociones internas que interpretan nuestro mundo cotidiano.

El horizonte, nunca podrá ser vacío

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1000 noticias)
Visitas:
5331
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.