Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pol Fernandez escriba una noticia?

¿Estamos a solas?

12/11/2019 17:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Breve análisis de uno de los aspectos de la filosofía que propone Alan Moore en la novela "Watchmen" (1986)

Gracias al estreno de la nueva serie de HBO,  Watchmen, basada en el cómic de Dave Gibbons y Alan Moore (muy a su pesar, puesto que ha prohibido que su nombre aparezca en los créditos), es probable que la gente se interese por el cómic que sirve como precuela a la serie. Dejándola a un lado, la novela gráfica original, que tal vez resulte familiar gracias a la película con el mismo nombre dirigida por Zack Snyder (300Batman v Superman: Dawn of Justice), es una fuente de diferentes visiones de lo que es la vida y del lugar que ocupa cada persona en el mundo. 

En el sexto capítulo de la novela, uno de los personajes, Rorschach, muestra una visión pesimista y negativa del planeta y del universo en general. Quien conoce su historia sabe que fue condicionado, que nunca vio prados verdes llenos de flores ni arco iris, sino todo lo contrario. Sin embargo, su propuesta es de lo más interesante: el justiciero expresa que no hay un Dios que nos mire desde el cielo ni un destino que cumplir, y menos una razón o un sentido a aplicar a la vida. "La existencia es azar, no sigue ningún patrón salvo el que imaginamos al haber pasado demasiado tiempo observándola". Es curioso como estas palabras hacen que cualquiera se cuestione si verdaderamente es así o no. Claro está que su visión es compartida por muchísimas personas que no creen en fuerzas metafísicas, pero él va más allá. Culpa al ser humano de todo lo que pasa. En cierto momento del capítulo, expresa que se hizo una cara (su máscara) para poder soportar verse en el espejo. Detesta al ser humano y me atrevería a decir que a sí mismo.

No pretendo discutir sobre si existen o no fuerzas superiores y metafísicas (tengan el nombre que tengan), pero el libro hace pensar en el azar, en cómo podemos verlo como algo de valor o como algo sin un sentido. El personaje considera que darse cuenta del azar y la solitud de nuestra existencia es como mirar a un abismo del cual no hay vuelta atrás, mirar a la nada y que tus ojos se pierdan en ella, saber que “toda esa oscuridad fría y asfixiante se perpetúa para siempre, y estamos a solas”.

¿Da miedo pensar que nada importa y que nada ocurre por una razón, cierto?

Puede que exista algo más, o puede que no. Puede que esté (o estén) observándonos, o puede que nos abandonaran. Puede que nunca haya habido nada y todo aquello que nos decimos constantemente como "todo pasa por algo", "no hay mejor maestro que la vida" o "después de la tormenta sale el Sol" sean mentiras piadosas para no tener que mirar a ese abismo tan profundo y oscuro. Mentiras que nos decimos para dar un sentido al dolor y a la injusticia. ¿Da miedo pensar que nada importa y que nada ocurre por una razón, cierto? 

Siempre se le puede dar la vuelta a este nihilismo tan oscuro y optar por hacer lo que queramos (con prudencia, sacar el meollo a la vida y aplicar el Carpe Diem no se trata de ser un imprudente, tal como diría el Señor Keating del Club de los poetas muertos), y es así. Entramos de nuevo en la rueda: somos nosotros quienes decidimos si el hecho (o el posible hecho) de estar a solas es una virtud o una desgracia. Nosotros somos quienes creemos o no creemos en nada. Somos nosotros quienes decidimos permitir o no las injusticias, y por ello el personaje en el que se basa mi artículo decide ser un justiciero. Él, según lo expresa, vio lo que poca gente ve y no pudo volver la mirada atrás. Sus ojos se perdieron en el abismo de la existencia. 

Una vez comentada una pequeña parte de la filosofía de Watchmen, recomiendo que leáis la novela gráfica y que echéis un vistazo a la serie. Ambas son muy interesantes y de gran calidad por lo que a sus campos en el universo del arte respecta. Termino citando a Nietzsche,  tal y como lo hace el capítulo seis del cómic: "No luches contra monstruos, a no ser que te conviertas en monstruo. Y si miras al abismo, el abismo te devolverá la mirada”.

Nunca vio prados verdes ni arco iris, sino todo lo contrario


Sobre esta noticia

Autor:
Pol Fernandez (1 noticias)
Visitas:
3317
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.