Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

¿Esto es todo, amigos?

15/01/2018 13:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"¡Es el mercado, amigo!". La respuesta del multi imputado y ex número 2 del Gobierno de España en la comisión que investiga la gestión de la crisis financiera quedará para la historia como quedaron aquellas míticas cortinillas de los Looney Tunes. "Esto es tó, esto es tó, esto es todo amigos", como conclusión y despedida tras analizar el gran saqueo que nos dejó como a niños frente a la tele con las huchas vacías. Cuando salga la camiseta de Rodrigo Rato imitando a Porky -Thats all, folks- me la compraré. Hasta que nos la ilegalicen, la protesta irónica es lo que nos queda.

La respuesta del exministro levantó revuelo por lo folclórico de la expresión, no por su trasfondo. Que no nos engañen los memes. Rato no es el desubicado que nos han dibujado al defender públicamente que lo suyo no era estafa, sino mercado. El exvicepresidente de Aznar no es más que otro de los muchos creyentes de una religión que le reza a una función pública en simbiosis con los intereses privados, acabe la cosa en mercado o en estafa ?amigo?. Una forma de entender lo público que sigue siendo hegemónica a pesar de todo lo que hemos pasado. Si Rato perdió toda su credibilidad con aquella mano posándose sobre su cabeza al entrar detenido al coche de la Agencia Tributaria, otros como Pedro Solbes, al parecer, la siguen teniendo intacta. Y van en la misma dirección. El también ex número 2, esta vez de otro Gobierno, uno socialista ?las rotaciones estables son buenas, primera regla empresarial?, pasaba por la misma Comisión para, entre otras cosas, defender sin complejos las puertas giratorias que llevan de lo público a lo privado, del interés general al interés por el mercado ?amigo?. "Si no existieran sería un drama para la política", razonaba ante la Comisión el hoy consejero de bancos. Cuando Pedro Solbes dijo "drama", lo hizo con una carga dramática que uno casi sentía la necesidad de llamar a las eléctricas preguntando si había algún ministro a mano para que se pusiera y darle las gracias por la democracia.

Rato y Solbes son pasado, pero el futuro no pinta diferente. La España que (dicen que) viene opinaba tras las comparecencias de aquellos dinosaurios de la política. Lo hacía con juventud diferenciadora y discurso idéntico. Toni Roldán, uno de esos jóvenes portavoces de Ciudadanos con aspecto renovador y un discurso fresco consistente en repetir constantemente de uno u otro modo que todos tenemos un Steve Jobs dentro, opinaba como Solbes: sin puertas giratorias los pobres se perderían el lujo de tener dirigentes con máster a los que poder llamar indiferentemente señor diputado o CEO.

Anécdotas aparte, la Comisión que estudia nuestro mayor naufragio moderno pasará sin pena ni gloria. Sin sacar nada en claro. Que aprendan otros. En breve, nadie hablará ya en este país de cómo hacer para que por las puertas giratorias entren quienes sepan gestionar sueldos de 600 euros. El discurso elitista, a pesar de lo visto y sufrido, parece que vuelve a asentarse con la normalidad que da lo impune y la falta de alternativas. Mientras, aquellos que llegaron impugnándolo con la fuerza del 15M siguen desaparecidos. Si tardan mucho en volver, la cosa será ya irreversible. Quizá a esas alturas no puedan ya ni decidir si ser llamados diputados indignados o CEOs de la oposición.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1423
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.