Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Cómo el euro habilitó las burbujas de la deuda de Europa

21/02/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es el vigésimo aniversario de la existencia del euro, y lejos de celebrarse, se le culpa de muchos, si no todos, de los males de la zona euro.

Sin embargo, no se puede culpar al euro por los fracasos monetarios y políticos del BCE, los bancos centrales nacionales y los políticos. Es solo una moneda fiduciaria, como todas las demás, solo con una procedencia diferente. Todas las monedas fiduciarias deben su función como medio de intercambio de la fe que sus usuarios tienen en ella. Pero a diferencia de otras monedas en sus respectivas jurisdicciones, el euro se ha convertido en un talismán para las fallas monetarias y económicas en la Unión Europea.

El nacimiento del euro

Para cambiar una cantidad de monedas existentes por una moneda totalmente nueva, los usuarios deben aceptar que los poderes de compra de la antigua se transferirán a la nueva. Esto no iba a ser una certeza, y las mayores reservas vendrían del pueblo de Alemania. Los alemanes ahorraron y, por lo tanto, arriesgaron la seguridad de sus depósitos en un nuevo sistema monetario y monetario. Les tranquilizó la presencia de los hombres de dinero duro en el Bundesbank, que tenían la misión de proteger las características de la marca contra las debilidades que casi seguramente serían transferidas al nuevo euro de las monedas más inflacionarias.

Estas ansiedades se mitigaron hasta cierto punto al establecer el BCE en Frankfurt, cerca de la atenta mirada del Bundesbank. A las otras naciones se les vendió el proyecto como una mayor estabilidad monetaria que la ofrecida por sus monedas individuales y la reducción de los costos de transacción transfronterizos. Los prestatarios en monedas inflacionarias formales también disfrutaron la perspectiva de tasas de interés más bajas.

Estaba claro desde el principio que el nuevo ómnibus euro requería nuevas disciplinas, y fue aquí donde el sistema falló desde el principio. Habiendo establecido sensiblemente los parámetros del euro en el Acuerdo de Maastricht, las consideraciones políticas se hicieron cargo. La razón de ser del euro, en lo que se refería a los políticos, era promover el Proyecto Europeo y hacer que los países entraran en la nueva zona euro se hizo más importante que el cumplimiento de los términos.

Los términos se establecieron en el Tratado de Maastricht en febrero de 1992, que fue firmado por los doce miembros de la Comunidad Europea preexistente. Para calificar, la membresía en el euro requería una tasa de inflación no más de 1, 5% más alta que la tasa promedio de los tres estados miembros más bajos, un déficit fiscal de no más de 3% al final del año fiscal anterior, una proporción de brutos deuda pública con un PIB de no más del 60%, membresía del mecanismo de tipo de cambio durante dos años sin devaluación y tasas de interés a largo plazo no más del 2% más altas que las tasas de inflación de las tres tasas de inflación más bajas.

Esto fue algo sensato, pero luego fue ignorado por los signatarios de Maastricht. Solo Luxemburgo calificó para ser miembro bajo los términos de Maastricht.

Incluso el ancla de la hoja de la UE, Alemania, falló. Su déficit presupuestario en 1996 fue del 4% del PIB. La gestión de Francia fue (¿manipulada?) Hasta un 4% desde un 5%. El déficit presupuestario de Grecia después de una contabilidad muy creativa se mostró como 8%, y la de Italia debe haber tenido una bendición papal, porque cayó milagrosamente del 8% al 4%.

La deuda del gobierno de Alemania con el PIB en 1996 superó vergonzosamente el nivel del 60% establecido en Maastricht. Los de Bélgica se situaron en el 130%, los de Italia en el 124% y los de Grecia (al parecer) en el 110%. (¿Qué deuda? ¡No vemos deuda!)

De los firmantes originales de Maastricht, solo Francia y el Reino Unido lograron esta condición.

A pesar de este fudge, diez de los doce signatarios de Maastricht siguieron adelante y adoptaron el euro en 1999 y como moneda circulante en 2002. El Reino Unido abandonó la UEM en septiembre de 1992, y Grecia estaba tan obviamente en incumplimiento que su entrada se retrasó por dos años.

Un camino intermedio en las tasas de interés

Hasta la crisis de Lehman, las tasas de interés nacionales convergían hacia las de Alemania bajo la égida de una política monetaria común. La política de tasas de interés del BCE fue necesariamente un compromiso. En un extremo del espectro se encontraban las bajas tasas que anteriormente disfrutaban las economías con tasas de ahorro sólidas. Estos fueron Alemania, Luxemburgo, Finlandia, los Países Bajos y Austria.

En el otro extremo estaban los chicos malos: notablemente Grecia e Italia. En 1992, cuando se firmó Maastricht, la tasa de préstamos a un día en Grecia fue del 28%. En 1996, cuando la Comisión publicó su primer informe de convergencia, había caído al 12, 8%. Cuando Grecia se unió al euro en 2001, había caído al 3, 3%. La tasa interbancaria a 3 meses de Italia cayó de 13% a 9%, y luego a 3, 4% en estos mismos momentos.

La tarea del BCE no se vio favorecida por el supuesto descuidado de que las tasas de ahorro eran un obstáculo para el consumo. El capital, que se originó como expansión crediticia en lugar de ahorros genuinos, migró a naciones con rendimientos de bonos más altos, primero como un goteo pero luego en cantidades crecientes a medida que crecía la confianza de que la unificación monetaria bajo el euro estaba allí para quedarse. Siendo este el caso, los inversores creían que invertir en deuda italiana y española era tan seguro como invertir en deuda alemana y francesa para obtener menos rendimiento.

Los flujos de capital hacia estas naciones hambrientas de ahorros aumentaron los precios de sus activos y el PIB. Y cuanto más se inundó el capital originado por el crédito, más se beneficiaron los precios de los activos y el PIB. Esto significó que, basándose en la mejora de las estadísticas, el euro se consideró un gran éxito, sacando a las naciones mediterráneas de la pobreza. La realidad era que los flujos de capital terminaban en malas inversiones y despilfarro del gobierno. Nadie pensó en quejarse, y los hombres de dinero sólido de Alemania fueron silenciados por aquellos que señalaron las crecientes exportaciones de Alemania a los miembros del euro de alto gasto.

Financiando burbujas y sembrando las semillas de las crisis actuales

De esta manera, la política monetaria del BCE impulsó los ciclos crediticios localizados, en particular para los PIGS e Irlanda. Los auges de activos se convirtieron en burbujas, que finalmente estallaron tras la crisis de Lehman. El sistema monetario de la UE se vio luego cargado con billones de euros de deuda que nunca podrían pagarse, y el PIGS de repente descubrió que no había más financiamiento de los mercados. La convergencia de las tasas de interés se estaba invirtiendo. Además, todo el sistema bancario de la Eurozona se vio amenazado con un colapso, lo que siempre ocurre cuando las burbujas de crédito extremas se vuelven explosivas.

Los estados miembros no tenían otra opción realista que rescatar a sus bancos, y el endeudamiento del sector público se disparó, financiado por la UE, el BCE y el FMI. La crisis en Grecia se agravó cuando, a fines de 2009, el gobierno se vio obligado a admitir que había mentido sobre su déficit presupuestario durante años, y finalmente admitió un déficit mucho más alto en el año en curso que el que se reveló anteriormente. El déficit presupuestario de Grecia en 2009 se duplicó de aproximadamente el 7, 5% al ??15, 1%. El aumento en los rendimientos de los bonos significó que Grecia no pudo continuar financiando sus déficits y traspasar la deuda existente y el capital huyó a jurisdicciones de la Eurozona supuestamente más seguras.

Es probable que la crisis griega sirva como un preludio instructivo a muchas otras crisis que surgirán durante la próxima crisis, especialmente en Italia.

Pero no culpéis al euro mismo. Cuando culpamos al euro por estos males, dejamos que los políticos y los banqueros centrales, que solo han visto el euro como un trampolín hacia sus grandes objetivos, se salgan de los ganchos.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1631 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1095
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.