Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Revistaletralibre escriba una noticia?

¿Extrema derecha? El inexistente nacionalismo español

18/02/2019 04:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Bcaes

La principal anomalía española es que nadie puede sentirse orgulloso de ser español, exihibir los símbolos de la nación sin complejos o alabar su historia sin que le llamen nacionalista, facha, franquista, españolista, etc. Un hecho insólito que no ocurre en ningún otro lugar del mundo. Se ha escrito muchísimo sobre el "ser de España" a raíz del desastre del 98 intentando buscar respuestas a esta introspección negativa y aún hay muchísimos sectores como el mundo del cine, la televisión o la radio, dedicados plenamente a la propaganda hispanófoba, el insulto a España y a los que están orgullosos de ser españoles. El complejo es tan delirante que muchos repiten una y otra vez "este país" para evitar decir "España".

¿Cuál es el origen de estos complejos? España pasó del sueño de la Monarquía Universal a la lucha por no desaparecer, como si fuese un músico que alcanza el éxito mundial y acaba muerto en la bañera por sobredosis cuando no vende ni un disco. En ese proceso lógico, ya que ninguna nación ha mantenido la hegemonía eternamente, han existido varios agentes que han contribuido a la depresión nacional: naciones vecinas que fabricaron una Leyenda Negra para desprestigiar y robar la hegemonía a España, criollos americanos que compraron la Leyenda para independizarse y españoles que la utilizan para adoctrinar en la hispanofobia e intentar dividir el país en 17 taifas. La idea de España que han vendido los nombrados en el párrafo anterior está clara: país inculto, bélico, salvaje, fanático, extremadamente religioso, vago, dedicado completamente a la bebida, el baile y el cante, maltratador de animales, machista, homófobo, imperialista, dictatorial...en definitiva, lo opuesto al progreso y la libertad. A las naciones vecinas les salió bien, la historia de la humanidad olvida completamente a España o solo la tiene en cuenta como imperio genocida, se supone que el desarrollo solo se lo debemos a Inglaterra, Francia, Alemania y los países nórdicos. A los criollos también les salió bien, se independizaron y llevan siglos utilizando políticamente la Leyenda Negra para someter a los americanos al socialismo antiimperialista. Solo queda que los españoles consigan destruir su casa porque un país tan miserable, el de la Leyenda, no puede seguir existiendo.

¿Cuál es la sorpresa actual? hoy todos tenemos la información al alcance de la mano y muchos españoles se dan cuenta cuando viajan de que ese país que le vendieron como oscuro y atrasado está muy por encima de la gran mayoría de países en cuanto a democracia, solidaridad, sanidad, donaciones de órganos y transplantes, patrimonio, reservas de la biosfera, turismo, protección de la mujer, tolerancia a los LGTB, respeto a otras religiones, acogida de inmigrantes... Hasta ahora nadie se había fijado que España, en cualquier momento de su historia, siempre ha significado libertad:

España contra islam: l a única (y breve) época de esplendor de Ál-Ándalus se produjo fijándose en la obra de Aristóteles y la cultura grecolatina. Los mayores exponentes, Maimónides y Averroes, no tardaron en sufrir la persecución del integrismo islámico que dura hasta nuestros días. La reconquista cristiana de Hispania (diócesis romana y visigoda) traerá uno de los momentos más espléndidos de la historia de la humanidad, solo comparable al Imperio romano, el Siglo de Oro. El desarrollo del humanismo, la ciencia, el comercio, la economía, la jurisprudencia, la nación-estado, el liberalismo, etc. que existe durante la hegemonía de la Monarquía Hispánica y que germinaron la democracia liberal, nos dice que, comparado con el actual mundo musulmán, triunfó el bien. La parte que olvida la Europa actual es que fue esta monarquía la que la protegió del peligro que suponía el avance del Imperio otomano.

España, cuna de los DDHH: la gran losa que recae sobre nuestro país es la conquista de América. Nadie hasta ahora se había parado a comparar las conquista española con las de Inglaterra, Francia u Holanda. Nadie se había percatado de que fue el primer y único imperio de la histoira en cuestionar una conquista y pararla para debatir con los mejores teólogos y juristas de la época sobre la legitimidad de la misma, que de este proceso nacieron las primeras leyes, las de Indias, que protegen al conquistado y que servirán como base de los actuales DDHH, que la Escuela de Salamanca desarrolló el liberalismo político y económico, y que todo lo mencionado contó con la iniciativa y el apoyo de la Monarquía. Nadie se ha parado a mirar la Ámérica mestiza, la del sur, algo imposible en las colonias inglesas, y en la majestuosidad y monumentalidad de las cientos de ciudades fundadas. Nadie se ha parado, tampoco en Hispanoamérica, a valorar que las primeras universidades y colegios mayores, bibliotecas, imprentas, los primeros hospitales, etc. fueron logros de la "malvada" madre patria.Que nadie se equivoque, la ruina que ha padecido y padece Hispanoamérica es fruto del rechazo a su vínculo con España y la civilización que les legó. El principal culpable de toda la pobreza y violencia de la región es el socialismo que tiene como bandera el antiimperialismo (los Castro, Chávez, Correa, Evo Morales, AMLO, etc.). Los supuestos libertadores encontraron en la Leyenda Negra la forma de hacer sentir a los civiles como víctimas necesitadas de un papá Estado que piense y haga por ellos para que solo tengan que poner la mano y recibir las migajas que les dan.

España contra el carlismo: en nuestro país tuvo lugar la tercera constitución liberal del mundo, en la que participaron diputados americanos y que sirvió de ejemplo a las primeras constituciones europeas e hispanoamericanas. Todavía hoy hay algunos que desean que hubiesen triunfado los franceses ignorando las violaciones, asesinatos, destrucción de patrimonio que realizaron los famosos ilustrados y la tiranía que ejercieron durante su ocupación. La lucha por los ideales liberales enfrentó a la mayoría de españoles contra el carlismo, la parte que defendía el antiguo régimen y cuyo ideal colectivista, antiliberal y liberticida sigue latente en las regiones periféricas convertidas en separatistas. Siempre ganaron los isabelinos que se identificaban con los liberales y que creían en la soberanía del pueblo español y en una nación de individuos libres e iguales, aunque muchos quieran hacer entender que en esa época también ganó el tradicionalismo, oscurantismo y el fanatismo religioso de los carlistas con su lema "Dios, Patria y Rey" y luego "Dios, Patria, Fueros y Rey".

España contra el comunismo: éste puede que sea el punto más controvertido ya que muchos encuentran bastante reparo en hablar de Franco y los sublevados como libertadores del pueblo español sometido a la tiranía del comunismo de la II República que pretendía convertir a España en satélite de la URSS, un pueblo que no podía soportar más las crueldades del Frente Popular y cuya única salida fue rebelarse contra el golpe de 1934 tras la victoria de la CEDA, el fraude electoral y la violencia del 36 y el asesinato del líder de la oposición. No es que la mayoría de españoles fuera fascistas, es que era la única opción que les quedaba para salir del infierno en el que se encontraban. La comunidad internacional tardaría poco en ver que lo que en primer lugar fue un movimiento fascista nacido como reacción al comunista, acabaría convirtiéndose en un régimen autoritario que estaba consiguiendo un progreso espectacular y cuyo trayecto anunciaba la inmolación de los franquistas para dar paso a una democracia liberal duradera.

Hoy España sigue significando libertad, la hispanidad es libertad, y por esta razón la hispanofobia une a los separatistas y los socialistas. Ambos comparten una sociedad colectivista, tradicionalista y liberticida contraria a la sociedad de individuos libres e iguales, moderna y abierta que ha defendido España a lo largo de su historia. En el patriotismo español cabemos todos, en el nacionalismo hispanófobo solo caben los de la tribu. España es como Israel o EEUU, deben seguir existiendo porque son más que países, son pilares de la civilización, es la razón contra la barbarie, la libertad contra la tiranía.


Sobre esta noticia

Autor:
Revistaletralibre (534 noticias)
Fuente:
revistaletralibre.blogspot.com
Visitas:
673
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.