Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Por qué la fijación de la economía moderna con la «eficiencia» es peligrosa

15/07/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image¿Qué hace una economía?

La economía moderna sugiere que se trata de la eficiencia[de la producción], y desarrolla modelos para evaluar el grado en que se logra y predecir los resultados que se obtienen al asumirla. Se trata de un malentendido fundamental que, cuando se rasca la superficie, es claramente tan imposible como indeseable.

La economía se basa en la creación de valor: en sacar más provecho de menos.

La eficiencia es retrospectiva y carece de progreso, mientras que la creación de valor está orientada hacia el futuro y es una aspiración. Lo que quiero decir con esto es que la eficiencia consiste en retocar los procesos y mecanismos que ya existen, con el objetivo de hacerlos más rápidos, más suaves y con menos residuos. Se trata de la gestión, de la reducción de costes y de la reducción de los gastos generales. Pero no se pueden reducir los costos a menos que ya exista un proceso establecido para el cual se puedan reducir los costos.

En otras palabras, la eficiencia no es una cuestión de averiguar otras cosas que hacer, sino sólo cómo hacer las cosas que ya están en marcha de otras maneras.

Considere cualquier proceso de producción, ya sea dentro de una empresa o en el conjunto de la economía, que ya sea eficiente o se esté acercando a tal estado. Cada paso en el camino hacia el aumento de la producción a menor costo por unidad es una mejora en términos de eficiencia. ¿Por qué, en esta situación, tomarían recursos y especularían con producir otra cosa? No lo harías, porque es ineficiente y hace que la empresa en general sea menos eficiente.

Pero esto es exactamente lo que hace una economía a través de la iniciativa empresarial: intenta numerosos tipos nuevos de producción, nuevos tipos de bienes, y así sucesivamente. Y un primer intento nunca es eficiente. Muy a menudo, es más bien escandalosamente ineficiente y derrochador. Pero donde resulta exitoso, se crea nuevo valor. Y luego, a través del descubrimiento competitivo y de una gestión hábil, el proceso de producción puede mejorarse para alcanzar (o no) la eficiencia.

Con un poco de suerte, este proceso ?aunque se está acercando a la eficiencia? se ve interrumpido por, relativamente hablando, un proceso más ineficiente. Pero uno que crea más valor. Más derrochador en términos de uso de recursos dado el resultado valorado, ¡pero más valioso en el resultado!

Schumpeter se refirió a esto como «destrucción creativa», 1 argumentando que este proceso de descubrimiento y creación siempre vencerá a un sistema que siempre está maximizado. La falta de recursos disponibles hace que el»elemento esencial» de la economía abierta (el espíritu empresarial), a través de la innovación ineficaz y el intento de creación de valor, cree un valor inmenso.

Todas estas acciones están orientadas al futuro, como ya ha subrayado Menger, mientras que la eficiencia se refiere a la gestión de lo ya establecido. Sólo se pueden mejorar los procesos ya existentes y no se puede exigir que algo nuevo sea eficiente desde cero.

Por consiguiente, la eficiencia nos lleva necesariamente por mal camino si nuestro objetivo es aumentar el nivel de vida y el bienestar, y salvar a la humanidad de la pobreza.

Centrarse en la eficiencia en lugar de en la creación de valor (y no se puede tener ambas cosas), porque se basa en el valor histórico más que en el futuro, también aumenta las estructuras anteriores.

No hay seguridad de que los propietarios de capital en el pasado sean los que creen valor en el futuro. De hecho, a menudo es al revés: las interrupciones son provocadas por actores e innovadores pequeños y aparentemente insignificantes.

Pero si nuestro objetivo es la eficiencia, entonces aumentarán las diferencias: los que ya poseen las estructuras de producción existentes son los que se benefician de hacerlas más eficientes o menos costosas. De este modo, se refuerza la diferencia entre los propietarios de capital y los no propietarios de capital. No por el poder o la influencia, aunque el Estado tiende a proporcionarles eso también, sino porque el pasado no se ve perturbado por la creación de nuevos valores.

En este sentido, la eficiencia no debe ser un objetivo, sino que debe evitarse.

Editado para mayor claridad desde Twitter @PerBylund

Fuente.

1.Véase el capítulo 7 de Capitalismo, socialismo y democracia.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1671 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1049
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.