Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

El fin del mundo es maravilloso

20/06/2017 04:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Álvaro Morales

Fotografías por José Chiyah Álvarez

Lo que durante mucho tiempo se consideró el fin del mundo conocido en el Atlántico, con referencias desde Claudio Ptolomeo en la cartografía antigua, el célebre faro de Orchilla, en El Hierro, cuenta con charcos, entrantes, un brazo de mar y, en su conjunto, una zona de baño simplemente imprescindible. No se puede visitar la Isla y no pasarse por aquí. El imponente Mar de las Calmas, por contradictorio que pueda parecer el epíteto, le invitará a disfrutar, seguramente, de algunos de los baños más placenteros e inolvidables de su vida. Como tantos núcleos del sur de Canarias, el paisaje volcánico, árido y crisol de ocres, negros y grises, sumado a la soledad, la tranquilidad, la ausencia de construcciones y la sensación de respirar, palpar y vivir la naturaleza pura, le convencerá de que repetirá: de que algún día, posiblemente pronto, volverá a este rincón impresionante.

image

Hay muchos faros y zonas volcánicas en las vertientes sur de las islas Canarias parecidas a ésta. Y, sin embargo, Orchilla es especial. Basta con ir y respirarlo. Resulta aplastante, innegable. Quizás sea por ese encanto general, mayúsculo, inevitable y continuo que irradia la isla de El Hierro. Tal vez sea porque, durante mucho tiempo, este lugar fue concebido como el fin del mundo conocido, al menos en Occidente, al menos en el Atlántico, con alusiones incluso desde Claudio Ptolomeo y la cartografía antigua. Puede que influya también, en aquellos que lo saben, que, en 1634, los franceses eligieron este punto para fijar el célebre meridiano 0. Y, sin embargo, allí hay más. Se siente algo diferente, más intenso. Es un lugar increíble, que marca, relaja y te reconcilia con la naturaleza.

image

Sin duda, en eso tiene mucho que ver la ausencia de construcciones, salvo ese simbólico faro del que tanto presumen los herreños y que también hay que visitar sí o sí simplemente por una cuestión de identidad, y no solo isleña: humana, cosmopolita. También resulta clave el cuadro volcánico que nos regala este rincón, propio del mejor César Manrique, y que impresiona por su combinación de ocres, negros y grises que, encima, contrastan con uno de los azules más deseados de cualquiera que esté en El Hierro, sobre todo si el sol intensifica ese manto de agua. Y es que Orchilla, sí, es también una increíble zona de baño porque, en su franja más sudeste, la acaricia ese Mar de las Calmas que sorprende incluso a los residentes cada vez que comprueban desde lo alto, bajando hacia La Restinga, en el monte, La Dehesa u otras zonas del municipio de El Pinar cómo la espuma del océano se diluyen en una alfombra que parece inmovilizada por los dioses.

image

Sí, los baños en Orchilla no se olvidan. La vía asfaltada que lleva al faro desde La Dehesa, donde se ubica el famoso santuario de la virgen de Los Reyes, acaba en una pista de tierra que termina en un área para aparcar. Justo al lado, el Atlántico nos abruma. Hay dos zonas para hacer de comer o taparse del sol y se prodigan, en ciertos periodos, las acampadas y caravanas, pero lo bueno está a la izquierda. Un paseo realizado con lajas acaba en un pequeño brazo de mar perfecto para los lanzamientos al océano y con escalera para volver arriba sin problema. A la izquierda, las coladas de lava que descansaron en su día en el Atlántico, y que hace pocos años volvieron a revivir tiempos pasados con la célebre erupción marina, impresionan. El Mar de las calmas es un gigantesco lago que rara vez da un susto, con lo que los baños placenteros suelen estar garantizados. La inmensidad de la vista sin edificaciones casi nos devuelve a milenios atrás. Además, a la derecha, y normalmente también sin mucho oleaje, se suceden diversos charcos, entrantes de mar y puntas volcánicas igual de atractivas. Pero es que, aparte de todos estos motivos sobrantes para la visita, Orchilla es diferente, especial y atrapadora hasta cuando llueve. Sí, créalo. Vaya y recuerde este texto: volverá.


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (1065 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
2513
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.