Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Valentinadiazgomez escriba una noticia?

Generosidad con zancadillas

09/07/2009 11:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El presidente Uribe no quiere la libertad de ningùn secuestrado. Con sus acciones solo busca imagen politica porque guarda la esperanza que el pueblo colombiano lo vuleva a elegir y en esta ocasiòn para siempre

Tres meses después de que bloqueara a Piedad Córdoba para participar en las liberaciones de secuestrados, exigencia de las Farc, el Presidente se dio cuenta que había cometido un horrendo error político/social y dio pié atrás. Los consejeros le dijeron que gracias a esa posición de prepotencia, insensatez y arrogancia, la oposición podría estar tomando ventaja entre los familiares de los secuestrados. Esto lo hizo saltar como una pelota de caucho y dar pie atrás. Algunos medios de comunicación adeptos al gobierno y que reciben paga por eso batirle incienso al mandatario, calificaron el hecho como “inesperado giro humanitario de Uribe”, pero otros lo ven como un avanzada para recuperar el desgate político sufrido. Hay que tener en cuenta y no perder de vista el hecho que el presidente condiciona la presencia de Córdoba a la liberación de “todos” los secuestrados canjeables y los muertos en cautiverio. Puede que resulte siendo un engañifa del gobierno para darse un respiro ante la racha de mala imagen que le ha aflorando por todas partes.

En otras palabras, el cambio de actitud del presidente, frente la senadora liberal, obedece a intereses politiqueros en su favor. “Ahí no hay ningún gesto humanitario, hay una obligación constitucional que debe cumplir y que hace relación a garantizar la vida y libertad de los colombianos. Esta obligación la estaba evadiendo impunemente”. Desde entonces todo ha sido sufrimiento para los familiares de los secuestrados, solo hasta hoy vuelve a surgir la luz de esperanza para que sus hijos, soldados colombianos, consigan su libertad. Si el presidente Uribe, quien quiere posar hoy de generoso y magnánimo, no se hubiese equivocado hace tres meses, por los menos dos soldados secuestrados estarían gozando de su libertad. Dos familias estarían esbozando una sonrisa y hasta ganas de votar por Uribe, pero no fue así. Le negó la libertad a los dos soldados en la falsa creen que a balazos los iría a liberar. El presidente para entonces solo vio en la oferta que hizo la guerrilla la posibilidad de que la senadora liberal obtuviera un poco de crédito político. Hoy cuando el beneficio politiquero es para él, se muestra muy interesado y generoso.

No hay generosidad en los actos de Uribe, hay interès desesperado por recuperar la buena imagen que ha perdido por su posiciòn intransigente y violenta

Colombia recuerda como Uribe, en el momento del arranque de soberbia, inconsciencia y arrogancia, sentenciaba que allí sólo podía estar el Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) y la Iglesia. Según dijo, “no iba a permitir show mediático ni propaganda insurgente”. Los familiares ante esa posición loca y lindando con lo demencial temblaron de dolor, humillación, tristeza e impotencia. Uribe, no dio el brazo a torcer porque para sus inter4eses estaba primero la política que la solidaridad humana, poco le importaban los soldados. Hoy vemos que la guerrilla no perdió nada como tampoco Córdoba, los que perdieron fueron los soldados y la imagen del gobierno en lo nacional e internacional. Por eso hay afirmaciones de que “con 8 años basta”, “no más Uribe, vaya y vuelva”, en boca de personas tan importantes como el presidente de los Estados Unidos y los Obispos. Son gentes que no hablan por hablar y tienen un nivel cultural y políptico es muy elevado. Ello temer de una continuidad sana de la democracia colombiana y desde ya ven el estado de degradación a que la ha llevado la actual administración de Uribe.

En medio de las absurdas y sórdidas exigencias inamovibles del gobierno y la guerrilla el tiempo seguía pasando. En el teatro de la realidad los colombianos y allegados a los soldados secuestrados, se “ha visto pasar el tiempo sin una luz de esperanza de que sus seres queridos estén de regreso a la libertad a pesar de que las Farc, que durante años han asumido duras posturas en el tema de la liberación de miembros de la fuerza pública, habían decidido, por fin, liberar de manera unilateral a dos de los uniformados. Lo más doloroso y humillante es que el mismo gobierno le estuviera cerrando el paso a la libertad de sus militares caídos en desgracia y en manos de las salvajes y brutales guerrilla de las Farc. Pueda ser, que esta aceptación de Piedad Córdoba en el rescate no sea una simple estrategia politiquera del gobierno. Hay sospechas de que esto sea así por la utilización del término “todos los secuestrados”. Nadie pone en duda que para truqueros. Ambiguos y mentirosos está Uribe y todos sus amigos. Ejemplos aforan por todas partes y en todo los tiempos de su gobierno. Creer en la generosidad de Uribe es creer en la generosidad de las Farc. En eso no se diferencian, son iguales de atrabiliarios, coléricos y violentos.

El presidente Uribe da pie atras y nombra a Piedad Cordiba para recatar soldados secuestrados, pero le pone condiciòn de que el rescate es de todos incluidos los muertos en cautiverio


Sobre esta noticia

Autor:
Valentinadiazgomez (298 noticias)
Visitas:
553
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.