Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mundotario escriba una noticia?

Un gobierno al que pocos quieren recordar

18/06/2014 15:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Comparto esta nota de opinión que me pareció más que interesante para tratar un debate muy postergado que tiene que ver con la represión y el terrorismo de Estado bajo el tercer gobierno peronista, bajo la fatídica égida de Isabel Martínez de Perón. image

Por Federico FinchelsteinSe requieren más trabajos históricos sobre la presidencia de Isabel Perón pero lo que sabemos nos lleva a considerar dicho gobierno peronistacomo uno de los más violentos de la historia argentina. La violencia política no solamente pertenece a las acciones del gobierno de la "señora de Perón". También era un atributo hacia izquierda y derecha del arco político en la Argentina de esos años. Pero la violencia generada desde el Estado peronista de 1974 se constituyó en violencia de Estado, incluso precediendo las acciones de la dictadura.Comandada por el ministro más poderoso de la administración de Isabel Perón, José López Rega, la organización neofascista Triple A, actuaba como brazo paramilitar del gobierno peronista. Entre Julio y Septiembre de 1974, la Triple A asesinó a 60 personas, es decir una persona asesinada cada 19 horas. Solventada con fondos del Estado, y con fuertes vínculos con las fuerzas de seguridad y el mundo del sindicalismo, la Triple A, reconocía en Isabel a su conductora. En la historia del fascismo global, Isabel tiene el dudoso récord de haber sido la primera mujer líder de una agrupación neofascistaclaramente inspirada en el legado fascista transatlántico. La diferencia con el fascismo clásico es terminante ya que el peronismo, históricamente nunca fue un movimiento fascista. Su emergencia como primer régimen populista de la posguerra justamente marca el rechazo que Perón (hasta ese momento hombre fuerte de una dictadura militar) hace de la dictadura como modelo de gobierno.El peronismo crea una democracia electoral entre 1946 y 1955 que aunque muchas veces tuvo tintes autoritarios, amplio derechos sociales, recortó otros políticos pero por sobre todo se caracterizó por los escasos niveles de violencia política que justamente lo precedieron y procedieron.El régimen militar que derrocó al peronismo en 1955 fue, sin dudas, muchísimo más violento y represivo que el peronismo clásico. Es claro, que el peronismo no fue fascista, y que incluso amplió la participación social y política de la ciudadanía. De todas formas, la relación del general Perón con una organización nacionalista de extrema derecha no fue una novedad de la Triple A.Perón nunca dudó en usar agrupaciones de derecha por ejemplo en la acción paraestatal de la ALN entre 1945-1955. Es muy difícil pensar la historia de la Triple A sin las acciones y teorías de Perón pero es con el gobierno de Isabel Perón cuando esta organización neofascistaradicaliza aún más su violencia extrema. Unos 900 ciudadanos fueron asesinados por una organización apoyada por el Estado que mantenía en su órgano principal, El Caudillo que: "El mejor enemigo es el enemigo muerto". El New York Times anunciaba en esos años que el "espíritu del fascismo vive en el régimen de Isabel Perón". ¿Pero cuál es el legado del gobierno de Isabel? Su relación con el fascismo marca un momento único, una ruptura momentánea, en donde el peronismo que se basa justamente en un rechazo contundente de la violencia fascista, parece desandar el camino de su constitución como el primer populismo democrático de la modernidad global. En 1974, el gobierno Peronista parece querer resolver esa situación mediante la constitución de lo que hoy algunos historiadores vemos como un prólogo al terrorismo de estado de la última dictadura.Poco tiene que ver ese populismo isabelino con el peronismo presente que de forma implícita rechaza absolutamente ese legado de extrema derecha, pero no lo inscribe crítica e históricamente en la historia de las múltiples metamorfosis del peronismo.Ese terrorismo para-gubernamental que precedió al terrorismo de Estado marcó una de los desarrollos históricos del peronismo. Una de sus múltiples posibilidades.Para marcar la riqueza de sus contradicciones es necesario recordar que incluso muchas de las víctimas de Isabel Perón y su Triple A fueron peronistas.Es necesario analizar históricamente el legado de su presidencia en ese marco. Una lectura histórica y no mítica del 74 no puede negar la peculiar identidad política de ese gobierno peronista. Y por sobre todo puede ayudar a entender los distintos caminos, y las cambiantes formas, increíbles transformaciones y contradictorios contenidos de la historia del populismo moderno en Argentina, del peronismo clásico y social de los primeros gobiernos de Perón, a Montoneros y a la Triple A, al neoliberalismo de Menem y a su actual versión "nacional y popular."


Sobre esta noticia

Autor:
Mundotario (739 noticias)
Fuente:
mundotario.blogspot.com
Visitas:
1406
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.